Experiencias espirituales


Nuestro Padre Celestial ama a todos Sus hijos, y no los ha dejado sin guía. Siempre ha habido buenas personas en todo el mundo que han recibido inspiración del Señor. Él ha dicho: “Y el Espíritu da luz a todo hombre que viene al mundo; y el Espíritu ilumina a todo hombre en el mundo que escucha la voz del Espíritu” (D. y C. 84:46).

Información adicional

El apóstol Santiago enseñó que todas las personas pueden recibir la guía de Dios: “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” (Santiago 1:5).

La influencia espiritual comienza con la luz de Cristo, “la luz que existe en todas las cosas, que da vida a todas las cosas” (D. y C. 88:13). Esta influencia se da “a todo hombre… para que sepa discernir el bien del mal” (Moroni 7:16; véase también Moroni 7:14–19). La luz de Cristo es una poderosa influencia benigna; en ocasiones se manifiesta como nuestra conciencia.

Además de la luz de Cristo existe el Espíritu Santo, que es un personaje de espíritu y miembro de la Trinidad. El Espíritu Santo enseña y testifica de la verdad y puede fortalecer a todos los que la buscan de manera sincera. El Espíritu Santo y la luz de Cristo guían a las personas a Jesucristo y a Su Evangelio.

Toda persona tiene la capacidad de obtener guía espiritual antes de recibir el bautismo y la confirmación. En el día de Pentecostés, muchas personas que no eran miembros de la iglesia cristiana primitiva sintieron el Espíritu Santo.

Vea más

Materiales adicionales para el estudio