Saltar navegador principal

Mensaje de la Primera Presidencia

Vives en una época de grandes oportunidades y desafíos; una época en la que se ha restaurado el sacerdocio. Tienes la autoridad para administrar las ordenanzas del Sacerdocio Aarónico. A medida que ores y ejerzas esa autoridad con dignidad, podrás bendecir en gran medida la vida de las personas que te rodeen.

Este libro, junto con las Escrituras y el folleto Para la fortaleza de la juventud, te ayudará a cumplir tus responsabilidades.

Nuestro Padre Celestial tiene gran confianza en ti, cuenta contigo y tiene una importante misión para que la cumplas; te ayudará si acudes a Él en oración, escuchas los susurros del Espíritu, obedeces los mandamientos y guardas los convenios que has hecho. A medida que cumplas tus deberes tendrás un gran sentimiento de logro y estarás preparado para recibir el Sacerdocio de Melquisedec, recibir los convenios y las ordenanzas del templo, prestar servicio dignamente en una misión, y llegar a ser un padre y un esposo digno. Que el Señor te bendiga en tus empeños.

La Primera Presidencia