Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Venid a Cristo

Presidencia General de los Hombres Jóvenes

A medida que se acercan más al Señor, sentirán el deseo de prestar servicio a los demás.

Hombres jóvenes del Sacerdocio Aarónico, el lema de la Mutual de este año los inspira a pensar en su relación con Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, y cómo pueden llegar a ser como Él. Nuestro lema es: “Venid a Cristo, y perfeccionaos en él, y absteneos de toda impiedad” (Moroni 10:32).

Ésta es una invitación sagrada para acercarse al Hijo de Dios. Gracias a Su expiación, podemos obtener el poder para servir, para rechazar lo impío y para sentir Su infinito amor. Al hacerlo, hallaremos la felicidad y la paz verdaderas.

Asimismo, a medida que obren conforme a la invitación de venir a Cristo, llegarán a comprender su deber sagrado de “invitar a todos a venir a Cristo” (D. y C. 20:59). Su corazón se llenará del deseo de guiar a otras personas hacia Él para que puedan recibir las mismas bendiciones que ustedes han recibido y continúan recibiendo.

Un joven, Michael, cumplió con ese deber al ayudar a su amigo José.

Un día, José le preguntó: “¿Michael, por qué siempre estás feliz?”.

Michael dijo: “Es porque yo presto servicio”.

“¿Por qué prestas servicio?”.

“Porque soy un poseedor del sacerdocio y es mi deber”, respondió.

José dijo: “Me gustaría saber más sobre el sacerdocio”.

“Las palabras ‘venir a Cristo’ son una invitación, la más importante que ustedes puedan extender en su vida a otra persona. Es la invitación más importante que cualquier persona pueda aceptar.” —Presidente Henry B. Eyring

Michael invitó a José a las actividades de la Iglesia y después a las reuniones de la Iglesia. Con el tiempo, los misioneros enseñaron y bautizaron a José y a su familia. José dijo: “La obra misional es la base de nuestra Iglesia. Si somos justos en nuestros tratos diarios, los que nos rodean lo notarán y preguntarán sobre nosotros como hice yo. Michael es un conducto en el gran plan de Dios”.

A medida que se acercan al Señor, tendrán el deseo de servir a los demás tal como lo hizo Michael. Al hacerlo, descubrirán que esa promesa del presidente Henry B. Eyring, Primer Consejero de la Primera Presidencia, es verdadera: “Cuando se esfuerzan de todo corazón por invitar a las personas a venir a Cristo, el corazón de ustedes cambiará. Estarán haciendo Su obra por Él; verán que Él cumple Su promesa de ser uno con ustedes en el servicio que presten; llegarán a conocerlo y, con el tiempo, llegarán a ser como Él y ‘perfectos en Cristo’ [Moroni 10:32]” (“Venir a Cristo”, Liahona, marzo de 2008, pág. 49).

Ésa es la esencia del lema de este año.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes