Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Un paso en la dirección correcta

Marissa Widdison Church Magazines

La meta está a la vista, ¿tus decisiones te ayudarán a lograrla?

En el clásico libro Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas, Alicia se encuentra en una encrucijada. Cuando aparece el gato de Cheshire, ella le pregunta, “¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir desde aquí?”. El gato contesta: “Eso depende en gran parte del sitio al que quieras llegar”. Alicia responde: “No me importa mucho el sitio…”. A lo que el gato contesta: “Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes” (Lewis Carroll, 1992, pág. 76).

Afortunadamente, no tenemos que depender de gatos ficticios para averiguar de qué se trata esta vida. Sabemos que queremos volver a vivir con nuestro Padre Celestial algún día y tenemos algo que nos dice cómo llegar allí: las Escrituras. Por ejemplo, a medida que analizamos Moroni 10:32 (lema de la Mutual de este año), se nos pide: “Venid a Cristo, y perfeccionaos en él, y absteneos de toda impiedad”.

Llegar a ser “[perfeccionados] en [Cristo]” puede parecer un poco abrumador, pero es realmente el resultado de las pequeñas decisiones diarias en lugar de una sola acción grande que tomes. Hay una actividad sencilla para ayudar a que tu familia y tú vean cómo sucede esto en su camino hacia la perfección, una lección práctica perfecta para la noche de hogar.

1. En sus marcas…

Para comenzar la lección, lean Moroni 10:32 y analicen lo que significa “[Abstenerse] de toda impiedad”. Las decisiones impías son las que nos hacen menos como Cristo y negamos la impiedad al resistir la tentación de hacer lo malo y al evitar las cosas que nos impiden sentir el Espíritu.

Entonces, ¿cómo debemos actuar? La siguiente parte de la Escritura tiene una respuesta: “[Ama] a Dios con toda [tu] alma, mente y fuerza”. Demostramos amor a Dios al servir a los demás, guardar los mandamientos y honrar nuestros convenios con Él.

Ahora veamos el resto del versículo. Nótese cómo se repite la palabra “perfectos”. Llegar a ser perfectos es nuestra meta, pero eso sólo sucede con la ayuda de Jesucristo. Cuando llegamos a Cristo mediante la sustitución de las acciones impías por el amor y la obediencia, podemos llegar a ser perfeccionados en Él.

2. Listos…

Llegó el momento para la actividad, la cual funciona mejor en un cuarto grande. En un extremo del cuarto, muestra una lámina de Jesucristo. A varios metros de distancia, marca una línea donde todos los miembros de tu familia pueden colocarse lado a lado.

A continuación, necesitarás un recipiente y un muchos de trozos de papel. Reparte los trozos de papel y en cada uno pide a los miembros de la familia que escriban ya sea una decisión que acercaría a una persona más a Cristo o que la alejaría de Él. Acuérdate de pensar en las necesidades de los miembros de tu familia al crear los trozos de papel. Pídeles que incluyan más papeles que representan buenas decisiones que malas.

3. ¡Fuera!

Una vez completen los trozos de papel, colócalos en el recipiente. Cada jugador tomará turnos para sacar un trozo de papel del recipiente y luego caminarán hacia la imagen de Cristo, o se alejarán, según lo que está en el papel: las decisiones correctas te conducen un paso más cerca y las malas decisiones hacen que tomes un paso atrás.

¡Asegúrate de que haya suficientes trozos de papel para que todos los miembros de tu familia lleguen al Salvador! A continuación se presentan algunas sugerencias para comenzar:

  • Invité a un compañero de clase a la Iglesia para que me escuchara dar una lección de domingo.
  • Le agradecí a mamá por llevarme a la práctica de fútbol.
  • Oré esta mañana, a pesar de que estaba de muy mal humor cuando me desperté.
  • Jugué videojuegos en lugar de leer las Escrituras antes de dormir.

4. Para resumir

Para hacer que esta actividad sea lo más significativa posible, asegúrate de relacionarla a Moroni 10:32, junto con otras Escrituras que encuentres sobre el tema. Pide a los miembros de tu familia que compartan sus ideas. También puedes hacer preguntas como éstas para iniciar una conversación:

  • ¿Qué te ayuda a resistir la tentación?
  • ¿Qué has hecho recientemente para demostrarle a Dios que lo amas?
  • ¿Cómo pueden ayudarse unos a otros a acercarse más a Cristo cada día?

¿Necesitas más ayuda para poner a Dios en primer lugar en tu vida?

También podrían hablar sobre cualquier tema de los trozos de papel acerca del cual los miembros de la familia puedan tener preguntas.

Cuando todos hayan tenido la oportunidad de compartir sus ideas, considera terminar la lección compartiendo tu testimonio acerca de cómo el tomar buenas decisiones te ha ayudado. Es una manera de dar un gran paso adelante juntos.

Otras Ideas

  • Siempre es una buena idea orar para saber la mejor manera de ayudar a los que estás enseñando.
  • Busca citas relevantes de los discursos recientes de la conferencia general, tales como la del élder Ulisses Soares, de la Presidencia de los Setenta: “Evitaremos desvíos y tristezas en nuestra vida siempre y cuando andemos de la mano con el Señor” (“Sean mansos y humildes de corazón”, Liahona, noviembre de 2013, pág. 10).
  • Para comenzar la lección, considera cantar “Señor, yo te seguiré” (Himnos, Nº 138).
  • Considera hablar acerca de la función que tiene el Espíritu para ayudarnos a reconocer entre las buenas y las malas decisiones (véase Moroni 7:16–17).

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes