Saltar navegador principal

Mujeres Jóvenes

Emblema de las Mujeres JóvenesProgreso Personal → Hogar

¿Qué hago una vez que complete el programa del Progreso Personal? pink flower

El terminar el programa del Progreso Personal es un paso importante para fortalecer tu fe y testimonio y para prepararte para los convenios del templo. Has aprendido a comprometerte, llevar a cabo aquello a lo que te has comprometido e informar de tu progreso. Ese proceso debe continuar mientras permaneces en el camino que te llevará al templo y sigues desarrollando cualidades que te ayudarán a lo largo de tu vida. Puedes continuar tu progreso al obtener una Abejita de Honor o al empezar el Progreso Personal nuevamente.

Cómo ganar una Abejita de Honor

Históricamente el colgante de la Abejita de Honor se daba a la mujer joven que tenía el deseo de hacer más de lo que le era requerido. Para continuar tu progreso puedes ganar una Abejita de Honor para usarla junto con tu medallón de Reconocimiento a la Joven Virtuosa, y la puedes obtener después de completar los dos requisitos siguientes:

1

Lee de nuevo el Libro de Mormón. El hábito del estudio diario de las Escrituras fortalecerá tu fe y te ayudará a recibir inspiración y guía personal a lo largo de tu vida. Podrás terminar de leer todo el Libro de Mormón en un año si lees un mínimo de cinco minutos diarios.

2

Presta servicio a los demás durante un total de cuarenta horas. De ser posible, algunas de esas horas puedes emplearlas sirviendo de tutora a otra mujer joven en el programa del Progreso Personal; esto debes hacerlo bajo la dirección de la presidencia de las Mujeres Jóvenes del barrio o de la rama. Al ayudar a otra mujer joven, debes:

  • Ser su amiga.
  • Ser un ejemplo de una hija de Dios recta.
  • Instarla a trabajar con sus padres para seleccionar experiencias y proyectos apropiados con un valor.
  • Ayudarla a determinar y cumplir las experiencias y los proyectos con un valor que haya elegido.
  • Ayudarla a llevar un registro de las experiencias y proyectos con un valor.
  • Ayudarla a entender los principios del Evangelio que se enseñan por medio de las experiencias y proyectos con un valor.
  • Animarla a leer el Libro de Mormón y hablar con ella sobre lo que esté leyendo.
  • Instarla a compartir con su familia las experiencias y proyectos con un valor.