Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Poder en los convenios

Un convenio es una promesa, y también es mucho más.

Cuando oyes la palabra convenio, ¿qué te viene a la mente? Si dijeras: “Una promesa bilateral con Dios”, estarías en lo correcto.

Pero un convenio con nuestro Padre Celestial es mucho más que eso. En esa promesa sagrada hay poder, fortaleza, seguridad y paz. Si tomas tiempo para pensar en los convenios que has hecho y que harás durante tu vida, y si cumples con tu parte, empezarás a sentir y a vivir de forma diferente. Los convenios influyen en tu manera de actuar y te inspiran en el momento de tomar decisiones.

A continuación leerás sobre la influencia que los convenios han tenido en la vida de algunos jóvenes.

Marcus A., 17 años, Utah, EE. UU.: “Un convenio te mantiene en el sendero estrecho y angosto, te ayuda a vivir mejor y te da un mayor entendimiento”.

Efraín V., 14 años, Nueva Zelanda: “El hecho de que hice convenios con el Padre Celestial me ha dado oportunidades de crecer espiritualmente y de ser un miembro más fiel. Cada vez que voy a hacer algo pienso en los convenios que hice con nuestro Padre Celestial y me pregunto si estoy guardando las promesas que hice con Él cuando me bauticé y cuando recibí el sacerdocio. Los convenios que he hecho con nuestro Padre Celestial me ayudan a permanecer firme en el Evangelio y un día regresar a Él”.

Bradford A., 16 años, Arizona, EE. UU.: “Recuerdo que cuando me bauticé me sentí más feliz que nunca, ya que ése fue mi primer convenio. El siguiente fue cuando recibí el sacerdocio. Sentí la misma felicidad. Tenía una enorme sonrisa en el rostro cuando me di cuenta de que había hecho un convenio con Dios. Cuando escucho a muchachos que se burlan de la Iglesia, recuerdo esa felicidad y recuerdo que es un convenio con Dios y no con la gente”.

Naomi A., 15 años, Guadalajara, México: “Hacer convenios nos trae a nosotros y a nuestras familias muchas bendiciones. Por ejemplo, bautizarnos nos brinda la posibilidad de cambiar, de ser mejores. Los convenios que hacemos con nuestro Padre Celestial edifican la fe que necesitamos para permanecer fieles al Evangelio”.

“Te exhorto a que seas merecedor y recibas todas las ordenanzas del sacerdocio que puedas, y luego que cumplas fielmente las promesas que hiciste bajo convenio. En los momentos de aflicción, asegúrate de que tus convenios tengan primordial importancia y que obedezcas con exactitud; entonces puedes pedir con fe, sin dudar en nada, según tus necesidades, y Dios responderá; Él te sostendrá” (Élder D. Todd Christofferson, del Quórum de los Doce Apóstoles, “El poder de los convenios”, Liahona, mayo de 2009, pág. 22).

McKenna M., 18 años, California, EE. UU.: “El verano pasado fui al templo con frecuencia para efectuar bautismos por los muertos. Fui bendecida al guardar mis convenios por ir al templo y hacer lo correcto. Realmente estaba muy estresada por los exámenes finales. Fui al templo y todo simplemente mejoró. El guardar los convenios hace la vida mucho más fácil y mucho más feliz”.

Seth A., 12 años, Ciudad de México, México: “Estaba muy nervioso el primer día que tuve que repartir la Santa Cena. Entonces recordé el día que me había bautizado y sentí el Espíritu Santo. Automáticamente me sentí más tranquilo y pude hacerlo bien”.

Erik N., 15 años, Alberta, Canadá: “He recibido muchas bendiciones por guardar mis convenios. Debido a mis convenios bautismales, el Espíritu Santo me ha ayudado a tomar decisiones. Cuando recibes el sacerdocio, el convenio es un compromiso de usar el sacerdocio para ayudar a los demás y prestar servicio. Ayuda a que tu testimonio crezca cuando prestas servicio”.

Jolee H., 15 años, Colorado, EE. UU.: “No puedes simplemente hacer lo que te apetezca y esperar que Dios mantenga Su promesa. Él espera mucho de ti porque conoce el potencial que tienes. Realmente me eleva a un nivel más alto”.

Únete a la conversación

Durante el mes de julio estudiarás acerca de las ordenanzas y los convenios en tu quórum del sacerdocio o en tu clase de las Mujeres Jóvenes y en la Escuela Dominical. Haz una lista de los convenios que has hecho y los que esperas hacer. ¿Qué indica esa lista en cuanto a la forma en que deseas vivir? Considera compartir tus ideas con otras personas por medio de tu testimonio en tu casa, en la capilla o en medios sociales. También puedes compartir tus pensamientos y experiencias haciendo clic en Comparte tu experiencia a continuación.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes