Los menús de LDS.org han cambiado. Más información.
Saltar navegador principal

Mujeres Jóvenes

Emblema de las Mujeres JóvenesProgreso Personal → Hogar

Buenas obras  

Imagen de Buenas obras

Por lo tanto, así alumbre vuestra luz delante de este pueblo, de modo que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos (3 Nefi 12:16).

Ayudaré a los demás y edificaré el reino de Dios mediante el servicio honrado.

Experiencias que se requieren con un valor

Completa las siguientes tres experiencias que se requieren del valor. Cuando termines, pídele a uno de tus padres o a un líder que firme y escriba la fecha en cada una de las experiencias.

Aprende por qué el servicio es un principio fundamental del Evangelio. Lee Mateo 5:13–16; 25:34–40; Gálatas 6:9–10; Santiago 1:22–27; Mosíah 2:17; 4:26; y 3 Nefi 13:1–4. A menudo otras personas prestan servicio del que tal vez no te des cuenta, tal como preparar alimentos, leer y escuchar a niños pequeños, reparar ropa o ayudar a un hermano o hermana. Durante dos semanas anota en tu diario los actos de servicio callado que realizan los miembros de tu familia y otras personas. Agradece su servicio de alguna forma significativa.

El servicio es un principio esencial de la vida familiar. Ayuda a planificar los menús de la familia, obtén los alimentos y prepara parte de las comidas durante dos semanas. Durante ese período ayuda a tu familia a reunirse para comer juntos. Informa a tu clase de lo que hayas aprendido.

Lee Mosíah 18:7–10 y, en tu diario, anota tres formas en que puedas dar consuelo a los demás o ayudarles a llevar sus cargas. Haz las cosas que hayas anotado y relata tu experiencia a un familiar o a un líder y explica la forma en que hayan cambiado tu actitud y tu entendimiento.

Experiencias adicionales con un valor

Completa tres experiencias adicionales con un valor. Puedes elegir de las siguientes opciones o escribir hasta dos propias. Uno de tus padres o un líder debe aprobar las que escribas tú misma antes de que comiences a trabajar en ellas. Una vez que termines, pídele a uno de tus padres o a un líder que firme y escriba la fecha en cada una de las experiencias.

Enseña una lección acerca del servicio en la noche de hogar o en otro entorno. Utiliza láminas, música, ejemplos o demostraciones en la lección. Tal vez quieras utilizar como recurso el manual La enseñanza: El llamamiento más importante.

Lee Doctrina y Convenios 58:26–28. Piensa en las formas que una mujer joven, una esposa y una madre podrían aplicar este pasaje de las Escrituras en su familia. Desarrolla en tu vida el hábito de servir a los demás; para ello, escoge a un familiar al que puedas ayudar y bríndale servicio por lo menos durante un mes. Escribe en tu diario lo que hayas hecho y tus sentimientos en cuanto a cómo la experiencia te ayudó a mejorar tu relación con esa persona.

Dedica por lo menos tres horas a dar servicio fuera de tu familia. Habla con la presidenta de la Sociedad de Socorro de tu barrio o rama o con algún líder de la comunidad para pedirle sugerencias. Por ejemplo, podrías cuidar niños mientras los padres asisten al templo, juntar, hacer o reacondicionar juguetes o juegos para una guardería; aceptar la asignación de limpiar el centro de reuniones; hacer mandados para una persona que no pueda salir de su casa o para otra persona necesitada o leerle a una persona que no pueda hacerlo por sí misma. Anota en tu diario las reacciones de la persona a la que hayas prestado servicio y algunas posibles metas para prestar servicio en el futuro.

Mediante tus buenas obras, otras personas verán tu ejemplo y querrán saber más acerca del Evangelio. Ora para tener una experiencia misional. Lee Mateo 24:14; 28:19, y Doctrina y Convenios 88:81. Invita a un(a) amigo(a) que no sea miembro de la Iglesia o que sea menos activo(a) para que te acompañe a una reunión o actividad de la Iglesia. Preséntale a otras personas y asegúrate de que participe en la actividad. Comparte tu testimonio del Evangelio e invítale a regresar.

Experiencias personalizadas con un valor

8

 

Proyecto con un valor

Después de completar seis experiencias con el valor buenas obras, crea un proyecto que te ayude a poner en práctica lo que hayas aprendido. Debe representar un esfuerzo importante que requiera un mínimo de diez horas. Con oración, busca la guía del Espíritu Santo para seleccionar un proyecto que sea significativo.