Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Mi diario de agradecimientos

Danielle Nye Poulter

Una jovencita recuerda ser agradecida al escribir cada día acerca de algo por lo que se siente agradecida.

Las personas agradecidas son personas felices. Aprendí esta lección por medio de un pequeño experimento iniciado hace pocos años. Me gusta escribir un diario, pero me resulta intimidante tratar de escribir cada día porque me atemoriza quedarme rezagada, ya que luego tardaré mucho tiempo en ponerme al día.

Así que me compré una libreta pequeña y cada noche, después de leer las Escrituras, dedico unos minutos a escribir acerca de algo por lo que me sienta agradecida ese día. Como las páginas son pequeñas, no siento la presión de tener que escribir mucho, pero necesito ser creativa para pensar en algo diferente por lo que estar agradecida a diario.

A veces siento gratitud por una respuesta a mis oraciones o por un ejemplo de las Escrituras. En otras ocasiones se trata de algo más sencillo, como estar agradecida por el aroma de las flores, por mi hermana pequeña que siempre se ríe de mis bromas o por mi comida favorita.

Centrarme en cosas por las que estoy agradecida me ayuda a darme cuenta de cuán bendecida soy; también hace que mis problemas no parezcan tan grandes. Además, mis diarios de agradecimientos son algo que mis hijos y nietos leerán en el futuro y aprenderán mucho acerca de mí de esas entradas breves y sencillas. Me siento agradecida por ello, y sentirme agradecida me hace feliz.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes