Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Lo primero es lo primero

¿“[Buscas] primeramente el reino de Dios” (Mateo 6:33)?

En la Conferencia General de octubre de 2013, el élder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles, enseñó que Dios es nuestra primera y más alta prioridad, como se indica en los primeros dos de los diez mandamientos:

“No tendrás dioses ajenos delante de mí.

“No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa alguna que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

“No te inclinarás a ellas, ni las honrarás, porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso” (Éxodo 20: 3–5).

El élder Oaks entonces dijo: “La pregunta que plantea el segundo mandamiento es ‘¿Cuál es nuestra prioridad suprema?’. ¿Nos inclinamos ante dioses u honramos otras prioridades antes que a Dios, a quien profesamos adorar? ¿Nos hemos olvidado de seguir al Salvador, quien enseñó que si Lo amamos, guardaremos Sus mandamientos? (véase Juan 14:15). Si es así, nuestras prioridades están invertidas debido a la apatía espiritual y a los apetitos indisciplinados tan comunes en nuestros días” (“No tendrás dioses ajenos”,Liahona, noviembre de 2013, págs. 72–73).

¿Qué tan bien lo estás haciendo?

Aquí hay algunos ejemplos de cosas que pueden competir por tu devoción. No todas son del bien contra el mal. A veces debemos escoger entre lo bueno, lo mejor y lo excelente. Debido a que todas las situaciones pueden ser diferentes, las respuestas no siempre son evidentes. Pero cómo tomamos la decisión nunca debe cambiar: Dios no debe tomar segundo lugar a ninguna cosa. ¿Cómo pondrías a Dios primero en las siguientes situaciones? Analiza tus respuestas con tu familia o en la clase.

1. “Tengo que ser más fuerte y la única oportunidad que yo tengo para levantar pesas es al mismo tiempo que seminario matutino”.

Sobresalir en mi deporte o asistir a seminario

2. “Mi teléfono anterior se rompió y no he ahorrado lo suficiente para el que quiero. Tendré justo lo suficiente si no pago el diezmo esta semana. Así que pagaré el doble la semana que viene”.

Las cosas materiales, el diezmo o la misión

3. “Realmente tengo que obtener una beca para la universidad y no tengo tiempo para estudiar de la forma que debo y asistir a todas mis reuniones de la Iglesia el domingo y durante la semana”.

Aspiraciones educativas o actividad en la Iglesia

4. “Todo el mundo se burla de esa chica para hacer reír a los demás; si yo la defiendo, probablemente se burlen de mi también”.

Popularidad o bondad

5. “En realidad quiero ser su amiga, pero ella no es miembro y algunas de las cosas que hace no encajan con las normas de la Iglesia”.

Los amigos o las normas

6. “Los profetas nos han enseñado que no debemos hacernos tatuajes, pero eso es lo que se hace donde vivo”.

Tradición cultural o las enseñanzas de la Iglesia

7. “Me di cuenta de que ya no juego con mi hermana pequeña desde que tengo ese nuevo videojuego”.

Actividades recreativas o relaciones familiares

¿Cómo puedo cambiar mis prioridades?

Si le has dado más prioridad a algo antes que a Dios, decide poner tus prioridades en orden y poner a Dios en primer lugar. Aquí hay algunas cosas que pueden ayudarte a hacerlo.

  • Orar. Tus prioridades tienen mucho que ver con tu motivación y deseo. Pide al Padre Celestial por tus prioridades específicamente y en detalle. Pide Su ayuda para cambiar tus pensamientos, sentimientos y acciones para que reflejen tu amor por Él y por Su Hijo.
  • Pide la ayuda de otras personas. Habla con tus padres o líderes de la Iglesia y pídeles su ayuda al tratar de cambiar.
  • Imagina el éxito. Imagínate que estás pensando, sintiendo y haciendo las cosas correctas en las situaciones que representan más desafío. Medita en el tiempo que llevará para que eso suceda y luego has que eso suceda.
  • Hazlo. Determina poner a Dios en primer lugar y luego hazlo. Sé como el profeta José Smith, quien dijo: “Me impuse esta regla: cuando el Señor te lo manda, hazlo” (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: José Smith, 2007, pág. 170).

 

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes