Cómo planear actividades eficaces

Piensen primero en los miembros de su quórum o clase

El presidente Henry B. Eyring enseñó:

“He descubierto una buena prueba para reconocer actividades que tienen el potencial de surtir una gran diferencia en la vida de un joven; es que ellos propongan la actividad a raíz de un interés que piensen que han recibido como don de Dios” (“Ayúdenlos a fijar metas elevadas”, Liahona, noviembre de 2012, págs. 60–67).

Pregunten

Pidan a cada miembro de su quórum o clase que responda con espíritu de oración a preguntas como las siguientes. Podrían hacer esto durante una sesión de planificación del quórum o la clases, por medio de encuestas individuales o durante las visitas de la presidencia del quórum o la clase.

  • ¿Qué les interesa? ¿Qué les gusta hacer? ¿Qué intereses les gustaría explorar?
  • ¿Qué quieren llegar a ser? ¿Dónde se imaginan dentro de cinco, diez o veinte años? ¿Qué necesitan hacer ahora para prepararse para su futuro?
  • ¿Cómo pueden prestar servicio? ¿Qué les gustaría cambiar en su comunidad o en el mundo? ¿Quién necesita su ayuda? ¿Qué dones y talentos creen que les ha dado Dios para servir a los demás?

Deliberar en consejo

Durante una reunión de la presidencia del quórum o la clase, analicen lo que aprendieron de las respuestas de los jóvenes. Con espíritu de oración consideren maneras en que el quórum o la clase puede apoyar a los jóvenes en sus necesidades, intereses y metas. Analicen también cómo pueden apoyar a los jóvenes menos activos de la Iglesia y a los que no sean miembros de la Iglesia en su localidad. Céntrense primero en el objetivo de apoyar a los miembros de su clase o quórum y entonces planifiquen actividades para cumplir con ese propósito.

Planifiquen actividades

Según sea el análisis, planifiquen actividades que se centren en los jóvenes de su clase o quórum. Muchas ideas para las actividades surgirán como parte de dicho análisis, mientras que otras las encontrarán en este sitio web. Utilicen la herramienta de planificación para programar actividades y comunicar sus planes a los líderes de los jóvenes, a los jóvenes de su quórum o clase y a los padres de los jóvenes.