¿Vas a discursar en la reunión sacramental?

John Hilton III y Mindy Raye Friedman

Cómo puedes escribir un buen discurso Aquí hay algunos consejos e ideas que puedes considerar al preparar, organizar y ofrecer tu discurso.

Se te ha pedido que ofrezcas un discurso en la reunión sacramental. ¿Qué haces a continuación? Antes que nada, debes tranquilizarte. No olvides que la congregación te comprende; todos quieren que tú ofrezcas un discurso fabuloso.

Uno de los propósitos de la reunión sacramental es “proporcionar instrucción del Evangelio” y “fortalecer la fe y el testimonio” (Administración de la Iglesia, 2010, pág. 151). Como joven, el Señor y los líderes de tu barrio han confiado en ti y te han dado parte de esa responsabilidad. Tienes la oportunidad de enseñar e inspirar a los miembros de tu barrio o rama. Pues bien, ¿cómo puedes preparar un buen discurso? Aquí hay algunos consejos e ideas que puedes considerar al preparar, organizar y ofrecer tu discurso.

prepárate y enseña
1. Prepárate y enseña por el Espíritu

Doctrina y Convenios 42:14 nos dice cómo obtener la influencia del Espíritu en nuestra enseñanza: “Y se os dará el Espíritu por la oración de fe”. Comienza la preparación de tu discurso con una oración sincera. El Espíritu Santo puede “mostrar[te] todas las cosas que deb[e]s hacer” al preparar y ofrecer tu discurso (2 Nefi 32:5). Pídele a Dios que ilumine tu mente para que puedas entender lo que vas a decir y la mejor manera de presentar la información.

Una parte importante de esta preparación es comenzar a escribir tu discurso tan pronto recibas la asignación. El élder Jeffrey R. Holland dijo: “Quisiera exhortarlos a empezar a planear y a pensar con anticipación en [el discurso] que tengan que dar” (“La enseñanza y el aprendizaje en la Iglesia” [Reunión Mundial de Capacitación de Líderes, 10 febrero de 2007], Liahona, junio de 2007, pág. 58). Prepararte tan pronto recibas la asignación te dará más tiempo para recibir ideas e inspiración.

2. Organízate

A medida que reflexionas en oración en cuanto a lo que dirás en tu discurso, considera estos cuatro elementos principales, que se pueden organizar en cualquier orden:

  1. Comparte una doctrina o un principio relacionado con tu tema.
  2. Usa las Escrituras para enseñar en cuanto a la doctrina (véase D. y C. 42:1252:9), y explica a la congregación por qué son importantes.
  3. Comparte experiencias que promuevan la fe, especialmente las de tu vida.
  4. Comparte tu testimonio en cuanto al tema y en cuanto a cualquier otra cosa de la que sientas que debes testificar.

habla con el corazón
3. Habla con el corazón

A menudo, es mejor preparar un pequeño bosquejo de lo que vas a hablar, en lugar de escribir un discurso palabra por palabra y leerlo. Leer tu discurso puede limitarte a que digas exactamente lo que está escrito, en vez de poder adaptarte al Espíritu Santo, quien te dará “en el momento preciso, lo que [has] de decir” (D. y C. 100:6).

El presidente Gordon B. Hinckley (1910–2008) enseñó: “Debemos… habl[ar] con el corazón [y no] de [nuestros] libros” (Liahona, noviembre de 2007, pág. 95). Al hacer que tus experiencias y testimonio sean una parte vital de tu discurso, habrá más probabilidades de que hables con el corazón y de que tengas un efecto en aquellos que escuchen tu discurso.

Recuerda que los líderes del barrio te pidieron a ti que hablaras en cuanto al tema, de modo que no te apoyes en las ideas y los relatos de otras personas. En la medida en que sigas los susurros del Espíritu mientras preparas y das el discurso, el Señor te ayudará a saber qué decir a los miembros de tu barrio o rama.

Consejos para la preparación

  • Comienza a pensar en cuanto al tema tan pronto como se te asigne el tema.
  • Ora para que el Espíritu te guíe al determinar qué decir.
  • Piensa en tus experiencias relacionadas con ese tema y en cómo podrías compartirlas.
  • Lee acerca de ese tema en las Escrituras. Apunta o escribe las cosas que te sientas inspirado a usar.

consejos para ofrecerlo
Consejos para ofrecerlo

  • Practica el discurso delante de un espejo o de un miembro de la familia con anticipación.
  • No comiences diciendo a todos lo incapaz que te sientes, o que tú no querías discursar.
  • Asegúrate de hablar lento, claro y lo suficientemente alto para que todo el mundo pueda oírte.
  • Ponte erguido mientras hablas.
  • Trata de no mover demasiado las manos. Para las jovencitas: si acostumbras jugar con tu cabello o tus accesorios, contempla recogerte el pelo hacia atrás y dejar los accesorios en casa el día que tengas que ofrecer tu discurso.
  • No leas tu discurso con la cabeza hacia abajo. Alza la vista lo más que puedas y trata de establecer contacto visual con las personas de la congregación.
  • Si te pones nervioso, simplemente para y respira profundo. Después, continúa con el discurso.

Recursos útiles

Al preparar tu discurso, recuerda los relatos que has estudiado de las Escrituras, y también considera estudiar el tema en las siguientes referencias del Evangelio:

  • La Guía para el Estudio de las Escrituras y el Apéndice: Se encuentra al final de la combinación triple del Libro de Mormón y en línea, encontrarás definiciones y pasajes de las Escrituras sobre tu tema.
  • Guía para el Estudio de las Escrituras: La encontrarás al final de la combinación triple del Libro de Mormón y en línea, esta Guía te ayudará a buscar las Escrituras para un tema específico.
  • Conferencia General : Los discursos de los líderes de la Iglesia en la conferencia general son de gran ayuda para estudiar tu tema. Puedes conseguir las transcripciones de las conferencias en los ejemplares de mayo y noviembre de la revista Liahona, y en línea en conference.lds.org. También puedes conseguir resúmenes de las conferencias con buenas citas para los jóvenes en los ejemplares de mayo y noviembre de la revista New Era (sólo en inglés).
  • Leales a la Fe: Una referencia del Evangelio: Este librito proporciona definiciones e información adicional sobre muchos temas del Evangelio.
  • Para la Fortaleza de la Juventud: En este folleto puedes encontrar muchos de los temas que te pueden asignar para discursar.
  • LDS.org: En el sitio web oficial de la Iglesia, LDS.org, puedes buscar artículos, discursos y otros materiales para tu tema. Tan sólo escribe el tema en el campo de búsqueda ubicado en la esquina superior derecha.
  • Youth.lds.org: En youth.lds.org, diseñado especialmente para los jóvenes, puedes investigar más acerca de las normas de Para la Fortaleza de la Juventud, hallar citas y discursos de los líderes de la Iglesia y buscar artículos sobre tu tema.