Saltar navegador principal

Ordenanzas del Sacerdocio Aarónico

La bendición de la Santa Cena

Los presbíteros bendicen la Santa Cena pronunciando las palabras: “Oh Dios, Padre Eterno, en el nombre de Jesucristo, tu Hijo, te pedimos que bendigas y santifiques este pan para las almas de todos los que participen de él, para que lo coman en memoria del cuerpo de tu Hijo, y testifiquen ante ti, oh Dios, Padre Eterno, que están dispuestos a tomar sobre sí el nombre de tu Hijo, y a recordarle siempre, y a guardar sus mandamientos que él les ha dado, para que siempre puedan tener su Espíritu consigo. Amén” (D. y C. 20:77).

El agua la bendicen con las palabras: “Oh Dios, Padre Eterno, en el nombre de Jesucristo, tu Hijo, te pedimos que bendigas y santifiques [esta agua] para las almas de todos los que [la] beban, para que lo hagan en memoria de la sangre de tu Hijo, que por ellos se derramó; para que testifiquen ante ti, oh Dios, Padre Eterno, que siempre se acuerdan de él, para que puedan tener su Espíritu consigo. Amén” (D. y C. 20:79).

Cómo efectuar un bautismo

Bajo la dirección de la autoridad que presida, un presbítero puede efectuar la ordenanza del bautismo. Para ello, el joven:

  1. 1.

    Se para dentro del agua con la persona que será bautizada.

  2. 2.

    Sujeta con la mano izquierda la muñeca derecha de la persona (por comodidad y seguridad); la persona que será bautizada sujeta con la mano izquierda la muñeca izquierda del poseedor del sacerdocio.

  3. 3.

    Levanta el brazo derecho en forma de escuadra.

  4. 4.

    Llama a la persona por su nombre completo y dice: “Habiendo sido comisionado por Jesucristo, yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén” (D. y C. 20:73).

  5. 5.

    Permite que la persona se tape la nariz con la mano derecha (por comodidad); luego, el poseedor del sacerdocio coloca la mano derecha sobre la espalda de la persona y la sumerge completamente, incluso la ropa.

  6. 6.

    Ayuda a la persona a salir del agua.

Cómo conferir el Sacerdocio Aarónico y ordenar a un oficio

Cuando lo apruebe la autoridad que presida, un presbítero puede conferir el Sacerdocio Aarónico y ordenar a alguien a uno de los oficios.

Para efectuar una ordenación al sacerdocio, uno o más poseedores del sacerdocio autorizados colocan las manos suavemente sobre la cabeza de la persona que será ordenada. Entonces, la persona que efectúa la ordenación:

  1. 1.

    Llama a la persona por su nombre completo.

  2. 2.

    Menciona la autoridad mediante la cual se efectúa la ordenación (el Sacerdocio Aarónico o de Melquisedec).

  3. 3.

    Confiere el Sacerdocio Aarónico, a menos que ya se le haya conferido antes a la persona.

  4. 4.

    Ordena a la persona al correspondiente oficio en el Sacerdocio Aarónico (diácono, maestro o presbítero) y le otorga los derechos, los poderes y la autoridad que conlleve ese oficio. (No se otorgan llaves al conferir el sacerdocio ni al ordenar a uno de sus oficios).

  5. 5.

    Pronuncia palabras de bendición conforme se lo indique el Espíritu.

  6. 6.

    Termina en el nombre de Jesucristo.