Tentación


La tentación es una prueba de la capacidad de las personas de escoger el bien en lugar del mal. Es una incitación para pecar y seguir a Satanás en lugar de a Dios. Parte de la experiencia de esta vida es aprender a vencer la tentación y escoger el bien sobre el mal. La revelación moderna nos indica que Satanás no tiene el poder de tentar a los niños pequeños hasta que comienzan a ser responsables de sus actos (véase D. y C. 29:47).

Información adicional

Desde la caída de Adán y Eva, la gente ha tenido la inclinación de dejarse llevar por los deseos del mundo y sucumbirse ante los apetitos y las pasiones. Esta vida ha sido dada como un tiempo en el cual los hijos de Dios puedan aprender a utilizar su albedrío para vencer la tentación y escoger seguir a Jesucristo por su propia voluntad.

Los últimos días en los que vivimos son particularmente “tiempos peligrosos” (2 Timoteo 3:1). La influencia del adversario es extensa y seductora. Satanás trata de engañarnos y de hacer que el pecado parezca algo atrayente. Pero cada uno de nosotros puede derrotar a Satanás y vencer las tentaciones. Todas las personas tienen el don del albedrío—la facultad de escoger el bien en lugar del mal. Quienes se humillen ante Dios y oren continuamente para fortalecerse “no [serán] tentados más de lo que [puedan] resistir” (Alma 13:28). Al obedecer los mandamientos voluntariamente, nuestro Padre Celestial los fortalecerá para que resistan la tentación.

Los siguientes consejos ayudan a vencer la tentación:

Centrar su vida en el Salvador. El profeta Helamán aconsejó a sus hijos: “Recordad, hijos míos, recordad que es sobre la roca de nuestro Redentor, el cual es Cristo, el Hijo de Dios, donde debéis establecer vuestro fundamento, para que cuando el diablo lance sus impetuosos vientos, sí, sus dardos en el torbellino, sí, cuando todo su granizo y furiosa tormenta os azoten, esto no tenga poder para arrastraros al abismo de miseria y angustia sin fin, a causa de la roca sobre la cual estáis edificados, que es un fundamento seguro, un fundamento sobre el cual, si los hombres edifican, no caerán” (Helamán 5:12).

Vea más

Materiales adicionales para el estudio