Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

La autosuficiencia: Prepararte para tu futuro

Kimberly Richter

El aprender a ser responsable hoy te abrirá las puertas el día de mañana.

Habrán notado una nueva norma en el folleto Para la Fortaleza de la Juventud denominado “El trabajo y la autosuficiencia”. Esta sección se centra en la importancia de aprender a trabajar arduamente y cuidar de ti mismo en tu juventud. Los jóvenes de todo el mundo comparten las razones por la que saben que es importante desarrollar la autosuficiencia ahora.

¿Qué significa ser autosuficiente?

El folleto Para la Fortaleza de la Juventud indica que eres autosuficiente cuando “utilizas las bendiciones y aptitudes que Dios te ha dado para cuidar de ti mismo(a) y de tu familia, y para encontrar soluciones a tus propios problemas” (2011, pág. 41).

Matthew W., de Sudáfrica, dice: “Creo que eres autosuficiente cuando no necesitas que tus padres hagan todo por ti porque sabes cómo cuidar de ti mismo”.

La autosuficiencia es importante para todos. Cuando eres autosuficiente puedes depender de tus propias habilidades para mantenerte a ti mismo y a los demás en tu familia y comunidad.

¿Por qué debo trabajar?

Para la Fortaleza de la Juventud dice: “La ociosidad conduce a un comportamiento inapropiado, puede dañar relaciones y conducir al pecado” (pág. 40). El trabajar es la manera de llevar una vida productiva y significativa. Ben M., de Yorkshire, Inglaterra, reconoce esto. Él dice: “Cuando aprendes a trabajar, entonces entiendes que tienes que trabajar para obtener cosas, incluso en la Iglesia. No simplemente las recibes. Tienes que estudiar”.

Algunas personas creen que deben dárseles ciertos privilegios como dinero o comida a pesar de que no trabajan para recibirlo. Ese sentimiento de creerse con derecho a eso es peligroso porque hace que la gente sea menos productiva y que no vean el valor del trabajo. Para la Fortaleza de la Juventud declara: “Creer que se puede obtener algo por nada es falso” (pág. 41). Sin trabajo, no se puede llevar una vida feliz y exitosa.

¿Cuándo debo ser autosuficiente?

Llegar a ser autosuficiente comienza ahora. Cuando se le preguntó por qué los jóvenes deben empezar a aprender estas habilidades temprano en la vida, Cassidy B., de Utah, EE. UU., dijo: “Hay muchas cosas que aprender. Simplemente no puedes esperar aprender la autosuficiencia en un solo día. Se aprende paso a paso”.

Seis cosas que puedes hacer hoy

1. Crear y seguir un presupuesto para ahorrar dinero para una misión y la universidad.

2. Cocinar la cena para tu familia una vez a la semana.

3. Aprende una nueva habilidad en la computadora que sería útil en tu lugar de trabajo.

4. Poner en práctica el esforzarte mucho para obtener buenas calificaciones.

5. Ayudar a tus padres con el almacenamiento de alimentos o kits de emergencia.

6. Cumplir con tus responsabilidades en la familia con alegría.

Para la Fortaleza de la Juventud declara que “el aprender a trabajar comienza en el hogar” (pág. 40). Los padres juegan un papel importante en ayudarte a llegar a ser autosuficiente. El mejor momento para formar buenos hábitos y aprender nuevas habilidades es tu juventud. Jayde y Sheridan C., de Leschenault, Australia, comparten lo que han aprendido en el hogar. “Cada noche de hogar”, dice Jayde, “hacemos una lista de tareas para la semana”. Sheridan dice: “Durante la semana ayudamos en la casa y terminamos las tareas de la lista”. Jayde sabe que esto es importante para el futuro. “Algunas personas no saben cómo cocinar o limpiar, pero en nuestra casa hemos aprendido. Siempre hemos ayudado a nuestra madre desde que éramos niños”.

Si sientes que necesitas aprender más acerca de la autosuficiencia en tu hogar, pide ayuda a tus padres. Ayuda a tu mamá o papá a planificar y preparar una comida o pide a tus padres ayuda para comenzar a preparar un presupuesto y ahorrar dinero para una misión y la universidad. Y asegúrate de que siempre estés dispuesto a hacer los quehaceres del hogar sin quejarte.

¿Cómo me obligo a mí mismo a hacer cosas que no deseo hacer?

La autodisciplina es una parte importante de aprender a trabajar, puesto que sin ella no llegarás muy lejos. La autodisciplina es tu propia motivación y empuje; es lo que ayuda a las personas a trabajar arduamente en cosas en las que incluso no disfrutan llevarlas a cabo. El élder M. Russell Ballard, del Quórum de los Doce Apóstoles, ha dicho: “Hasta cierto punto tu controlas en gran medida tu propio destino. Tú controlas tu propia vida… Si ponemos en práctica el ingrediente de la autodisciplina, no hay mucho… que no podamos lograr… Si tus metas son justas… ve por ellas. Hazlas realidad” (“Do Things That Make a Difference” [Hagan cosas que marquen la diferencia], Ensign, junio de 1983, págs. 70–71).

La mejor manera de desarrollar la autodisciplina es simplemente determinar en tu mente que lo harás. Elije ser fuerte y nunca darte por vencido. Cualquier persona puede optar por trabajar duro.

¿Qué bendiciones provienen de aprender a trabajar?

Para la Fortaleza de la Juventud menciona dos bendiciones específicas: la capacidad de “contribuir al mundo en el que vives” y “un sentido más grande de autoestima” (pág. 40). La segunda bendición parece inesperada, pero piensa acerca de cómo te sientes cuando has trabajado arduamente en algo e hiciste tu mejor esfuerzo. Ahora compara eso con cómo te sientes cuando te sientas en el sofá todo el día sin hacer nada productivo. Cuando logras cosas buenas, puedes ver cómo puedes marcar una diferencia.

Aunque las bendiciones específicas que ganes por trabajar duro y llegar a ser autosuficiente podrían ser diferentes para ti, serás bendecido por tus esfuerzos.

James M., de Kenia, comparte su experiencia con el trabajo. “Vivimos con mi abuela y mi hermana”, él dice: “por lo tanto, a menudo les ayudo, además de mis estudios personales. El trabajo me mantiene ocupado y me ayuda a evitar malas influencias”.

Cassidy nos cuenta sobre bendiciones adicionales: “Porque he aprendido a trabajar arduamente, tendré más oportunidades, más opciones y el potencial de llevar una vida más feliz”.

Aunque las bendiciones específicas que ganes por trabajar duro y llegar a ser autosuficiente podrían ser diferentes para ti, serás bendecido por tus esfuerzos.

¿La autosuficiencia significa hacer las cosas solos?

Para la Fortaleza de la Juventud dice: “La autosuficiencia no significa que puedas hacer todo solo(a). Para ser verdaderamente autosuficiente, debes aprender a trabajar con los demás y dirigirte al Señor para pedir Su ayuda y fortaleza” (pág. 41). La autosuficiencia no significa pedir ayuda. Significa hacer todo lo que puedas y entonces recibir la ayuda que necesites.

La autosuficiencia es para ti.

La autosuficiencia será fundamental en tu vida. La necesitarás al ir a una misión, a la universidad, al mudarte de casa y al empezar tu propia familia. Empieza a aprender las habilidades y las actitudes que necesitas ahora, en tu juventud. Serás grandemente bendecido(a) al volverte al Señor y pedirle que te ayude a desarrollar esas habilidades y atributos que necesitarás en el futuro y ¡hoy en día! Y al mirar adelante hacia tu futuro, te sentirás preparado y entusiasmado por la siguiente etapa de tu vida.

El cuidar de otras personas

“Toda la gente es más feliz y tiene mayor autoestima cuando pueden proveer de lo necesario para ellos mismos y para su familia, y luego tender una mano para ayudar a otros. He estado agradecido por aquellos que me han ayudado a satisfacer mis necesidades; he estado aún más agradecido a lo largo de los años por aquellos que me han ayudado a ser autosuficiente; y todavía más agradecido por aquellos que me han mostrado cómo usar mi excedente para ayudar a los demás” (Henry B. Eyring, “Oportunidades para hacer el bien”, Liahona, mayo de 2011, pág. 22).

Da lo mejor de ti mismo

“Nuestro Padre Celestial sólo nos pide que demos lo mejor de nosotros, que trabajemos con toda nuestra capacidad, sin importar cuán grande o pequeña sea” (Dieter F. Uchtdorf, “Dos principios para cualquier economía”, Liahona, noviembre de 2009, pág. 56).

Vive principios de autosuficiencia

“La autosuficiencia es producto de la vida providente y de ejercitar la autodisciplina económica. Desde el principio, la Iglesia ha enseñado que las familias —hasta donde les sea posible— tienen que asumir la responsabilidad de su propio bienestar temporal. A cada generación se le requiere aprender de nuevo los principios básicos de la autosuficiencia: evitar las deudas, implementar los principios de la frugalidad, prepararse para los tiempos de dificultades, escuchar y seguir las palabras de los oráculos vivientes, desarrollar la disciplina para distinguir entre las necesidades y los deseos, y entonces vivir de conformidad con esos principios” (H. David Burton, “La obra santificadora de Bienestar”, Liahona, mayo de 2011, pág. 81).

Seis cosas que puedes hacer hoy

  1. Crear y seguir un presupuesto para ahorrar dinero para una misión y la universidad.
  2. Cocinar la cena para tu familia una vez a la semana.
  3. Aprende una nueva habilidad en la computadora que sería útil en tu lugar de trabajo.
  4. Poner en práctica el esforzarte mucho para obtener buenas calificaciones.
  5. Ayudar a tus padres con el almacenamiento de alimentos o kits de emergencia.
  6. Cumplir con tus responsabilidades en la familia con alegría.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes