¿Cuándo debería servir?

Preparación misional para los Hombres Jóvenes

Cuando se anunciaron los cambios en la edad de elegibilidad para misioneros, es posible que tu “plan de vida” se haya modificado y ya no estés seguro sobre cuándo deberías ir a la misión. Cuándo servir en una misión es una decisión importante. Sigue leyendo para encontrar sugerencias útiles acerca de cuándo debes prestar servicio y cómo prepararte para estar listo cuando el Señor te necesite.

¿Cuándo puedo ir?

Ahora los jovencitos pueden ir a la misión a los 18 años, siempre y cuando hayan terminado la escuela secundaria. Pero sólo porque ahora pueden servir antes, no significa que tienen que hacerlo. En una conferencia de prensa posterior al anuncio de los cambios de edad, el élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles, declaró: “No estamos sugiriendo que todos los hombres jóvenes vayan o deban servir antes. Muchos aún prefieren comenzar a los 19 años o más adelante”.

Ya sea que decidas ir antes o después, puedes enviar la documentación de la recomendación misional 120 días antes de la fecha en que desees iniciar tu servicio como misionero. Independientemente de cuándo vayas, deberás estar preparado para cumplir con los requisitos espirituales y físicos. Recuerda que lo importante no es la edad que tengas, sino cuán preparado estés.

“Si tenéis deseos de servir a Dios, sois llamados a la obra… y fe, esperanza, caridad y amor, con la mira puesta únicamente en la gloria de Dios, lo califican para la obra” (D. y C. 4:3–5).

¿Cómo puedo prepararme?

Si no lo has hecho ya, adquiere y mantén una rutina diaria del estudio de las Escrituras. Además de estudiar las Escrituras, especialmente el Libro de Mormón, estudia Predicad Mi Evangelio y el Manual misional. Debes ser capaz de enseñar las lecciones que se encuentran en el capítulo tres de Predicad Mi Evangelio, así como tener un testimonio personal. No es necesario tener todas las respuestas, pero debes saber cómo encontrar las que necesitas a través del estudio y la oración. No importa si sientes que necesitas mejorar en algunas áreas. Elabora un plan para fortalecer tus debilidades y síguelo.

Prepárate ahora a fin de estar listo para servir cuando llegue el momento. Sabrás cuándo lo estarás a medida que consultes con tus padres y líderes de la Iglesia con espíritu de oración.

Los misioneros también deben ser capaces de cuidar de sí mismos, incluso lavar la ropa, coser botones, preparar comidas, vivir dentro de un presupuesto, etc. Asegúrate de practicar una higiene adecuada y de cumplir con los requisitos físicos. Esto puede implicar aprender nuevas habilidades o cómo vivir de manera más saludable.

¿Qué debo hacer con la universidad?

Si tienes previsto asistir a la universidad, es una buena idea seguir adelante e inscribirte en los plazos normales mientras aún estás en la escuela secundaria. Una vez que te acepten puedes solicitar un aplazamiento en la mayoría de las universidades, en caso de que decidas servir justo después de graduarte de la escuela secundaria. De este modo estarás preparado para seguir avanzando después de tu misión.

¿Cómo sabré cuándo estoy listo para servir en una misión?

Reunirte con tu obispo te ayudará a saber cuándo estarás listo para servir. El élder Nelson explicó: “Estos ajustes en la edad son unas opciones nuevas que están disponibles para que los obispos evalúen qué es lo mejor para cada uno de sus jóvenes. Los jóvenes y las jovencitas no deben comenzar su servicio antes de que estar tanto temporal como espiritualmente”. Muchos factores, tales como la escuela, la salud, la dignidad, las finanzas o la preparación, afectan a cuándo debes servir. Considera todas las opciones con espíritu de oración. La oración constante y las reuniones regulares con tus líderes locales del sacerdocio te ayudarán a saber cuándo estarás lo suficientemente preparado.

Preparación económica

Los misioneros y sus familias deben hacer los sacrificios apropiados para proporcionar el sostén económico para una misión. Consulta con tus padres y tu obispo en cuanto a tu situación específica.

¿Cómo comienzo el proceso de recomendación para misioneros?

Si tú y tu obispo habéis determinado que estás listo, él establecerá una cuenta que te permita acceder al sistema en línea de recomendación misional y comenzará la documentación para tu misión. Algunas de las cosas que necesitas hacer incluyen un examen médico, actualizar tus vacunas y obtener una aprobación de salud dental. También se te pedirá proporcionar información personal y enviar una foto tuya.

¿Cuándo puedo ir al templo?

Una de las más grandes bendiciones relacionadas con la preparación para tu misión es la oportunidad de recibir la investidura del templo después de recibir el Sacerdocio de Melquisedec y tu llamamiento misional. Tú y tus padres debéis trabajar con tu obispo para decidir cuándo estarás listo para hacer y guardar los convenios sagrados. Estudia el manual de preparación para el templo y asegúrate de que tu conducta esté en consonancia con las normas de dignidad del templo.

Prepárate ahora

Prepárate ahora a fin de estar listo para servir cuando llegue el momento. Sabrás cuándo lo estarás a medida que consultes con tus padres y líderes de la Iglesia con espíritu de oración.

Aprende más sobre cómo prepararte para servir una misión en la sección La preparación para servir.

Encuentra respuestas a preguntas frecuentes acerca de cómo prepararte para servir.

Lee “Preparándose para servir: Sugerencias para las Mujeres Jóvenes ”.