Cine y televisión


Como otros medios de comunicación, el cine y la televisión pueden ofrecer muchos contenidos informativos, edificantes y entretenidos. No obstante, muchas películas y programas de televisión pueden ser espiritualmente perjudiciales, ya que presentan conductas y punto de vistas inapropiados como algo normal y hasta deseable. Los líderes de la Iglesia han advertido a las familias de los peligros potenciales de este tipo de entretenimiento y les han aconsejado que los eviten; los han animado a unirse a otras personas para opinar en contra de programas ofensivos.

Información adicional

El élder M. Russell Ballard del Quórum de los Doce Apóstoles enseñó:

“Las elecciones que hagamos relacionadas con los medios de difusión podrían simbolizar las elecciones que hagamos en la vida. El elegir programas de televisión y películas que están de moda, que son sexualmente excitantes y de mal gusto, podrían ser la causa, si no tenemos cuidado, de que también escogiéramos lo mismo para nuestra vida.

“Si no hacemos buenas elecciones, los medios pueden devastar a nuestra familia y apartar a nuestros hijos del estrecho sendero del Evangelio. En la realidad virtual y percibida de las pantallas del cine y la televisión, se representan con regularidad puntos de vista y conductas destructivos para la familia como algo agradable, de moda, emocionante y normal. A menudo, los ataques más devastadores contra la familia no son directos ni de frente, ni abiertamente inmorales. La iniquidad inteligente es demasiado astuta, pues sabe que la mayoría de la gente aún profesa creer en la familia y en los valores tradicionales; los ataques son más bien sutiles y amorales; los asuntos del bien y del mal ni siquiera se mencionan. Por todas partes se ven la inmoralidad y las insinuaciones sexuales, por lo que algunos piensan que si todos lo hacen, debe estar bien. Ese mal pernicioso no está en la calle, está entrando en nuestro hogar, directamente al corazón de nuestra familia…

“Ha llegado el momento en que los miembros de la Iglesia deben expresar su opinión y unirse a las personas preocupadas para oponerse a la influencia ofensiva, destructiva y agresivamente mezquina de los medios de comunicación que azota la tierra.

Vea más