• Home
  • LDS.org
  • Cómo enseñar lecciones interesantes para los jóvenes

Cómo enseñar lecciones interesantes para los jóvenes


Los jóvenes de toda la Iglesia salen cada domingo de las lecciones de Ven, sígueme llenos de alimento espiritual que no se puede obtener con algo tan simple como un aperitivo en clase o mejores volantes.

En cambio, estos jóvenes están creciendo gracias a un mejor esfuerzo de sus maestros para que participen en conversaciones significativas sobre el Evangelio que ayudan a guiar a los hombres jóvenes y jovencitas por el camino perdurable de la conversión.

Al procurar invitar al Espíritu y enseñar como el Salvador enseñó, aquí tiene algunas sugerencias de otros maestros que podrían ayudar a facilitar conversaciones interesantes y significativas sobre el Evangelio en el salón de clases.

  • Prepare el salón de clases. Esto es más que simplemente escribir la información en la pizarra o colgar láminas en la pared. Establezca un ambiente en la clase en donde los alumnos y maestros se escuchan unos a otros y agradecen lo que se comparte. Esto creará un ambiente en el que todos puedan compartir, enseñar y testificar.

  • Cree un ambiente en el que se incluya a todos. Tal vez desee considerar comenzar cada clase con una pregunta en la que todos los miembros de la clase tengan la oportunidad de responder. Esto podría ayudar a establecer la expectativa de que se anima a que todos participen en el intercambio de ideas para el día.

  • Comparta relatos y ejemplos. Hay gran poder en los relatos, y el Salvador, el Maestro de maestros, usaba ampliamente los relatos para enseñar la verdad. Usted puede usar relatos o ejemplos de su vida y los relatos de las Escrituras que tengan más significado para los jóvenes. Usar experiencias personales que ilustran los principios que se enseñan puede ayudar a los jóvenes a ver cómo estos principios que se están analizando han impactado en su vida.

    Video: Háganos preguntas

    Haga preguntas y dé tiempo para la reflexión. Después de hacer una pregunta, considere dar unos minutos a los jóvenes para pensar en una respuesta. Tal vez desee contar en silencio hasta 10.

     
  • Cómo dirigir los análisis

    Los análisis significativos son fundamentales para la mayoría de las enseñanzas del Evangelio. Invitamos a la influencia del Espíritu cuando enseñamos el Evangelio unos a otros y respetuosamente prestamos atención unos a otros.

    Comuníquese con las personas. Cuando haga una pregunta a personas específicas, obtenga su atención al llamarlos por su nombre. Para pasajes de las Escrituras o citas que le gustaría analizar, considere dejar saber a los jóvenes qué deben buscar a medida que lean.

  • No sólo hable, sino también escuche y pida a los jóvenes que hagan preguntas y que descubran el Evangelio por sí mismos. Deje que la enseñanza sea una conversación guiada por el Espíritu. Recuerde que el aprendizaje verdadero del Evangelio sólo puede ocurrir cuando el Espíritu está presente.

  • Considere pedir a los alumnos con antelación que preparen una experiencia personal o ejemplo que les ayudará a ellos y a los demás a aplicar fácilmente un principio del Evangelio en sus vidas.

Video: Invítenos a actuar

Desafíe a los jóvenes a actuar. Una manera de ayudar a los jóvenes a participar es pedirles su opinión al planear los temas para analizar. Esto puede ayudar a los jóvenes a sentirse más en control con lo que están aprendiendo y aumentar su deseo de participar.

Video: Invítenos a testificar

Anime a los jóvenes a compartir lo que estén aprendiendo con los demás. Dar desafíos específicos de compartir lo que han aprendido con familiares u otras personas y luego analizar los resultados la semana siguiente puede fomentar el crecimiento espiritual.