Día de reposo


El día de reposo es el día del Señor, apartado todas las semanas para el descanso y la adoración. En los tiempos del Antiguo Testamento, el pueblo del convenio de Dios observaba el día de reposo en el séptimo día de la semana porque Dios descansó el séptimo día después de crear la tierra. Después de la resurrección de Jesucristo, la cual ocurrió el primer día de la semana, los discípulos del Señor comenzaron a observar como día de reposo el primer día de la semana, o sea, el domingo (véase Hechos 20:7).

Información adicional

En los Diez Mandamientos, el Señor recalca la importancia de observar el día de reposo:

“Acuérdate del día de reposo para santificarlo.

“Seis días trabajarás y harás toda tu obra,

“mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no harás en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni el extranjero que está dentro de tus puertas.

Ver más

Referencias de las Escrituras

Éxodo 31:16-17
 
Mosíah 18:23
 
Doctrina y Convenios 59:11-14; 68:29
 

Materiales adicionales para el estudio

  • “La santificación del día de reposo: Para que tu gozo sea cabal” Véase enseñanzas de los presidentes de la Iglesia: Joseph F. Smith, Capítulo 26

  • “Día de reposo” Guía para el Estudio de las Escrituras

  • “Cómo honrar el día de reposo y la Santa Cena” Enseñanzas de los presidentes de la Iglesia: Brigham Young, Capítulo 21

  • “El día de reposo es un día santo” Enseñanzas de los presidentes de la Iglesia: John Taylor, Capítulo 12

  • “ . . . ofrecerás tus sacramentos en mi día santo” Doctrina y Convenios y la Historia de la Iglesia, Doctrina del Evangelio: Manual para el maestro, Lección 16

Ver más