Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Cómo prepararnos para ir al templo

¿Qué necesitas saber antes de asistir al templo para efectuar bautismos por los muertos?

¿Quién puede bautizarse por los muertos?

Todo miembro de la Iglesia que tenga 12 años de edad puede efectuar bautismos por los muertos. Los Hombres Jóvenes deben poseer el Sacerdocio Aarónico. Pero lo más importante es que todo el que entre en la Casa del Señor debe ser digno. Tú y tu obispo, o uno de sus consejeros, determinará tu dignidad durante una entrevista.

¿Cómo obtener una recomendación para hacer bautismos?

Todo el que entre en la Casa del Señor debe ser digno de ello. Tú y tu obispo, o uno de sus consejeros, determinará tu dignidad durante una entrevista.

Si los jóvenes de tu barrio o rama van a asistir al templo juntos, se pueden incluir todos sus nombres en una sola “recomendación de uso limitado” para efectuar bautismos por los muertos para esa única visita como grupo. También puedes obtener una recomendación individual, la cual te permite regresar al templo con la supervisión de un adulto cada vez que lo desees. Esas recomendaciones se obtienen del obispo o de uno de sus consejeros después de tener una entrevista de dignidad, y caducan al año de haber sido expedidas.

¿Puedo asistir solo al templo para efectuar bautismos por los muertos?

Toda persona con una recomendación del templo individual y con la supervisión de un adulto puede participar en los bautismos por los muertos. Sin embargo, la mayoría de los templos prefieren que hagas una cita para asistir. Antes de ir, llama al templo al que piensas asistir y pide que te comuniquen con el baptisterio. Allí alguien te podrá decir si necesitas o no hacer una cita para asistir.

¿Qué debo llevar cuando voy al templo?

Todos los templos proporcionan ropa bautismal y una toalla; por tanto, no necesitas llevar esos artículos. Si posees una recomendación individual para el templo, asegúrate de llevarla. Puedes pedir a tus padres o líderes, o llamar al templo para preguntar qué más debes llevar al templo.

¿Cómo debo vestirme para asistir al templo?

Si el Señor te invitara a ir a Su casa, ¿cómo te vestirías? ¿Irías despeinado y con ropa de todos los días o informal? Asistir al templo es una invitación para ir a la Casa del Señor. Debes vestirte con ropa modesta, limpia y conservadora, como si fueras asistir a una reunión sacramental.

¿Es correcto usar joyas (accesorios) o tener las uñas pintadas?

Lo mejor sería ponerse la menor cantidad posible de joyas, dado que tendrás que quitártelas al ser bautizada. No deben colocarse nada que llame la atención y así restar valor al espíritu del templo.

No hay ninguna regla oficial acerca de tener o no pintadas las uñas, pero si la pintura de tus uñas distrae y resta valor al Espíritu, debes considerar no pintártelas.

¿Debo llevar mis propios nombres familiares al templo?

A menudo podrás ver en el templo personas con tarjetas rosadas o celestes con nombres, éstas perteneces a personas que han fallecido y necesitan que se haga por ellos la obra del templo. No es necesario que lleves nombres al templo, pero si puedes hacerlo sería maravilloso. (Aprende la forma de preparar nombres para el templo.) En ocasiones, el templo tendrá tarjetas de ordenanzas familiares para que puedas bautizarte por las personas cuyos nombres fueron enviados por otras personas.

¿Cómo puedo prepararme durante mi viaje al templo?

Sería aconsejable que consideraras el tiempo que utilizas para ir al templo como si fuera un día de reposo. Escucha música inspiradora, lee las Escrituras solo o con tu grupo, canta himnos, ora o piensa en cosas que eleven tus pensamientos. Haz todo aquello que sea necesario para ayudarte a sentir el Espíritu.

Mientras esperas en el templo, puedes observar los bautismos y pensar en aquellos por quienes vas a bautizarte. Ora y piensa. Disfruta de la paz que hay en el templo.

Es posible que en el baptisterio te puedan prestar Escrituras o revistas de la Iglesia para que leas.

¿Cómo puedo saber a dónde ir y qué hacer?

No te preocupes, hay muchos obreros en el templo para ayudarte. Están allí para ayudarte a que tu asistencia al templo sea una experiencia de paz y gozo.

Deja a un lado tus preocupaciones

“Al entrar en el templo, usted se cambia la ropa de calle por la ropa blanca del templo. Este cambio de ropa se hace en el vestuario, donde a cada persona se le designa un armario con un compartimiento para vestirse, totalmente privado. En el templo se observa esmeradamente el ideal de la modestia. Al guardar su ropa en el armario, deja allí, junto con ella, sus preocupaciones, inquietudes y distracciones. En seguida, sale del vestuario vestido de blanco y experimenta una unidad y una sensación de igualdad, dado que todos los concurrentes están vestidos de manera similar” (Boyd K. Packer, “El Santo Templo”, Liahona, octubre de 2010, pág. 32).

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes