cerrar
Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

La perspectiva patriarcal

Richard M. Romney Revista de la Iglesia

Pedimos a cuatro patriarcas que contestaran preguntas en cuanto a las bendiciones patriarcales. A continuación se encuentran algunos de sus comentarios.

A veces pasar por la vida puede parecer difícil. Hay muchos acontecimientos importantes que se aproximan en los próximos años: prepararte para el templo, compartir el Evangelio, escoger una escuela y una profesión. ¡Y solo eres un adolescente! ¿No sería genial si, como Lehi, pudieras encontrar una Liahona afuera de tu puerta; un instrumento que garantizara mantenerte en el camino correcto si tan solo le prestaras atención?

Tu propia liahona

En realidad ya tienes muchas fuentes de guía en tu vida: la oración, las Escrituras, el consejo de tus padres y líderes, las impresiones del Espíritu Santo, la conferencia general, y la lista sigue; pero aquí tienes otra fuente que añadir a tu lista: una liahona personal que se conoce como tu bendición patriarcal. Es una revelación personal para ti, acerca de ti, de parte de tu Padre Celestial que te ha conocido desde, bueno, siempre.

Piensa en tu bendición patriarcal como un tipo de GPS espiritual, pero mejor. No solo te permite saber quién eres y dónde estás; también te puede ayudar a entender por qué estás aquí y hacia dónde te deberías dirigir.

Pedimos a cuatro patriarcas que contestaran preguntas en cuanto a las bendiciones patriarcales. A continuación se encuentran algunos de sus comentarios.

La perspectiva patriarcal

1. ¿Por qué es importante recibir una bendición patriarcal?

“Al asistir a reuniones, clases y Seminario, se nos enseñan doctrinas, principios y expectativas que son comunes para todos los miembros de la Iglesia. Pero cuando recibimos una bendición patriarcal, no es algo general para todos, es algo específico para esa persona. No tiene que ver con lo que debemos hacer, sino con lo que uno puede hacer, bendecido por los atributos o dones de origen divino. Una bendición patriarcal es evidencia tangible de que tienes una relación personal única con un Padre Celestial que te ama y que desea que regreses a Su presencia”.

—Clayne A. Steed, Estaca Raymond, Alberta, Canadá

2. ¿Cómo sé si es el momento adecuado para recibirla?

“Hace poco conocí a una jovencita. Ella describió que había estado pensando durante un tiempo en reunirse con su obispo [para hablar sobre una recomendación para la bendición patriarcal]. Había hablado de su deseo con sus padres y había ayunado y orado para saber cuándo estaría preparada. Ella me dijo que cuando habíamos comenzado a tratar el asunto, todavía estaba un poco nerviosa y se preguntaba si estaría preparada, pero dijo que recientemente había sentido paz al pensar en nuestra cita. Le dije: ‘Esa es tu respuesta. El Espíritu ha traído esa paz a tu corazón’”.

—Keith L. Stapleton, Estaca Cartersville, Georgia, EE. UU.

3. ¿Cómo puedo prepararme para recibirla?

“El Salvador proporciona el ejemplo perfecto de preparación. Empieza con las cosas que Él nos enseñó: primero, la oración y el ayuno (véase Mateo 14:23); segundo, estudiar las Escrituras nos prepara para recibir y entender la revelación personal”.

—Emile E. Bailly, Estaca París Sur, Francia

4. ¿Por qué es importante saber cuál es tu linaje?

“Te ayuda a comprender que los relatos de la Biblia no son tan solo relatos en cuanto a ciertas personas y de donde ellos vivían. Su historia pasa a ser parte de la historia de todo el mundo, de personas que vivieron y que aún viven. Podemos comprender mejor su función y la nuestra al conocer nuestro linaje. El Señor quiere que Su pueblo sepa quiénes son”.

—Vyacheslav A. Protopopov, Estaca Moscú, Rusia

5. ¿Está bien si comparto mi bendición con otras personas o si comparo mi bendición con la de ellas?

“Las bendiciones patriarcales son sagradas y personales. La puedes compartir con tus familiares más cercanos, pero no se deben compartir con otras personas o ser interpretadas por los demás. Puede que haya un momento en tu vida en el que, al hablar con alguien, un pensamiento o una frase de tu bendición te venga a la mente. Puede que sea apropiado compartirla, no de manera presuntuosa u orgullosa, sino como un mensaje que ofrece esperanza y aliento”.

—Hermano Stapleton

6. ¿Cómo ayuda a los patriarcas la inspiración?

“Recuerdo la primera vez que ofrecí una bendición patriarcal. Por supuesto, había meditado, estudiado y me había preparado espiritualmente. Estaba nervioso, pero cuando llegó el momento, el Espíritu llenó la habitación y eliminó cualquier miedo o restricción. El Espíritu me ayudó a escuchar las palabras que llegaban a mi corazón”.

—Hermano Protopopov

Comparte tu experiencia

¿Qué te ha ayudado a prepararte para la bendición patriarcal? Comparte tu experiencia a continuación.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes

Instrucciones para contar tus experiencias