Lo que la bendición patriarcal puede hacer por ti

David A. Edwards Church Magazines

Las palabras de nuestro profeta nos ayudan a entender mejor el gran valor de nuestra bendición patriarcal.

A veces oímos sobre personas que, al sentir la necesidad de un poco de ayuda espiritual adicional, abren las Escrituras en una página elegida al azar para ver si algo les llama la atención. Aunque quizá este método podría ser de ayuda cada tanto (como una tierna misericordia del Señor o simplemente como un ejercicio mental y espiritual), hay una fuente de guía personal del Señor que podría ser más útil que un pasaje de las Escrituras elegido al azar.

“Lean [su bendición patriarcal] con frecuencia”, dijo el presidente Thomas S. Monson. “Estúdienla detenidamente; déjense guiar por sus advertencias; vivan para merecer sus promesas. Si aún no han recibido su bendición patriarcal, planeen el momento en que la recibirán, y después atesórenla”1.

El presidente Monson comparó las bendiciones patriarcales con varias cosas, incluso los siguientes ejemplos que pueden ayudarte a aprender a estudiar tu bendición.

“Revelación para el receptor”2

¿Alguna vez te has preguntado cómo sería ver tu nombre en el libro de Doctrina y Convenios, tal como el de alguno de los primeros miembros de la Iglesia que se mencionan allí? Bueno, según el presidente Ezra Taft Benson (1899–1994), la bendición patriarcal es “escritura personal para ti”3. Así que si consideras la forma en que estudias las Escrituras, puedes aplicar esas ideas para estudiar tu bendición patriarcal: correlacionar pasajes, llevar un diario de las impresiones que recibes mientras lees, orar, meditar, hacer listas, memorizar “versículos”, etc.

“Una línea blanca por la mitad del camino”4

Imagínate que vas por un camino estrecho con una línea blanca en la mitad. Cuando está oscuro o brumoso es fácil desviarse del camino, pero puedes mantener la vista en esa línea para no salirte de él. Al estudiar tu bendición patriarcal, piensa en cómo sus consejos y promesas te guían, te dan la seguridad y paz al enfrentarte con pruebas o tomar decisiones difíciles.

“Capítulos de tu libro de posibilidades eternas”5

Tu bendición patriarcal no revela todas las cosas que te van a suceder en la vida, pero te da la visión de muchas de tus maravillosas posibilidades. Estudia cada uno de esos “capítulos” de tu vida con la mira puesta en la historia completa de quién eres y quién estás llegando a ser. Entonces el personaje principal de la historia —tú— puede comenzar a ver con más claridad.

“Lean [su bendición patriarcal] con frecuencia. Estúdienla detenidamente; déjense guiar por sus advertencias; vivan para merecer sus promesas.” —Presidente Thomas S. Monson

“Una Liahona personal”6

Recuerda que la Liahona era una brújula perfecta para la familia de Lehi mientras viajaban hacia la tierra prometida, siempre y cuando dieran oído a los mandamientos del Señor y los guardaran (véase 1 Nefi 16:28–29; Alma 37:38–40). En tu viaje hacia las promesas de tu bendición patriarcal, toma nota especialmente de lo que esta Liahona personal te dice acerca de lo que debes evitar y qué debes hacer para obtener esas promesas.

“Tu pasaporte a la paz”7

Un pasaporte te permite entrar en una tierra nueva. Pero el solo hecho de tener un pasaporte no te permite experimentar lo que esa nueva tierra ofrece. Debes usarlo. Realiza viajes frecuentes a un lugar de paz mediante el estudio frecuente de tu bendición patriarcal.

Asuntos prácticos

A continuación se presentan algunas ideas a tener en cuenta con respecto a tu bendición patriarcal:

  • Si aún no tienes la bendición patriarcal y sientes que podrías estar listo para recibirla, habla con tus padres y tu obispo o presidente de rama.
  • Las bendiciones patriarcales son sagradas y no deben compartirse con nadie, excepto familiares cercanos. No debe leerse en reuniones de la Iglesia ni en otras reuniones públicas.
  • Mantén la copia original de tu bendición en un lugar seguro donde no la pierdas y otras personas no la lean.
  • Considera hacer una copia separada (o dos) de tu bendición para estudiarla a menudo. Tal vez desees guardar esta copia en un lugar seguro cerca de las Escrituras para encontrarla fácilmente cuando estudies.
  • Si haces una copia electrónica de tu bendición, tal vez lo mejor sería guardarla donde otras personas no puedan verla y proteger el archivo con una contraseña en caso de que se encuentre en una computadora.
  • Todas las bendiciones patriarcales se almacenan en las Oficinas Generales de la Iglesia, así que, si llegas a perder tu copia, puedes solicitar una en apps.lds.org/pbrequest. Necesitarás una cuenta LDS Account.

Únete a la conversación

A lo largo del mes de mayo aprenderás acerca de la revelación en las clases de tu quórum del sacerdocio, las Mujeres Jóvenes y la Escuela Dominical. La bendición patriarcal es una forma de recibir revelación personal, la cual incluye admoniciones, advertencias y promesas específicas para tu vida.

Si aún no has recibido tu bendición patriarcal, considera qué puedes hacer para prepararte ahora para recibirla en el futuro. Si ya la has recibido, piensa en cómo te preparaste y qué haces actualmente para recibir fortaleza al estudiarla.

Prepárate para compartir esas ideas con tu familia, clase o quórum según te lo indique el Espíritu. También puedes compartir consejos con otros jóvenes haciendo clic en Comparte tu experiencia a continuación.

Notas

  1. Thomas S. Monson, “Tengan valor”, Liahona, mayo de 2009, págs. 123–127.
  2. Thomas S. Monson, “Vuestra bendición patriarcal: Una Liahona de luz”, Liahona, enero de 1987, pág. 65.
  3. Véase presidente Ezra Taft Benson, “Para la ‘juventud bendita’”, Liahona, julio de 1986, pág. 40; “A las mujeres jóvenes de la Iglesia”, Liahona, enero de 1987, pág. 82.
  4. Thomas S. Monson, “Vuestra bendición patriarcal”, pág. 65.
  5. Thomas S. Monson, “Vuestra bendición patriarcal”, pág. 65.
  6. Thomas S. Monson, “Vuestra bendición patriarcal”, pág. 65.
  7. Thomas S. Monson, “Vuestra bendición patriarcal”, pág. 66.