cerrar
Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Siete maneras de estudiar la conferencia general

Matthew Garrett

Prueba estas siete ideas para ayudarte a aprender más de las palabras de los profetas.

¿Te has encontrado alguna vez sosteniendo un ejemplar de Liahona de conferencia general o has visitado conference.lds.org y te has preguntado cómo comenzar a leer con tantos discursos para elegir? Nuestros líderes de la Iglesia a menudo nos han aconsejado estudiar las palabras de la conferencia general. De hecho el presidente Thomas S. Monson ha dicho: “Los exhorto a estudiar los mensajes, a meditar sus enseñanzas y después a aplicarlos en su vida” (“Palabras de clausura”, Liahona, mayo de 2010).

Pero eso no significa que simplemente sea fácil empezar a leer el ejemplar de la conferencia. Las siguientes sugerencias pueden hacer que el estudio de los discursos de la conferencia sea más significativo.

Ilustración de un joven leyendo

1. Busca invitaciones y estímulos

La conferencia general es una manera en que los profetas y los apóstoles nos invitan a hacer cosas para cambiar nuestras vidas. Cada vez que encuentres una de esas invitaciones, anótala. Al hacer una lista, tendrás una idea más clara de las maneras en que puedes llegar a ser una mejor persona.

2. Presta atención a las declaraciones de causa y efecto

Las declaraciones de causa y efecto contienen una acción y las bendiciones que resultan de llevarla a cabo. Por ejemplo, el presidente Thomas S Monson dijo: “Recibimos un conocimiento de la verdad y la respuesta a nuestros más grandes interrogantes cuando somos obedientes a los mandamientos de Dios”. En otras palabras, si estás pidiendo al Padre Celestial respuestas sobre preguntas que tienes, las vas a recibir más fácil y rápidamente cuando muestres obediencia a Sus mandamientos.

Ilustración de un cuaderno de notas y un lápiz

Tales declaraciones que muestran causa y efecto nos ayudan porque nos dicen cómo recibir las bendiciones específicas que necesitamos. A medida que repases la conferencia, haz una lista de las bendiciones acerca de las cuales estás leyendo y de las cosas que necesitas hacer para recibirlas (véase D. y C. 130:21 y D. y C. 59:23). Al hacerlo, toma nota de las bendiciones que nuestro Padre Celestial desea que disfrutemos.

3. Prepara preguntas

Piensa en las preguntas profundas que tienes: acerca de la vida, tu familia, amigos, tu llamamiento, la escuela o cualquier otra cosa en mente. Al estudiar los mensajes de los líderes de la Iglesia, pídele al Señor con espíritu de oración que te ayude con las dificultades que estás enfrentando. A veces la respuesta puede venir directamente de las palabras que lees, pero en otras ocasiones el Espíritu puede inspirarte con la guía o fortaleza que necesitas para afrontar tu situación porque has estudiado las palabras de los profetas.

4. Busca listas

Los líderes de la Iglesia con frecuencia explican una serie de pasos o principios que podemos seguir para lograr las metas o mejorar nuestras vidas. A veces estas listas son fáciles de encontrar debido a que están enumeradas o marcadas. Otras veces, sin embargo, las listas pueden encontrarse como una serie de acciones mencionadas en una frase o aparecer en el transcurso de algunos párrafos.

“Seguimos oyendo mensajes sobre asuntos similares porque el Señor nos está enseñando y grabando en nuestra mente y nuestro corazón ciertos principios fundamentales de gran importancia eterna que se deben entender y poner en práctica antes de que podamos seguir con otras cosas” —Presidente Dieter F Uchtdorf.

5. Presta atención a frases repetidas y a temas generales

A menudo, cuanto más se repite una cosa, más importante es para nosotros en ese momento. Al estudiar la conferencia, busca doctrinas, temas e ideas que se repiten. Incluso puedes revisar notas de conferencias anteriores para identificar los temas que se destacan con el tiempo.

6. Estudia palabras específicas, referencias de las Escrituras y notas

Si una palabra te parece inusual o te llama la atención, estúdiala. Trata de entender por qué el discursante eligió esta palabra específica y qué significado más profundo tiene. Para estudiar un tema más a fondo, lee las referencias de las Escrituras y las notas que aparecen al final de un discurso, o consulta el índice de temas al principio de la revista Liahona para encontrar más discursos acerca del tema.

Ilustración de un niño orando

7. Establece metas para poner en práctica lo que has aprendido

A medida que estudies las palabras de los profetas, establece metas que te ayudarán a progresar. Luego haz un seguimiento en tu diario de cómo lo estás haciendo. El evaluar tu desarrollo marcará una gran diferencia en tu éxito.

Comparte tu experiencia

¿Cómo estudias los discursos de la conferencia general? ¡Otros jóvenes quieren conocer lo que sabes! Comparte tu experiencia con ellos haciendo comentarios a continuación.

Adaptado de la revista New Era de junio de 2013.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes

Instrucciones para contar tus experiencias