Saltar navegador principal

Para la fortaleza de la juventud: La salud física y emocional

Paso 2: Elabora un proyecto

deacon-health-create-photo
“…el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es” (1 Corintios 3:17).

Elabora un proyecto que te ayudará a aplicar lo que hayas aprendido en cuanto a la salud física. El proyecto debe constar de dos partes: (1) ejercicio con regularidad y (2) nutrición. Pide a uno de tus padres o a uno de tus líderes que apruebe el proyecto antes de que comiences a llevarlo a cabo. Los siguientes son algunos ejemplos de cosas que podrías incluir en cada parte del proyecto:

Ejemplos: Ejercicio con regularidad

  • Elabora una tabla de ejercicio mensual. Incluye una variedad de ejercicios que te sirvan para estar físicamente en forma, tales como correr, andar en bicicleta o practicar un deporte.

  • Aprende a jugar un deporte y practícalo.

  • Aumenta tu capacidad para realizar una actividad física que ya practiques.

Ejemplos: Nutrición

  • Comprométete a observar la Palabra de Sabiduría. Incluye lo siguiente en tu compromiso: (a) cómo evitarás situaciones en las que pudieras verte tentado a romper tu compromiso y (b) cómo reaccionarás ante las tentaciones (por ejemplo, la manera en la que le explicarías a los demás por qué obedeces la Palabra de Sabiduría).

  • Aprende los principios de la nutrición equilibrada que se encuentran en Doctrina y Convenios 89 y en libros, internet y otras fuentes de información. Enseña a tu familia o a los miembros del quórum lo que descubras. Lleva un control de los alimentos que comas durante un mes, y luego realiza los cambios en tu dieta en base a lo que hayas aprendido en cuanto a la nutrición.

  • Aprende a preparar tres comidas equilibradas. Prepáralas para tu familia.