Skip main navigation
Menú de los Jóvenes

Cómo recordar a quien debemos recordar

Jenicca Hale

Nunca supe cuánto podría cambiar mi vida al prepararme para la Santa Cena durante toda la semana.

Cuando empezamos a hablar acerca de la Santa Cena en la Escuela Dominical pensé que comprendía las primeras lecciones de la Primaria y de Seminario, y al llevar a cabo mi progreso Personal. Sin embargo, supe que todavía tenía mucho que aprender.

Mi maestra comenzó la lección haciendo una simple pregunta: “¿Cómo pueden guardar sus convenios con el fin de recordar siempre al Salvador?”. Pensé acerca de cómo vivir cada día y si siempre recuerdo a mi Salvador. ¿Estaba guardando el convenio bautismal lo mejor que podía?

“Para que la Santa Cena sea una experiencia purificadora cada semana, debemos prepararnos antes de llegar a la reunión sacramental”. –Élder Robert D. Hales

En la clase hablamos de cosas diferentes que nos ayudan a recordar siempre a Jesucristo. Algunas de las cosas incluyen el orar a diario de manera constante y leer las Escrituras, orar para tener la compañía del Espíritu, cantar himnos, tomar tiempo para meditar, escribir un diario, ir al templo y guardar artículos en casa que te recuerden a Jesucristo, como imágenes de Él y del templo. Al final de la clase, se nos pidió que pongamos en práctica lo que habíamos hablado y que nos preparemos toda la semana para tomar la Santa Cena el domingo siguiente.

Durante la semana, me esforcé más diligentemente para centrarme en Jesucristo. Estudié las Escrituras acerca de la Santa Cena y traté de tener un tiempo tranquilo para pensar en lo que había aprendido. Antes de esto, solía escuchar música popular durante la mayor parte de mi tiempo libre; sin embargo, en vez de hacer eso decidí tomar un descanso y meditar o escuchar himnos. Oré para que el Espíritu me ayudara a recordar mi convenio y traté de actuar como lo haría el Salvador. Incluso seguí el consejo de escribir en mi diario y al final de cada día me hice el tiempo para reflexionar sobre lo que había hecho bien y lo que necesitaba mejorar. Durante toda la semana esperé con ansias el participar de la Santa Cena otra vez.

El domingo me preparé para ir a la Iglesia de una manera más reverente. Me levanté temprano para no apresurarme y prepararme bien antes de salir.

Al vivir los principios de la lección, aprendí más acerca de la Santa Cena y mi convenio bautismal. Aumentó mi testimonio del Salvador y de Su expiación. Me di cuenta de que cuando me esfuerzo por recordar a Jesucristo, soy mucho más feliz. Es más fácil para mí enfrentar las pruebas porque sé que Él puede ayudarme con cualquier cosa. Me siento agradecida por la Santa Cena y la oportunidad que tuve de hacerla una parte importante de mi vida diaria.

Jenicca Hale vive en Utah, EE. UU.

Aprende más acerca de cómo la Santa Cena es parte del sendero del convenio al hacer clic aquí.

¿Cómo puedes recordar a Jesucristo durante la semana? Comparte tu experiencia a continuación.


Este artículo apareció originalmente en la edición de julio de 2014 de la revista New Era.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes