Arrepentimiento


El arrepentimiento es uno de los primeros principios del Evangelio y es esencial para nuestra felicidad en esta vida y por toda la eternidad. El arrepentimiento es mucho más que limitarse a reconocer que se ha obrado mal; es un cambio en la manera de pensar y en el corazón que brinda una nueva perspectiva de Dios, de uno mismo y del mundo; implica apartarse del pecado y volverse a Dios en busca del perdón. Lo motiva el amor a Dios y el deseo sincero de obedecer Sus mandamientos.

Información adicional

La necesidad del arrepentimiento

El Señor ha declarado que “ninguna cosa impura puede heredar el reino del cielo” (Alma 11:37). Nuestros pecados nos vuelven impuros e indignos de regresar y morar en la presencia del Padre Celestial; esos pecados también llenan de angustia el alma en esta vida.

Mediante la expiación de Jesucristo, nuestro Padre Celestial ha preparado el único camino para que seamos perdonados de nuestros pecados (véase Perdón). Jesucristo padeció el castigo por los pecados a fin de que seamos perdonados si nos arrepentimos sinceramente. Al arrepentirnos y confiar en Su gracia salvadora, seremos limpios del pecado.

Los elementos del arrepentimiento

Vea más

Materiales adicionales para el estudio

  • “Los primeros principios y ordenanzas del Evangelio” Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: David O. McKay, Capítulo 21

  • “La obra gloriosa del arrepentimiento y el bautismo” Véase enseñanzas de los presidentes de la Iglesia: Joseph F. Smith, Capítulo 7

  • “Arrepentimiento, Arrepentirse” Guía para el Estudio de las Escrituras

  • “Arrepentimiento y bautismo” Enseñanzas de los presidentes de la Iglesia: Brigham Young, Capítulo 9

  • “Los primeros principios y ordenanzas del Evangelio” Enseñanzas de los presidentes de la Iglesia: Harold B. Lee, Capítulo 4

Vea más