cerrar
Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

¿Cómo se elige al nuevo profeta?

¿Te has preguntado cómo el Señor llama a Sus profetas?

El presidente Russell M. Nelson prestará servicio como el decimoséptimo Presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, con el presidente Dallin H. Oaks como Primer Consejero y el presidente Henry B. Eyring como Segundo Consejero. El presidente M. Russell Ballard prestará servicio como Presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles.

Élder D. Todd Christofferson

Pero, ¿te has preguntado cómo se elige al nuevo profeta? Desde la muerte del profeta José Smith, la Iglesia ha usado el mismo proceso para escoger y sostener a su nuevo Presidente. En un anuncio especial el 16 de enero de 2018, el élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, respondió algunas preguntas que quizás tenías acerca de este proceso.

¿Qué sucede cuando el profeta fallece?

“Cuando el Presidente de la Iglesia fallece, la Primera Presidencia se disuelve automáticamente. Los hombres que previamente prestaron servicio como consejeros toman el lugar que les corresponde en el Cuórum de los Doce Apóstoles; y ese Cuórum asume el liderazgo de la Iglesia, con el apóstol de más antigüedad a su cabeza”.

¿Cómo se elige al próximo Presidente de la Iglesia?

“Poco después de la muerte del Presidente de la Iglesia, los miembros del Cuórum de los Doce se reúnen en el templo para considerar la reconstitución de la Primera Presidencia. A lo largo de nuestra historia, el apóstol de mayor antigüedad siempre llega a ser el sucesor del Presidente de la Iglesia. Este sistema excluye toda postura o campaña para la posición y proporciona continuidad, madurez, experiencia y extensa preparación para la persona que llega a ser Presidente. Como observó el élder John A. Widtsoe: ‘Este es un procedimiento sabio. Así coloca a la cabeza de la Iglesia, al apóstol que ha servido por más tiempo. Las personas lo conocen bien y confían en él. Él mismo conoce los procedimientos de los asuntos de la Iglesia. No es un novato a capacitar para esa posición’ (Evidences and Reconciliations, compilación de G. Homer Durham, 3 tomos, tomo 1, 1960, pág. 264)”.

¿Cómo se aparta al nuevo Presidente?

“El nuevo Presidente es apartado por el apóstol que sigue en antigüedad, junto con todos los otros miembros del Cuórum, por la imposición de manos. Guiado por la inspiración divina que recibe, el Presidente selecciona a sus consejeros y luego, con los demás apóstoles, los aparta”.

¿Quién llega a ser el próximo Presidente del Cuórum de los Doce Apóstoles?

“Después de la reorganización de la Primera Presidencia, el siguiente apóstol que ha servido por más tiempo es apartado como Presidente del Cuórum de los Doce Apóstoles. Si el siguiente apóstol que ha servido por más tiempo es llamado a la Primera Presidencia, el siguiente apóstol en antigüedad es designado como Presidente en funciones de los Doce”.

Primera Presidencia

“El hombre para ese momento”

Es difícil decir adiós a alguien que ha sido el profeta durante una gran parte de su vida; pero podemos tener la certeza de que cada profeta es llamado por Dios. A lo largo de la historia de la Iglesia, “ha sido muy evidente que el hombre que es escogido para ser el Presidente de la Iglesia fue preordenado y es el hombre para ese momento” (N. Eldon Tanner, “Elegido por el Señor”, Conferencia General de abril de 1974). El presidente Nelson ha sido llamado por Dios para ser el hombre para este momento en la tierra, y él actuará y hablará como Dios desea que actúe y hable.

“Expreso mi profundo amor por ustedes”, dijo el presidente Nelson en una transmisión mundial especial el 16 de enero de 2018. “Amor que ha crecido durante décadas de reunirme con ustedes, adorar con ustedes y servirles… Animo a cada uno de nosotros a seguir adelante con fe en Jesucristo, sabiendo que Él está a cargo. Esta es Su obra y es Su Iglesia. Somos Sus siervos. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días seguirá avanzando para bendecir a toda nación, tribu, lengua y pueblo. Declaro mi devoción a Dios nuestro Padre Eterno y a Su Hijo Jesucristo. Los conozco, los amo y me comprometo a servirles a Ellos, y a ustedes, con cada aliento que me quede de vida”.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes

Instrucciones para contar tus experiencias