Saltar navegador principal

Mujeres Jóvenes

Emblema de las Mujeres JóvenesProgreso Personal → Hogar

Fe  

Imagen de Fe

La fe no es tener un conocimiento perfecto de las cosas; de modo que si tenéis fe, tenéis esperanza en cosas que no se ven, y que son verdaderas (Alma 32:21).

Soy hija de un Padre Celestial que me ama; tengo fe en Su plan eterno, el cual se centra en Jesucristo, mi Salvador.

Experiencias que se requieren con un valor

Completa las siguientes tres experiencias que se requieren del valor. Cuando termines, pide a uno de tus padres o a un líder que firme y escriba la fecha en cada una de las experiencias.

El primer principio del Evangelio es fe en el Señor Jesucristo. Estudia las Escrituras y las palabras de los profetas vivientes para aprender acerca de la fe. Lee Hebreos 11; Alma 32:17–43; Éter 12:6–22; y José Smith—Historia 1:11–20. Lee dos discursos sobre la fe que se hayan dado en una conferencia general. A fin de ejercitar tu propia fe, establece el hábito de la oración en tu vida. Comienza diciendo tus oraciones en forma regular por la mañana y por la noche. Después de seguir este modelo durante tres semanas, habla con uno de tus padres o con un líder acerca de lo que hayas aprendido con respecto a la fe y cómo la oración personal diaria haya fortalecido tu fe. En tu diario expresa tus sentimientos acerca de la fe y la oración.

Descubre los principios de la fe que enseñaron las madres a los jóvenes guerreros de Helamán. Lee Alma 56:45–48 y 57:21. Estudia lo que “La Familia: Una Proclamación para el Mundo” (véase la página 101) dice acerca de la función de la madre. Conversa con una madre, una abuela o un líder sobre las cualidades que una mujer necesita a fin de enseñar a los hijos a tener fe y basar sus decisiones en las verdades del Evangelio. ¿Cómo pueden ayudarte estos principios en tu vida en este momento y ayudarte a prepararte para ser una mujer, esposa y madre fiel? Registra tus ideas y sentimientos en tu diario.

Se requiere fe para vivir los principios del Evangelio. Lee acerca de la fe en la Guía para el estudio de las Escrituras o en Leales a la fe. La fe en el Salvador Jesucristo nos lleva a la acción. Escoge un principio como la oración, el diezmo, el ayuno, el arrepentimiento o el santificar el día de reposo. En tu hogar o en otro lugar, planifica y presenta una lección de la noche de hogar sobre la forma en que la fe te ayuda a vivir ese principio del Evangelio. Si fuera posible, pide a un integrante de la familia que relate una experiencia que haya fortalecido su fe. Relata también tus propias experiencias. En tu diario escribe una de esas experiencias y describe tus sentimientos acerca de la fe.

Experiencias adicionales con un valor

Completa tres experiencias adicionales con un valor. Puedes elegir de las siguientes opciones o escribir hasta dos propias. Uno de tus padres o un líder debe aprobar las que escribas tú misma antes de que comiences a trabajar en ellas. Una vez que termines, pide a uno de tus padres o a un líder que firme y escriba la fecha en cada una de las experiencias.

Aprende más acerca de la Santa Cena. Lee acerca de la Última Cena en Mateo 26:26–28; Marcos 14:22–24; y Lucas 22:17–20. Establece el hábito de meditar durante la Santa Cena y escucha cuidadosamente el himno y las oraciones sacramentales. Piensa en la razón por la que tomamos el pan y el agua. Después de hacerlo durante tres semanas, escribe en tu diario algunas de las promesas que haces cuando tomas la Santa Cena y recuerdas tus convenios bautismales, y lo que haces para guardar esas promesas. Escribe en tu diario cómo el entender esas promesas ha fortalecido tu fe en el Salvador.

Lee Isaías 53:3–12; Juan 3:16–17; Romanos 5; 2 Nefi 9:6–7, 21–26; Alma 7:11–13; 34:8–17 y Doctrina y Convenios 19:15–20 para aumentar tu comprensión de la expiación de Jesucristo. En tu diario escribe tus sentimientos acerca del Salvador y lo que Él ha hecho por ti. Expresa tus sentimientos en una reunión de testimonios.

Aumenta tu comprensión del Plan de Salvación. Algunos recursos para el estudio son 1 Corintios 15:22; Apocalipsis 12:7–9; 2 Nefi 9:1–28; 11:4–7; Doctrina y Convenios 76:50–113; 93:33–34; Moisés 4:1–4; y Abraham 3:24–27. Dibuja o consigue una lámina que represente el Plan de Salvación y que incluya la existencia premortal, el nacimiento, la vida terrenal, la muerte, el juicio y la vida después del juicio. Mediante este cuadro, explícale el Plan de Salvación a tu clase, a tu familia o a un amigo o amiga. Habla en cuanto a la manera en que el conocimiento que tienes del plan afecta tus acciones, te ayuda a entender tu identidad y ha fortalecido tu fe.

El Señor nos ha mandado pagar los diezmos. Lee Doctrina y Convenios 119 y Malaquías 3:8–12. Ya que la obediencia a la ley del diezmo es evidencia de tu fe, paga un diezmo íntegro. Después de tres meses, escribe en tu diario cómo el pago del diezmo te ha ayudado a desarrollar fe. Escribe las bendiciones que has recibido, tanto grandes como pequeñas, como resultado de tu fe en el principio del diezmo.

Experiencias personalizadas con un valor

8

 

Proyecto con un valor

Después de completar seis experiencias con el valor fe, crea un proyecto que te ayude a poner en práctica lo que hayas aprendido. Debe representar un esfuerzo importante que requiera un mínimo de diez horas. Con oración, busca la guía del Espíritu Santo para seleccionar un proyecto que sea significativo.