Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Cómo servir a tus antepasados en el templo

¿Qué significa para ti la carta de la Primera Presidencia sobre la historia familiar y la obra del templo?

Piensa acerca de cuán importante es para ti ser sellado a tu familia para siempre.

Ahora imagina a millones de otras personas, muchas de ellas tus antepasados, que tienen el mismo deseo, sin embargo, han fallecido sin escuchar el evangelio de Jesucristo.

“La experiencia del templo se enriquece considerablemente cuando los miembros de la Iglesia encuentran los nombres de sus antepasados y los llevan al templo para efectuar ordenanzas. —La Primera Presidencia

Recientemente, la Primera Presidencia envió una carta alentando a los jóvenes y a los jóvenes adultos solteros a llevar los nombres de esos antepasados con ellos cuando van al templo, en vez de esperar que el templo les proporcione nombres.

“La experiencia del templo se enriquece considerablemente cuando los miembros de la Iglesia encuentran los nombres de sus antepasados y los llevan al templo para efectuar ordenanzas”, dijo la Primera Presidencia.

¿Por qué la obra del templo?

Con el fin de regresar a nuestro Padre Celestial y vivir eternamente con nuestra familia, debemos ser bautizados y confirmados, recibir las ordenanzas del templo y ser sellados para siempre como familias.

A nuestros antepasados que no tuvieron la oportunidad de aprender el evangelio de Jesucristo durante su vida terrenal se les enseña el Evangelio en el mundo de los espíritus. Aquellos que han aceptado el Evangelio pueden recibir las ordenanzas por medio de nosotros cuando vamos al templo.

Efectuar esas ordenanzas por los miembros de nuestros familia es una forma de unirnos a nuestros antepasados y compartir su gozo.

Cómo empezar

La obra de historia familiar se compone de tres pasos básicos:

  1. Identificar a nuestros antepasados.
  2. Averiguar cuáles antepasados necesitan que se efectúen las ordenanzas del templo.
  3. Asegurarse de que esas ordenanzas se efectúen por ellos.

Averiguar cómo puedes empezar al visitar la página Cómo empezar o la página La juventud y la historia familiar.

Identificar a nuestros antepasados implica averiguar sus nombres. Si no puedes encontrar esa información en tu casa o en la de otros parientes, el visitar FamilySearch.org o ir a tu centro de historia familiar local puede ayudarte.

Muchos de nuestros antepasados en el mundo de los espíritus que han aceptado el Evangelio están ansiosos por recibir las ordenanzas del templo. Deberíamos efectuar la obra tan pronto como los identificamos. Si necesitas ayuda, el consultor de historia familiar de tu barrio o rama puede ayudarte a saber si se ha efectuado la obra por tus antepasados.

Mantente digno siempre

Debemos prepararnos ahora y permanecer dignos de recibir una recomendación para el templo, para que podamos ayudar a nuestros antepasados tan pronto como sea posible.

Una vez que tengas una recomendación para el templo, asiste al templo tan a menudo como sea posible para proporcionar las ordenanzas salvadoras por tus antepasados que están esperando.

Puedes ayudar a unir a tu familia para siempre.

Ayuda a los demás

Ayuda con el programa de indexación de la Iglesia. Indexación hace que el obtener información sobre los antepasados de otras personas sea más fácil.

Comparte tu experiencia

¿Alguna vez has efectuado las ordenanzas del templo a favor de tus antepasados? Comparte tu testimonio de la obra de historia familiar haciendo clic en Comparte tu experiencia a continuación.

Información adicional

Haz clic aquí para ver la carta de la Primera Presidencia del 08 de octubre de 2012.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes