Regalos que no se pueden envolver

Elyse Alexandria Holmes

A menudo durante la época navideña centramos la atención en dar regalos a las personas que amamos, pero hay que recordar que algunos de los mejores regalos son aquellos que no se pueden envolver. A continuación encontrarás algunos regalos inolvidables que puedes darle a tus padres.

Servicio

Uno de los regalos más maravillosos que puedes dar es el servicio. A tus padres les encantará.

  • Limpia la casa.
  • Ofrécete para cuidar a tus hermanos más pequeños.
  • Pon la mesa y recógela.
  • Prepara la cena para tu familia.
  • Lava la vajilla y barre el piso.
  • Ayuda a uno de tus hermanos con la tarea escolar.
  • Según el clima del lugar donde vivas, quita la nieve del camino de entrada o desmaleza el jardín.

Tiempo en familia

Aunque tengas muchas cosas que hacer, haz tiempo para tu familia. Tu presencia ayudará a apoyar a tus padres y ellos te agradecerán el esfuerzo.

  • Participa en la noche de hogar (sin que tengan que recordártelo).
  • Juega con tus hermanos.
  • Sé puntual para las cenas en familia.
  • Habla con los miembros de tu familia y escúchalos.
  • Participa de la oración familiar y la lectura de las Escrituras.
  • Pasa tiempo con tu familia y no sólo con tus amigos, o invita a tus amigos a actividades familiares (con el permiso de tus padres).

Compromiso

Haz saber a tus padres que te comprometerás a hacer algo importante. La mejor manera de demostrarles tu dedicación es empezar ahora y seguir adelante.

  • Prepárate para servir en una misión. De ser posible, empieza a ahorrar para la misión.
  • Estudia las Escrituras todos los días.
  • Ahorra parte de lo que ganes.
  • Ve a la escuela sin quejarte y haz los deberes de la escuela a tiempo.
  • Asiste a seminario. Si vas a seminario matutino, despiértate sin que te llamen.
  • Prepárate para el matrimonio en el templo. Haz una lista de las cualidades importantes que debes buscar en un futuro cónyuge y luego esfuérzate por tener esas cualidades tú mismo.

Actitud

Tus padres agradecerán que tengas una buena actitud hacia ellos y hacia el resto de los integrantes de la familia.

  • Ten una actitud positiva.
  • No hagas notar los defectos de tus padres ni los de tus hermanos.
  • Acostúmbrate a dar las gracias, incluso por las cosas pequeñas.
  • Escribe una carta de agradecimiento a tus padres por todo lo que han hecho por ti.
  • Resuelve los conflictos con tus padres o hermanos sin ira ni discusión.
  • Cuenta tus bendiciones, literalmente. Haz una lista de las cosas que has podido hacer gracias al apoyo de tus padres y compártela con ellos.