Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

15 ejemplos de la vida real de cómo compartir el Evangelio

Si sabes cómo ser un amigo, sabes cómo compartir el Evangelio.

Compartir el Evangelio con tus amigos no tiene que causar miedo o ser complicado. A menudo, los mejores análisis sobre el Evangelio empiezan naturalmente con amigos en situaciones cotidianas. Por esa razón, ser un buen amigo o proporcionar servicio útil es una manera en sí de hacer obra misional, aun cuando los temas del Evangelio nunca sean parte de las conversaciones.

Aquí tienes 15 ideas diferentes para considerar compartir la luz del Evangelio con los que te rodean, cada una con un ejemplo de jóvenes que las utilizan con éxito.

1. Intenta enviar mensajes de texto. ¿Por qué no mandar unas cuantas líneas a tus amigos acerca del Evangelio en vez de sólo hablar sobre lo mal que tienes hoy el cabello?

2. Invita a un amigo a una actividad de la Mutual. Una tarde de voleibol, una parrillada o un viaje a un laberinto de maíz puede parecer mucho menos intimidante que asistir a las reuniones dominicales.

3. Da un buen ejemplo. La gente presta mucha más atención a tus palabras y hechos de lo que piensas. Incluso el elegir no decir chismes puede ser suficiente para impresionar a los demás.

4. Asiste a seminario. Aprender acerca de las Escrituras y otra doctrina de la Iglesia puede ayudarte a responder preguntas. Para una jovencita, asistir a seminario resultó en que su padre se uniera a la Iglesia.

5. Vive tus normas. Cuando lleguen las tentaciones, y llegarán, defiende firmemente lo que sabes que es correcto. La gente te observará y lo recordará.

6. Entabla amistades. Cuando se tiene algo en común con otra persona, tal como un deporte u otra afición, es más fácil entablar una amistad. Y las amistades son la mejor base para la obra misional, ¡incluso si tú y tu amigo estáis en equipos rivales de fútbol!

7. Lee las Escrituras. Si tienes unos pocos minutos mientras esperas en algún lugar, ¿por qué no usar ese tiempo para leer las Escrituras? Nunca se sabe, podría servir para dar comienzo a una conversación.

“[El Señor] ha preparado los medios para que nosotros compartamos el Evangelio en una variedad de formas, y Él nos ayudará en nuestros esfuerzos si actuamos con fe para cumplir con Su obra.” —Presidente Thomas S. Monson

8. Ayuda a tus amigos a escuchar buena música. La buena música puede elevarnos e inspirarnos. Ve un video acerca de una mujer joven de Hawái, que comenzó un coro en la escuela. Ella disfruta al compartir el gozo de la música inspiradora con sus amigos.

9. Lleva himnos a tus lecciones de música. ¿Tomas clases de música? Podrías considerar pedirle a tu maestro que te ayude a aprender algunos himnos de la Iglesia. Hay un espíritu especial en los himnos que es fácil sentir.

10. Usa las redes sociales para inspirar a los demás. Muchos utilizan los sitios de redes sociales para quejarse o incluso ser crueles. Pero no tiene que ser así. Puedes utilizar las redes sociales como una manera de elogiar y animar a tus amigos.

11. Invita a un amigo a una fiesta de barrio. Las fiestas de barrio pueden ser un buen lugar para presentar a tu amigo a diferentes personas del barrio. Después de disfrutar de una buena tarde, tu amigo podría estar dispuesto a recibir las lecciones misionales.

12. Siéntate junto a alguien nuevo durante el almuerzo. Si ves a una persona sentada sola durante el almuerzo en la escuela, tomarse el tiempo para sentarse y hablar con ella puede marcar la diferencia en su vida, aun cuando no terminéis hablando de religión.

13. Obsequia un Libro de Mormón. El Libro de Mormón brinda fortaleza espiritual, guía y esperanza. Si ves a alguien luchando con problemas o con aflicciones, quizás el Libro de Mormón sea el mejor consuelo que pueda recibir.

14. Haz un sándwich maravilloso y luego compártelo. Cuando la vida se pone difícil y ocurren desastres, un sándwich sabroso puede alegrar hasta el día más oscuro.

15. Ponte en pie y testifica cuando llegue el momento correcto. La mayoría de las veces, el compartir el Evangelio se lleva a cabo en pequeñas conversaciones con amigos. Pero de vez en cuando puede que tengas la oportunidad de enseñar a un grupo grande al mismo tiempo.

Recuerda que la medida del éxito no es si tu amigo se une a la Iglesia. Eso puede llevar tiempo. Cuando se trata de compartir el Evangelio, todos los esfuerzos que hacemos por hacernos amigos de ellos y de invitar a otra persona a aprender más son un triunfo en sí mismos.

El número de maneras en que podemos compartir el Evangelio y ser mejores amigos son verdaderamente interminables. Sin embargo, si aún estás atascado y no tienes ideas, aquí tienes algunas más para considerar.

16. Invita a tu amigo a participar en Escultismo.

17. Invita a tu amigo a jugar en un equipo de deportes de la Iglesia.

18. Escucha a tus amigos cuando quieran hablar de sus propias creencias.

19. Ayuda a alguien a aprender acerca de su propia historia familiar.

20. Visita los jardines del templo con un amigo.

21. Llévale una sorpresa a alguien.

22. Estudia Predicad Mi Evangelio.

23. Invita a alguien a la noche de hogar.

“Hay una forma de que todos participen en esta gran obra… Cada uno de nosotros puede buscar una manera de utilizar nuestros talentos e intereses particulares a fin de apoyar la gran obra de llenar el mundo con luz y verdad.” —Presidente Dieter F. Uchtdorf

24. Ofrece ayuda con la tarea escolar a un amigo en un tema que sea difícil para él.

25. Sonríe a todas las personas que conozcas.

26. Recuerda los nombres y utilízalos.

27. Elogia al menos a una persona todos los días.

28. Invita a tu amigo a cenar con tu familia.

29. Planifica una actividad de la Mutual basándote en los intereses de tu amigo, y luego invítalo a la actividad.

30. Ayuda a tu amigo a lavar su auto o ajustar su bicicleta.

31. Ayuda a tu amigo a terminar sus tareas de la casa un sábado.

32. Invita a tu amigo a la reunión sacramental.

33. Invita a tu amigo a seminario.

34. Coloca una lámina del templo en tu casillero.

35. Usa un anillo HLJ en la escuela.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes