Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

¿Verdadero o falso?

David A. Edwards Church Magazines

A veces resulta difícil discernir la verdad del error, pero nuestro Padre Celestial nos ha dado dones poderosos para ayudarnos a distinguir entre la verdad de Dios y las mentiras de Satanás.

Si alguna vez has hecho un examen con preguntas de verdadero o falso, sabes que a veces cuesta trabajo detectar una falsedad. Del mismo modo, en las grandes preguntas sobre la fe, las creencias o la vida cotidiana, si bien es extremadamente importante ser capaz de discernir entre lo que es verdad y lo que no lo es, no siempre es fácil.

Sin embargo, no debemos temer como quienes van a tomar un examen sin haberse preparado. Nuestro Padre Celestial nos ha bendecido con muchos dones para ayudarnos a reconocer Sus verdades y las mentiras del adversario.

Diferentes tipos de falsedades

Primero, a modo de ejemplo, anímate a contestar este pequeño examen de verdadero o falso:

  1. La luna es verde. ¿Verdadero o falso?
  2. Neil Armstrong, el astronauta del Apollo 12, que fue la primera persona que caminó sobre la Luna, dijo que aquel momento era un “paso gigantesco para la humanidad”. ¿Verdadero o falso?
  3. El programa de la Agencia Espacial Estadounidense (NASA, por sus siglas en inglés) no pudo ir a Marte en 1969, por lo que tuvieron que ir a la luna. ¿Verdadero o falso?
  4. Los vientos solares, la radiación, los rayos cósmicos y otros obstáculos habrían imposibilitado los alunizajes tripulados; además, las fotografías parecían alteradas y los relatos de los testigos discrepaban en ciertos detalles, así que el gobierno estadounidense debió de haber manipulado todo aquello. ¿Verdadero o falso?

La respuesta a cada pregunta es Falso, y se trata de preguntas que representan algunos de los tipos básicos de falsedades que posiblemente encontrarás.

La pregunta 1 es una simple mentira, un error descarado. La pregunta 2 es una verdad a medias, lo cual resulta complicado, ya que consiste en acompañar una o varias verdades con una falsedad (se trataba del Apollo 11, no del Apollo 12. ¡Caíste en la trampa!). La pregunta 3 contiene una falsa dicotomía, una situación donde sólo se presentan dos opciones que en realidad no son las únicas opciones posibles (por ejemplo, la NASA podría haber decidido no ir a ninguna parte). La pregunta 4 es un argumento “lógico” que se mantiene sobre pruebas que suenan razonables, pero a menudo defectuosas, a fin de guiarnos a una conclusión específica errónea.

Mentiras modernas

En lo que se refiere a las cosas que influyen en tus pensamientos, creencias, decisiones y conductas —las cosas que tienen consecuencias potencialmente eternas— merece la pena fijarse en diferentes tipos de falsedades, puesto que Satanás, “el padre de las mentiras” (2 Nefi 9:9), empleará cualquier método posible para engañarnos. Los siguientes son algunos ejemplos de cómo lo hace en la actualidad, así como ejemplos de cómo podemos responder con la verdad.

Simple mentira

Idea falsa: La pornografía es normal y no hace daño a nadie.

A qué conduce (gran mentira): Adelante, ve pornografía.

La verdad: La pornografía distorsiona nuestra visión de la sexualidad, puede ser adictiva, nos daña en extremo espiritualmente y puede destruir las relaciones personales.

Verdad a medias

Idea falsa: Cada persona es única y puede vivir como decida, así que tus sentimientos y la manera de expresarte tú mismo son los aspectos más importantes de tu vida.

A qué conduce (gran mentira): No debieras permitir que Dios ni la Iglesia te digan cómo vivir, de modo que, adelante, haz lo que quieras si eso te hace sentir bien.

La verdad: Cada uno de nosotros es un hijo excepcional de nuestro Padre Celestial, quien desea que demos lo mejor de nosotros mismos y que lleguemos a ser como Él. La obediencia a Sus mandamientos nos permite ganar el gozo máximo.

Falsa dicotomía (sólo dos opciones)

Idea falsa: La Iglesia predica en contra de ciertos estilos de vida, por lo tanto, es intolerante y desprecia a las personas. No es inclusiva ni amorosa.

A qué conduce (gran mentira): Dado que la Iglesia es intolerante y llena de odio, merece que se la critique, ridiculice y condene, así que deberías dejar de asociarte con ella.

La verdad: No aceptar el estilo de vida de otras personas no equivale a odio ni intolerancia. Podemos mostrar compasión, respeto y bondad por todos —incluso las personas cuyos estilos de vida son contrarios a las leyes de Dios— a la vez que nos mantenemos fieles a Dios y a Sus mandamientos.

Argumento “lógico”

Idea falsa: Las pruebas científicas actuales refutan algunas cosas del Libro de Mormón, y los relatos de cómo se tradujo son incompatibles, así que José Smith debe haberlo inventado todo o copiado de algún lugar.

A qué conduce (gran mentira): El Libro de Mormón no es verdadero y José Smith no fue un profeta, así que deja de relacionarte con la Iglesia.

La verdad: La ciencia confirma muchas cosas que figuran en el Libro de Mormón y las “pruebas” en su contra son erróneas; pero la evidencia más importante del libro es el testimonio del Espíritu diciéndote que es verdadero y que José Smith fue un profeta verdadero.

Cómo saber la verdad

Entonces, ¿de dónde procede una perspectiva más completa de la verdad? ¿Cómo nos es posible discernir las falsedades? Los siguientes son algunos de los dones poderosos que nuestro Padre Celestial nos ha dado para distinguir la verdad del error.

  • La luz de Cristo. “La luz de Cristo… induce a todos los seres racionales de la tierra a discernir la verdad del error, lo correcto de lo incorrecto. Activa la conciencia”1.
  • El Espíritu Santo. “…el Espíritu de verdad… os guiará a toda la verdad” (Juan 16:13).
  • Escrituras. “Dios se vale de las Escrituras para desenmascarar las ideas erróneas, las tradiciones falsas y el pecado con sus devastadores efectos”2. El Libro de Mormón es particularmente importante en este sentido porque “expone a los enemigos de Cristo. Confunde las falsas doctrinas y anula la contención (véase 2 Nefi 3:12)”3.
  • Profetas modernos. “La responsabilidad [de un] profeta consiste en dar a conocer a la humanidad la voluntad y la verdadera naturaleza de Dios… [Un] profeta denuncia el pecado y predice sus consecuencias”4.
  • Formación académica. “Un santo… trata de aprender tanto por medio del estudio como por la fe. La educación… [le permite] discernir entre la verdad y el error, particularmente por medio del estudio de las Escrituras (véase D. y C. 88:118)”5.

Aun cuando no siempre resulte fácil responder verdadero o falso al enfrentarnos a todas las diversas ideas que existen, los dones que te ha dado tu Padre Celestial pueden ayudarte a pasar el examen.

Participa en la conversación

Cosas para meditar el domingo

  • ¿Cómo te ha ayudado tu Padre Celestial a reconocer la verdad?
  • ¿Cómo puedes combatir el error?
  • ¿Cómo puedes alentar a otras personas a hallar la verdad?

Lo que podrías hacer

  • Cuando estés en la Iglesia, habla sobre cómo llegaste a creer que el Evangelio restaurado es verdadero.
  • En las redes sociales, da a conocer una verdad y cómo la sabes.

Este artículo apareció originalmente en el ejemplar de la revista Liahona de abril de 2014.

Notas

  1. Richard G. Scott, “Paz de conciencia y paz mental”, Liahona, noviembre de 2004, pág. 15.
  2. D. Todd Christofferson, “La bendición de las Escrituras”, Liahona, mayo de 2010, págs. 32–35.
  3. Véase Ezra Taft Benson (1899–1994), “El Libro de Mormón es la palabra de Dios”, Liahona, agosto de 1975, pág. 41.
  4. Guía para el Estudio de las Escrituras, “Profeta”.
  5. Véase Russell M. Nelson, “Porque así se llamará mi iglesia”, Liahona, julio de 1990, pág. 19.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes