Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Reparte alegría todo el mes

Rachel Nielsen

Reparte alegría todos los días del mes sin importar lo que suceda

Aquí hay algunas ideas para ayudarte a repartir alegría todos los días de cualquier mes. Prueba con estas ideas o algunas de las tuyas para bendecir a los que te rodeen. (Si el mes actual tiene menos de 31 días, trata de hacer dos cosas de la lista en algunos días.)

  1. ¡Sonríe!
  2. Cuéntale a un miembro de la familia por qué lo quieres.
  3. Aprende más sobre alguien a quien no conozcas muy bien.
  4. Da un elogio sincero.
  5. Visita a una persona que pueda estar sola. Siena G., 13 años, de Utah, EE. UU., dice: “Una de las maneras de sembrar gozo es cuando visitamos al enfermo, a los que están solos y a los ancianos. Si la gente que conoce mi mamá está en el hospital, en una residencia de ancianos o un centro de rehabilitación, vamos a visitarlos. A esas personas les encanta ver las caras sonrientes de la juventud”.
  6. Ve a almorzar con alguien que necesita un amigo.
  7. Comparte tu testimonio.
  8. Entrega un regalo a un vecino.
  9. Tiende una mano a un miembro del barrio. El élder M. Russell Ballard, del Quórum de los Doce Apóstoles, ha dicho: “Nuestros barrios y nuestras ramas deben ser un lugar donde la regla de oro siempre guíe nuestras palabras y nuestras acciones hacia los demás. Al tratar a los demás con amabilidad, brindando palabras de apoyo y aliento, y al ser sensibles a las necesidades unos de otros, podemos contribuir a crear una compasiva unidad entre los miembros del barrio” (“Encontrar gozo al servir con amor”, Liahona, mayo de 2011, pág. 46).
  10. Expresa gratitud a un miembro de la familia.
  11. Ora por alguien.
  12. Anima a alguien a hacer algo bueno.
  13. “Cada mañana, en sus oraciones, pidan al Padre Celestial que los guíe a reconocer una oportunidad para servir a uno de Sus preciados hijos” (M. Russell Ballard, “Estar anhelosamente consagrados”, Liahona, noviembre de 2012, pág. 29).
  14. Sé amable con alguien que esté solo.
  15. Comparte una Escritura con un amigo.
  16. Ayuda a alguien a hacer algo que no pueda hacer solo. Brendon P., 17 años, de Wyoming, EE. UU., pasa a buscar a Kenly para ir a seminario cada mañana. Kenly, que padece de síndrome de Down, no tiene su licencia de conducir, por eso no puede ir por sí misma.
  17. Envía un mensaje de texto a un amigo y comparte lo que te gusta de él o ella.
  18. Enséñale a alguien acerca de historia familiar.
  19. Ten en cuenta cómo otras personas necesitarían de tu ayuda y actúa de acuerdo con las impresiones del Espíritu para servir. “Muchas veces, todo lo que se requiere son pequeños actos de servicio para elevar y bendecir a los demás… Si somos observadores y nos mantenemos informados, y si actuamos de acuerdo con la inspiración que recibimos, podemos hacer mucho bien” (Thomas S. Monson, “Tres metas para guiarte”, Liahona, noviembre de 2007, pág. 120).
  20. Comparte un mensaje espiritual a través de los medios de comunicación social.
  21. Llama a un amigo o un miembro de la familia para saludarlo.
  22. Comunícate con alguien de “corazón a corazón” para que puedas comprender y ayudar a satisfacer sus necesidades. El presidente Thomas S. Monson ha dicho: “Muchas veces convivimos juntos, pero no nos comunicamos de corazón a corazón. Hay personas dentro del ámbito de nuestra influencia que, con manos extendidas, exclaman: ‘¿No hay bálsamo en Galaad?’ (Jeremías 8:22). Nosotros somos las manos del Señor aquí sobre la tierra, con el mandato de prestar servicio y edificar a Sus hijos. Él depende de cada uno de nosotros” (“¿Qué he hecho hoy por alguien?”, Liahona, noviembre de 2009, pág. 86).
  23. “Canta con amor” (“Siembra gozo”, Himno, Nº 150).
  24. Haz un quehacer extra en la casa.
  25. Escribe una nota. Lucy T., 15 años, de Utah, EE. UU., dice: “En mi clase de las Mujeres Jóvenes nos invitaron a escribirle una nota a una de las viudas de nuestro barrio. Decidí dejar la nota en la casa de la viuda que estaba de camino a mi clase de piano. A la mujer le gustó tanto, que decidí darle una nota cada semana. También empecé a visitarla. Me cuenta relatos inspiradores y graciosos y me envía tarjetas todos los días festivos. He hecho una nueva amiga genial”.
  26. Preséntate a una persona nueva en la escuela o en una actividad.
  27. Pregúntale a alguien acerca de su familia para demostrarle que te preocupas y que deseas conocerlo.
  28. “La próxima vez que se sientan tentados a quejarse, más bien intenten reírse” (Joseph B. Wirthlin, “Venga lo que venga, disfrútalo”, Liahona, noviembre de 2008, pág. 26).
  29. Ofrécete para ayudar a alguien con una tarea difícil.
  30. Pregúntale a un amigo cómo está y escucha con atención lo que tiene que decir.
  31. Felicita a alguien por su éxito.

¿Has probado algunas de estas ideas? Haz clic en Comparte tu experiencia a continuación para contar lo que sucedió. También puedes publicar tus propias ideas sobre la manera de esparcir alegría.

Este artículo apareció originalmente en la edición de febrero de 2014 de la revista New Era.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes