Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Compartir el Evangelio de manera natural

Puedes ser un misionero haciendo cosas pequeñas cada día.

En la Conferencia General de octubre de 2013, el presidente Thomas S. Monson nos recordó cuán importante es ayudar a otras personas a venir a Cristo1. Para muchos de nosotros, compartir el Evangelio puede ser intimidante. Después de todo, ¿te has sentido alguna vez nervioso por tener que hablar con los demás acerca del Evangelio o la Iglesia?

El élder M. Russell Ballard, del Quórum de los Doce Apóstoles, enseñó que hay una manera de vencer ese temor. Él dijo: “La confianza y la fe remplazarán el temor cuando los miembros y los misioneros de tiempo completo se arrodillen en oración y pidan al Señor que los bendiga con oportunidades misionales. Entonces, debemos demostrar nuestra fe y estar pendientes de oportunidades de presentar el evangelio de Jesucristo a los hijos de nuestro Padre Celestial, y con toda seguridad las oportunidades llegarán. Esas oportunidades nunca requerirán que respondamos de manera forzada ni artificiosa, sino que nuestros actos fluirán como resultado natural de nuestro amor por nuestros hermanos y hermanas. Simplemente sean positivos, y las personas con las que hablen sentirán su amor”2.

A medida que te esfuerces por seguir ese consejo, consulta estas ideas sobre cómo puedes compartir el Evangelio en tu vida diaria. Di cómo has utilizado las ideas siguientes o comparte tus propias ideas para compartir el Evangelio haciendo clic en Comparte tu experiencia a continuación.

10 pasajes de las Escrituras para alegrar a tus amigos

¿Conoces a personas que están teniendo un mal día? Compartir un pasaje de las Escrituras con ellos podría ser lo mejor para iluminar su día; y si ven que tú crees en las Escrituras, podrían preguntarte más acerca de tus creencias o de la Iglesia. Aquí hay 10 pasajes de las Escrituras que infunden esperanza y nos dan consuelo para el alma.

10 videos para compartir

Compartir videos creados por la Iglesia es una excelente manera de ayudar a los demás a sentirse más felices o compartir las verdades del Evangelio de una manera amigable. Aquí hay 10 videos que tal vez desees considerar.

Si tu amigo:

  • Desea saber quién es el Salvador y cómo vivía, comparte “Atributos cristianos”.
  • Sufre por la pérdida de un amigo o un ser querido, comparte “Él te brindará ayuda”.
  • Se pregunta si eres cristiano, comparte “Porque de tal manera amó Dios al mundo” (o cualquier video en videosdelabiblia.org).
  • Lucha con un problema de salud y desea saber cómo ser feliz, comparte “Dios nos levantará”.
  • Le gustaría entender lo que es el Libro de Mormón, comparte “Libro de Mormón: Introducción”.
  • Desea saber cómo le puede ayudar el Evangelio, comparte la historia de cómo un hombre joven sin hogar cambió su vida después de haber aprendido acerca de Jesucristo en “Hola, soy Paris. Soy mormón”.
  • Está luchando para saber si permanecer sexualmente puro o no, o desea saber por qué tú sí lo eres, comparte “Yo escojo ser limpio”.
  • No entiende exactamente lo que quieres decir cuando hablan de “servir en el quórum” o “el servicio del sacerdocio” o tus esfuerzos en una “presidencia de clase”, comparte un ejemplo de lo que significa cuidarnos los unos a los otros en “Las piernas de Dayton”.
  • Desea saber quiénes somos en realidad, por qué estamos aquí en la tierra y hacia dónde vamos después de esta vida, comparte “Nuestra verdadera identidad”.
  • Ha perdido la esperanza, comparte “El poder de la esperanza”.

10 comienzos para conversar

¿Necesitas algunas sugerencias sobre la manera de sacar el tema del Evangelio en conversaciones cotidianas? Aquí hay 10 ideas sencillas.

  • Pregúntale a tu amigo lo que piensa acerca de Dios y escucha con atención. Luego comparte tus ideas.
  • Habla acerca de lo que hiciste en la Mutual durante la semana. (Si tu amigo te pregunta qué es la “Mutual”, entonces es una manera fácil de hablar sobre la Iglesia a la que perteneces.)
  • Pregunta por trabajos o ideas para ganar dinero y di a los demás que estás ahorrando para pagar una misión.
  • Comparte un pasaje de las Escrituras que has leído en el Libro de Mormón que te haya llegado al corazón.
  • Habla de una habilidad que aprendiste en una actividad de barrio o en la noche de hogar, y habla sobre lo que es un “Barrio” o “La noche de hogar”.
  • Cuando estés fuera, comparte tus pensamientos sobre todas las cosas hermosas que el Padre Celestial hizo por nosotros.
  • Pregunta a tus amigos la procedencia de sus nombres. Si son nombres de familiares, puedes sacar el tema de la historia familiar y compartir cómo se nos conecta con nuestro pasado y nuestro futuro a través de los templos.
  • Habla acerca de seminario, de levantarte temprano para ir o de algo que aprendiste allí.
  • Cuando hables de lo que hiciste durante el fin de semana, habla acerca de una experiencia en la Iglesia.
  • Cuando alguien hable acerca de los medios de comunicación, comparte lo que te gusta y por qué tienes tus normas.

Ora por oportunidades misionales

Al tratar de cumplir con el llamado del Señor para invitar a otras personas a venir a Cristo, ora todos los días para tener oportunidades de compartir el Evangelio. Encuentra más ideas sobre cómo puedes hacer esto. Recuerda que tu éxito no depende de si la gente con la que le compartes el Evangelio acepta tu invitación; el Señor estará complacido con que extiendas una invitación.

Notas

  1. Por ejemplo, “Ahora es el momento de que los miembros y los misioneros se unan y trabajen juntos, que trabajen en la viña del Señor para llevar almas a Él” (Thomas S. Monson, “Bienvenidos a la conferencia”, Liahona, noviembre de 2013, pág. 4).
  2. M. Russell Ballard, “Confíen en el Señor”, Liahona, noviembre de 2013, pág. 43.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes