New Experience
    Menú de los Jóvenes

    ¿Son los mandamientos equivalentes al amor?

    Charlotte Larcabal

    ¿Qué relación tiene el amor con los mandamientos?

    Cuando piensas en los mandamientos, quizás pienses en tablas de piedra, reglas, límites, exigencias o requisitos. Probablemente no piensas automáticamente en amor. Entonces, ¿qué relación tienen los mandamientos con el amor?

    Bueno, todo.

    ¿Recuerdas cuando eras pequeño y tus padres no te permitían jugar en la calle? ¿O cuando hacían que comieras más verduras o ir a la cama antes de lo que tú deseabas?

    Probablemente no entendías por qué había tantas reglas. Y además, es probable que no siempre hayas estado contento con respecto a ellas. Sin embargo, ahora que eres mayor, ¿puedes entender por qué tus padres te pusieron todas esas reglas?

    Eso era porque te amaban y querían lo mejor para ti.

    Como el Padre más perfecto, nuestro Padre Celestial nos da reglas o mandamientos por la misma razón: Él nos ama y desea lo mejor para nosotros. Aún más que eso, desea que lleguemos a ser semejantes a Él y recibir todo lo que Él tiene.

    Cuanto más comprendamos y sintamos lo mucho que nuestro Padre Celestial nos ama, más fácil será que obedezcamos Sus mandamientos, aun cuando nos parezcan que no tienen mucho sentido.

    Echa un vistazo a esta gran parábola del élder Dallin H. Oaks:

    “Una parábola ilustra ese concepto. Un padre rico sabía que si le heredaba sus riquezas a un hijo que aún no había adquirido la sabiduría y la madurez necesarias, probablemente derrocharía la herencia. El padre dijo a su hijo:

    “‘Deseo darte todo lo que poseo, no sólo mis riquezas, sino también mi posición y reputación ante los hombres. Lo que tengo te lo puedo dar, pero lo que soy lo debes obtener por ti mismo. Serás merecedor de tu herencia cuando aprendas lo que yo he aprendido y vivas como yo he vivido. Te daré las leyes y los principios mediante los cuales he adquirido mi sabiduría y mi éxito. Sigue mi ejemplo, buscando conocimiento como yo lo he buscado y llegarás a ser como yo; y todo lo que poseo será tuyo’.

    “Esta parábola es similar al modelo celestial. El evangelio de Jesucristo promete la incomparable herencia de la vida eterna, la plenitud del Padre, y revela las leyes y los principios mediante los cuales se pueden obtener”.

    Nuestro Padre Celestial nos da mandamientos para ayudarnos a aprender, a crecer y llegar a ser como Él.

    “…os doy un mandamiento nuevo… o en otras palabras, os doy instrucciones en cuanto a la manera de conduciros delante de mí, a fin de que se torne para vuestra salvación” (D. y C. 82:8–9).

    Porque lo amamos

    Podrías pensar de cada mandamiento como una gran señal de parte de Dios que dice: “Los amo”. Cuando escogemos guardar Sus mandamientos, es como si también nosotros le mostráramos una señal a Él que dice: “¡Te amamos!”.

    El presidente Dieter F. Uchtdorf lo expresó de manera simple cuando contestó la pregunta “…¿Para quépreocuparnos por [obedecer los mandamientos de Dios]?”.

    “¡Obedecemos los mandamientos de Dios porque lo amamos!… De modo que nuestra obediencia a los mandamientos de Dios es el resultado natural de nuestro amor y gratitud perpetuos por la bondad de Dios” (“El don de la gracia”, Conferencia General de abril de 2015).

    Nuestro Padre Celestial nos ha dado todo lo que tenemos, desde la capacidad de movernos hasta el aire que respiramos, y todo lo que Él pide es que guardemos Sus mandamientos (véase Mosíah 2:21–22). Es la mejor manera de demostrar nuestro amor y gratitud hacia Él.

    Jesucristo dijo lo mismo (véase Juan 14:15).

    ¿Por qué nos da mandamientos nuestro Padre Celestial? Porque nos ama.

    ¿Por qué guardamos Sus mandamientos? Porque lo amamos a Él.

    Los mandamientos equivalen a amor.

    Es así de sencillo.

    Comparte tu experiencia

    ¿De qué manera has sentido el amor del Salvador en tu vida? Comparte tu experiencia a continuación.

    Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

     
    1000 caracteres restantes

    Comparte tu experiencia