Temas del Evangelio

A principios de la década de 1830, cuando La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días apenas tenía tres años, el Señor pidió a los miembros de la Iglesia que buscaran sabiduría mediante el estudio y mediante el ejercicio de la fe:

“Y por cuanto no todos tienen fe, buscad diligentemente y enseñaos el uno al otro palabras de sabiduría; sí, buscad palabras de sabiduría de los mejores libros; buscad conocimiento, tanto por el estudio como por la fe” (D. y C. 88: 118).

Esto es más que una simple exhortación a aprender acerca del Evangelio,  es una invitación del Señor a reconocer que no todas las fuentes de conocimiento son igualmente confiables. Buscar “de los mejores libros” no significa buscar sólo un conjunto de opiniones, sino que requiere que distingamos entre las fuentes confiables y las no confiables.

En 2013, al darse cuenta de que en la actualidad una gran cantidad de información acerca de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se puede obtener de fuentes cuestionables y a menudo erróneas, los oficiales de la Iglesia comenzaron a publicar ensayos claros y detallados sobre una serie de temas. El objetivo de esos ensayos ha sido el de recopilar información precisa de muchas fuentes y publicaciones diferentes y colocarla en la sección Temas del Evangelio de LDS.org, donde los miembros de la Iglesia y otras personas interesadas puedan acceder al material y estudiarlo con mayor facilidad.

A veces, la información de los medios de comunicación ha proporcionado análisis erróneos o distorsionados de algunos de estos ensayos; instamos a todas las personas a leerlos conforme se han escrito en lugar de confiar en la interpretación que otras personas han hecho de su contenido.

La Iglesia hace gran hincapié en el conocimiento y en la importancia de estar bien informados acerca de la historia, la doctrina y las prácticas de la Iglesia. Con tal fin, ha continuado con la investigación histórica en curso, las revisiones de los cursos de estudio y el uso de nuevas tecnologías que permitan un estudio más sistemático y exhaustivo de las Escrituras. Volvemos a instar a los miembros a estudiar los ensayos de Temas del Evangelio mencionados en los vínculos que se hallan a la derecha conforme “[busquen] conocimiento, tanto por el estudio como por la fe”.