Saltar navegador principal

Para los presidentes de quórum

to-quorum-presidentsphoto
“…aprenda todo varón su deber, así como a obrar con toda diligencia en el oficio al cual fuere nombrado” (D. y C. 107:99).

El Señor te ha confiado llaves del sacerdocio para que las emplees en tu quórum (véase D. y C. 124:142–143). Al dirigir las funciones del quórum, parte de tu responsabilidad es “enseñar [a los miembros del quórum] sus deberes” (véase D. y C. 107:85–87).

Este libro puede ser una herramienta eficaz para ayudarte a enseñar a los miembros del quórum sus deberes e instarlos a fortalecer su testimonio y su relación con nuestro Padre Celestial. Considera lo siguiente al ayudarles a elaborar y seguir su plan:

  • En cuanto un joven pase a formar parte de tu quórum, ve a visitarlo a su casa y asegúrate de que tenga un ejemplar de este libro. Utiliza el libro para darle una idea general de sus deberes del sacerdocio. Muéstrale algunos de los planes que tú hayas hecho y cuéntale las experiencias que hayas tenido.

  • Da un buen ejemplo al elaborar y seguir tus propios planes. Comparte tus experiencias con los miembros del quórum.

  • Invita a los miembros del quórum a que compartan sus experiencias en las reuniones de quórum, y motívalos a que las compartan con su familia. Por ejemplo, durante los primeros minutos de la reunión de quórum, podrías invitarlos a compartir lo que estén aprendiendo a medida que lleven a cabo sus planes de estudiar las Escrituras o de prestar servicio a los demás.

  • Al planear reuniones y actividades de quórum, busca la forma de incluir los planes que los miembros de tu quórum hayan elaborado. Por ejemplo, podrías invitar a uno de los miembros del quórum a dar una clase sobre una de las doctrinas que esté estudiando (véanse las páginas deacons, teachers, y priests).

A medida que ejerzas las llaves del sacerdocio que posees para ayudar a los miembros del quórum a que aprendan y cumplan sus deberes, fortalecerás la relación que tengas con ellos. Si los miembros del quórum trabajan en conjunto, se ayudan mutuamente a mantenerse firmes en el Evangelio y unidos como quórum.

“…aprenda todo varón su deber, así como a obrar con toda diligencia en el oficio al cual fuere nombrado” (D. y C. 107:99).
to-quorum-presidents-photo-1 to-quorum-presidents-photo-2 to-quorum-presidents-photo-3