Skip main navigation
Menú de los Jóvenes

¡Por qué ser papá es genial!

Chris Deaver

Una de las aventuras más grandes de tu vida será tu función y llamamiento como padre.

Cuando yo era más joven, me encantaba pasar tiempo con mi papá. Él siempre sabía cuáles eran los mejores juegos, los mejores relatos para contar por la noche y los deportes más interesantes para probar. Era como si él hubiera nacido para ser un buen padre.

Pero rápidamente me di cuenta de que me había estado preparando toda mi vida para ser padre.

Avancemos en el relato de mi vida, cuando me casé con mi querida esposa, Julia, e incluso aún más, el momento en que nació nuestro primer hijo, Daniel. Sentía emociones muy profundas. Me sentía feliz, atónito, asombrado y un poco asustado. Me sentí totalmente inadecuado para ser padre y tener la responsabilidad de enseñar y ser un ejemplo para mi hijo. Pero rápidamente me di cuenta de que me había estado preparando toda mi vida para ser padre. Cuando tuve a mi hijo en los brazos por primera vez y lo miré a la cara sentí que el Espíritu me tocó el corazón, y me di cuenta de que yo estaba listo para tratar de ser un gran padre, al igual que mi propio padre lo era para mí.

Cuando Daniel era muy joven, él ya tenía un gran sentido del humor. Aprendió a contar chistes muy graciosos que nos hacían reír a mi esposa y a mí. También solía decir cosas que nos inspiraban. Poco después de haber escuchado al presidente Thomas S. Monson anunciar el cambio en los requisitos de la edad para los hombres y las mujeres jóvenes que se preparaban para servir en misiones, mientras nos encontrábamos manejando en el auto, Daniel anunció que él comenzaría a prepararse en ese momento, a la edad de seis años, para tener doce años de preparación. Luego dijo con una sonrisa: “Papá, ¿puedo cambiar la canción de ‘Espero ser llamado a una misión’ a ‘Voy a ir a la misión’?”. Fue genial.

Ilustración de un padre jugando con sus hijos

Tres años después del nacimiento de Daniel, le siguió su hermano, Austin. Para mí, como padre, ha sido maravilloso ver a los dos chicos llegar a ser mejores amigos. Y Austin ha sido igual de divertido que Daniel a su propia manera. A él le gusta construir y destruir torres de bloques, y una de sus actividades favoritas es luchar conmigo intrépidamente como si yo no tuviera ninguna defensa contra sus poderes de cuatro años. Por supuesto, yo me dejo ganar, así que supongo que eso refuerza su idea. Pero es muy divertido. Sé que será un gran luchador, pero lo que más quiero es que luche “contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo” y “contra las fuerzas espirituales de maldad” como lo dice una Escritura (Efesios 6:12). Y espero que yo le esté ayudando a prepararse para eso.

A cualquier joven que aún lo esté pensando, le diré: Has nacido para ser un gran padre.

Recientemente tuvimos nuestro tercer hijo, una bebé llamada Faith. Durante el parto, mi esposa tuvo algunas complicaciones y teníamos miedo por nuestro bebé. Le di una bendición a Julia. Luego me pidió que cantara con ella. El Espíritu nos trajo paz a los dos. Pronto, la pequeña Faith llegó segura al mundo. Fue un milagro, y ella sin duda estuvo a la altura de su nombre (el cual significa fe en inglés). La sonrisa de Faith ilumina mi vida. No puedo expresar con palabras cuánto significa ella para mí.

A cualquier joven que aún lo esté pensando, le diré: Has nacido para ser un gran padre. Puede que el mundo no esté de acuerdo, pero ser padre es lo mejor. Algún día, te darás cuenta de que tus hijos también te inspirarán y que ser padre es la aventura más grande de tu vida. Sí, es un deber y algo que tienes que tomar en serio, pero ser padre es diferente de cualquier otra cosa.

Comparte tu experiencia

¿Cómo ha influido tu padre en tu vida? Haz clic en Comparte tu experiencia a continuación.

Este artículo apareció originalmente en la edición de agosto de 2014 de la revista New Era.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes