Skip main navigation
Menú de los Jóvenes

Respuestas a mis inquietudes

En la Conferencia General de abril de 2014, los líderes de la Iglesia respondieron muchas de las preguntas pertinentes a los jóvenes.

¿Por qué las mujeres no son ordenadas al sacerdocio?

“La naturaleza divina de las limitaciones que se imponen en el uso de las llaves del sacerdocio, explica un contraste fundamental entre las decisiones sobre asuntos de la administración de la Iglesia y las decisiones que atañen al sacerdocio. La Primera Presidencia y el Consejo de la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce, quienes presiden la Iglesia, han sido investidos con poder para tomar muchas decisiones que tienen que ver con las normas y los procedimientos de la Iglesia, asuntos tales como la ubicación de edificios de la Iglesia y la edad para prestar servicio misional; pero a pesar de que esas autoridades que presiden poseen y ejercen todas las llaves que se han delegado al hombre en esta dispensación, no están autorizados para alterar el modelo divinamente diseñado de que sólo los hombres poseerán oficios en el sacerdocio…

“El Señor ha indicado que únicamente se ordenarán hombres a los oficios en el sacerdocio; no obstante, como han recalcado varios líderes de la Iglesia, los hombres no son ‘el sacerdocio’. Los hombres poseen el sacerdocio, con el sagrado deber de utilizarlo para bendición de todos los hijos de Dios.”

Élder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles, “Las llaves y la autoridad del sacerdocio”, Liahona, mayo de 2014, págs. 50, 51.

¿Por qué seguir intentándolo cuando no puedo cambiar ciertas cosas? Porque así es como soy

“Una vez que cualquiera de nosotros llegue a esa conclusión, que ‘así es como yo soy’, renunciamos a nuestra capacidad de cambiar. Bien podríamos levantar la bandera blanca, abandonar nuestras armas, admitir la derrota y simplemente rendirnos, toda posibilidad de ganar se habrá perdido. Aunque algunos de nosotros pensemos que eso no es lo que nos describe, probablemente cada uno de nosotros demuestre al menos mediante uno o dos malos hábitos esa actitud del tipo ‘Así es como yo soy’.

“…lo que somos ahora no define lo que podemos llegar a ser… [La expiación de Jesucristo] nos da a cada uno de nosotros la capacidad para cambiar, sin importar cuáles sean nuestras debilidades, flaquezas o adicciones. Nos reunimos con la esperanza de que, sin importar cuál haya sido nuestro pasado, nuestro futuro puede ser mejor.

“Al participar en esta reunión con la ‘verdadera intención’ de cambiar (Moroni 10:4), el Espíritu tiene acceso total a nuestro corazón y a nuestra mente.”

Élder Donald L. Hallstrom, de la Presidencia de los Setenta, “¿Qué clase de hombres?”, Liahona, mayo de 2014, págs. 53­–54.

¿Por qué los líderes de la Iglesia siguen hablando sobre apoyar el matrimonio tradicional?

“Aunque muchos gobiernos y personas bienintencionadas han vuelto a definir el matrimonio, el Señor no. Desde el comienzo, Dios dio inicio al matrimonio entre un hombre y una mujer: Adán y Eva. Él delineó los propósitos del matrimonio para que fueran mucho más allá de la satisfacción y realización personales de los adultos, a lo que es más importante: fomentar el ambiente ideal donde los niños pudieran nacer, ser criados y educados. La familia es el tesoro de los cielos.

“¿Por qué continuamos hablando de esto? Como dijo Pablo: ‘…no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven…’ [2 Corintios 4:18]. Como apóstoles del Señor Jesucristo, tenemos la responsabilidad de enseñar el plan de nuestro Creador para Sus hijos y de advertir sobre las consecuencias de hacer caso omiso a Sus mandamientos.”

Élder Neil L. Andersen, del Quórum de los Doce Apóstoles, “Torbellinos espirituales”, Liahona, mayo de 2014, pág. 19.

¿Cómo puedo resistir la pornografía?

“Los filtros son herramientas útiles, pero el mejor filtro en este mundo, el único que en última instancia funciona, es el filtro personal interno que proviene de un testimonio profundo y duradero del amor de nuestro Padre Celestial y del sacrificio expiatorio de nuestro Salvador por cada uno de nosotros.”

Linda S. Reeves, Segunda Consejera de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro, “Cómo protegerse de la pornografía: Un hogar centrado en Cristo”, Liahona, mayo de 2014, pág. 16.

¿Cómo podemos saber la verdad?

“Primero, podemos conocer la verdad al observar los frutos…

“Segundo, podemos hallar la verdad al experimentar nosotros mismos con la palabra…

“…hay una tercera manera de saber la verdad y es por medio de la revelación personal.”

Élder Marcos A. Aidukaitis, de los Setenta, “Si alguno tiene falta de sabiduría”, Liahona, mayo de 2014, págs. 108–109.

¿Cómo puedo ser realmente bueno al compartir el Evangelio?

“¿Cómo podemos cada uno de nosotros ser una influencia tan importante? Debemos asegurarnos de amar sinceramente a quienes deseemos ayudar rectamente, de forma que ellos comiencen a cultivar su confianza en el amor de Dios. Para muchos en el mundo, el primer reto al aceptar el Evangelio es tener fe en el Padre Celestial, quien los ama con un amor perfecto. Es más fácil desarrollar esa fe cuando se tienen amigos o familiares que los aman de manera similar.

“Al brindarles confianza en el amor que les tienes, eso puede ayudarlos a desarrollar fe en el amor de Dios. Después, mediante tu amorosa y considerada comunicación, la vida de ellos será bendecida al compartir las lecciones que hayas aprendido, las experiencias que hayas tenido y los principios que hayas seguido para encontrar soluciones a tus problemas. Demuestra interés sincero en su bienestar y después comparte tu testimonio del evangelio de Jesucristo.”

Élder Richard G. Scott, del Quórum de los Doce Apóstoles, “Porque ejemplo os he dado”, Liahona, mayo de 2014, pág. 33.

¿Por qué son tan fuertes los sentimientos de atracción?

“Un motivo por el que estamos aquí en la tierra es para aprender a dominar las pasiones y los sentimientos de nuestros cuerpos mortales. Esos sentimientos que Dios nos dio nos ayudan a que deseemos casarnos y tener hijos. La relación matrimonial íntima entre un hombre y una mujer que permite traer hijos a esta vida mortal también existe para que sea una experiencia hermosa y amorosa que una a dos corazones devotos, que una tanto el espíritu como el cuerpo, y brinde una plenitud de gozo y felicidad al aprender a poner primero las necesidades del otro cónyuge.”

Linda S. Reeves, Segunda Consejera de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro, “Cómo protegerse de la pornografía: Un hogar centrado en Cristo”, Liahona, mayo de 2014, pág. 15.

¿Qué significa ser perfecto?

“La palabra perfecto de este relato se tradujo de una palabra griega que significa ‘completo’. A medida que hacemos nuestro mejor esfuerzo por seguir adelante en el sendero del convenio, llegamos a ser más completos y perfectos en esta vida.”

Linda K. Burton, Presidenta General de la Sociedad de Socorro, “Se solicitan manos y corazones para apresurar la obra”, Liahona, mayo de 2014, pág. 122.

Nadie sabe por lo que estoy pasando. ¿Cómo puedo encontrar ayuda?

“No hay dolor físico, no hay herida espiritual, no hay angustia de alma, pena, enfermedad ni debilidad que ustedes y yo afrontemos en la vida terrenal que el Salvador no haya experimentado primero. En un momento de debilidad quizá clamemos: ‘Nadie sabe lo que se siente; nadie entiende’. Pero el Hijo de Dios sabe y entiende perfectamente, ya que Él ha sentido y llevado las cargas de cada uno; y gracias a Su infinito y eterno sacrificio (véase Alma 34:14), tiene perfecta empatía y nos puede extender Su brazo de misericordia. Él puede tendernos la mano, conmovernos, socorrernos, sanarnos y fortalecernos para ser más de lo que podríamos ser y hacer lo que no podríamos si nos valiésemos únicamente de nuestro propio poder. En efecto, Su yugo es fácil y ligera Su carga.”

Élder David A. Bednar, del Quórum de los Doce Apóstoles, “Soportar sus cargas con facilidad”, Liahona, mayo de 2014, pág. 90.

Si amar a los demás es el gran mandamiento, entonces ¿por qué no podemos dejar que las personas vivan su vida?

“En el apogeo de Su ministerio terrenal, Jesús dijo: ‘Que os améis los unos a los otros, como yo os he amado’ [Juan 15:12]. A fin de que entendieran exactamente a qué tipo de amor se refería, dijo: ‘Si me amáis, guardad mis mandamientos’ [Juan 14:15] y ‘… cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será… en el reino de los cielos’ [Mateo 5:19; cursiva agregada]. El amor semejante al de Cristo es la mayor necesidad que tenemos en este planeta, en parte porque se supone que la rectitud siempre debería acompañarlo. De modo que si el amor debe ser nuestro lema, tal como debe, ser, entonces, según la palabra de Aquel que es el amor personificado, debemos abandonar la transgresión y cualquier indicio de que la apoyamos en otras personas. Jesús entendía claramente lo que muchos de la cultura moderna parecen olvidar: que hay una diferencia fundamental entre el mandamiento de perdonar el pecado (para lo que Él tenía una capacidad infinita) y el amonestar en contra de justificarlo (lo cual Él nunca hizo, ni siquiera una vez).”

Élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce Apóstoles, “El costo —y las bendiciones— del discipulado”, Liahona, mayo de 2014, pág. 8.

¿Cómo puedo vencer una adicción?

“Ante todo, por favor, sepan que hay esperanza. Busquen ayuda de sus seres queridos, de los líderes de la Iglesia y de terapeutas capacitados. La Iglesia brinda ayuda para superar adicciones por medio de los líderes locales, internet [véase, por ejemplo “Adicción”], y en algunas partes, los Servicios para la familia SUD.

“Recuerden siempre que, con la ayuda del Salvador, pueden librarse de las adicciones. Tal vez sea un camino largo y difícil, pero el Señor no los abandonará. Él los ama. Jesucristo sufrió la Expiación para ayudarlos a cambiar, para librarlos de la cautividad del pecado.

“Lo más importante es seguir intentándolo. A veces, las personas tienen que hacer varios intentos antes de superar la adicción; así que no se den por vencidos. No pierdan la fe. Mantengan su corazón cerca del Señor y Él les dará el poder para librarse. Él los hará libres.”

Presidente Dieter F. Uchtdorf, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, “¿Están durmiendo durante la Restauración?Liahona, mayo de 2014, págs. 60-61.

Este artículo apareció originalmente en la edición de mayo de 2014 de la revista New Era.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes