Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Gratitud por la salud física

Joshua M., 16 años California, USA

Cuando era pequeño tenía problemas de asma. Sabía lo que era tener dificultad para respirar todo el tiempo. Siempre tenía un inhalador conmigo.

Entonces el Señor me bendijo con más salud y los problemas de asma disminuyeron. Todavía necesitaba tener cuidado, pero podía hacer más cosas que nunca. Me sentí muy agradecido por ese regalo de la salud física. Después de unos cinco años, empecé a participar de lleno en deportes. En ese momento el asma regresó a tal punto que todavía necesitaba tener un inhalador a mano. Pero aprendí que todavía puedo hacer muchas cosas, incluso deportes. De hecho, juego en mi equipo de baloncesto de la escuela secundaria. Estoy muy agradecido de poder mantenerme activo.

Una de las maneras en que trato de mostrar mi gratitud por la salud física es ayudar a los demás. El verano pasado tuve la oportunidad de servir como voluntario en un campamento de baloncesto para niños pequeños. Una semana ayudamos a los niños de cuarto y quinto grado, y a la semana siguiente a los de sexto y séptimo grado. Llegué a conocer muy bien a los participantes. Había 25 asistentes y cinco consejeros. Trabajamos en cosas como las técnicas básicas de baloncesto, el espíritu deportivo y la importancia de jugar en equipo. Los participantes se divirtieron aprendiendo y yo, definitivamente, la pasé muy bien enseñándoles.

Lee más relatos acerca de jóvenes que demuestran su gratitud mediante la forma en que viven.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes