Menú de los Jóvenes

No puedes proscribir lo que hay en mi corazón

Blossom Larynoh The author lives in California, USA

Blossom era una mujer joven en Ghana, cuando el gobierno prohibió las reuniones de la Iglesia SUD.

Cuando la Iglesia llegó a la República de Ghana en 1978, el gobierno no comprendía en absoluto ni a la Iglesia ni sus costumbres. Esto condujo a muchos rumores. A medida que la Iglesia progresó durante los diez años siguientes, así también aumentaron los rumores. Recuerdo que las personas decían que Estados Unidos enviaba hombres a espiar a nuestro gobierno. Aquello, junto con toda la literatura antimormona que estaba en circulación, hizo que el gobierno se volviera muy desconfiado.

La proscripción en Ghana

El 14 de junio de 1989, el gobierno de la República de Ghana prohibió La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Se clausuraron todos los edificios de la Iglesia, pero se permitió a los 6000 miembros celebrar servicios religiosos en sus casas. El 29 de noviembre de 1990, el gobierno levantó la proscripción y permitió que la Iglesia reanudara todas sus actividades. Hoy en día, en Ghana hay más de 72 000 miembros, un centro de capacitación misional y un templo.

La proscripción

El 14 de junio de 1989, el gobierno clausuró los edificios de la Iglesia, envió a los misioneros a casa y declaró ilegal toda actividad oficial de la Iglesia. Nosotros denominamos aquella época “la proscripción”. No obstante, al ser una joven de 18 años de edad, todo lo que sabía era que un día se anunció que ya no podíamos asistir a la Iglesia. Incluso llegaron a desplegar soldados para custodiar los edificios a fin de asegurarse de que no entráramos.

Dado que ya no podíamos reunirnos en nuestras capillas, obtuvimos permiso de los líderes de la Iglesia para celebrar reuniones sacramentales en nuestras casas. Si no había un poseedor del sacerdocio en tu casa, se te instaba a ir a alguna casa donde hubiese uno. Fue una época de confusión, pero también fue muy especial. Compartimos nuestros testimonios y aquello nos acercó más el uno al otro.

¿Cómo puedes considerarte mormona?

Durante una época de la proscripción tuve que dejar mi casa para mudarme a una escuela de internado. Al llegar allí, uno de los maestros se enteró de que yo era Santo de los Últimos Días. El maestro me discriminaba y me hablaba de forma negativa sobre la Iglesia; tenía muchas palabras crueles que decir. Con frecuencia, me preguntaba a mí misma: “¿Por qué me mortifica y dice esas cosas? Creo en las enseñanzas del Evangelio, pero sigo siendo una persona”.

Cierto día, me preguntó cómo podía seguir considerándome mormona. ¿Es que ignoraba la proscripción, acaso? Ahora bien, en nuestra cultura, los jóvenes no contestamos a las personas adultas. De modo que, el hecho de que fuera el maestro, significaba que no podía desafiarlo; sin embargo, en aquel momento, entendí que en verdad tenía un testimonio. Ignoro de qué manera salieron aquellas palabras de mi boca, pero el Espíritu acudió a mí, y me puse de pie y dije: “La Iglesia está en mi corazón; y nadie puede proscribir lo que hay en mi corazón”.

Después de eso, me dejó en paz.

En noviembre de 1990, el gobierno puso fin a la proscripción y declaró que nuestros miembros de la Iglesia tenían la libertad de adorar de nuevo. No teníamos receptores de radio ni televisores en el campus de la escuela, así que yo me enteré porque aquel maestro lo supo y de inmediato envió a alguien a buscarme. Al verme, el maestro me dijo: “¡Se ha levantado el veto sobre tu Iglesia! Puedes asistir a la Iglesia de nuevo”; él estaba alegre por mí.

No pueden proscribir lo que hay en tu corazón

Quienes permanecieron en la Iglesia y adoraron juntos durante la proscripción forjaron lazos más fuertes. Llegaron a ser verdaderos hermanos y hermanas. Incluso ahora, que todos hemos partido hacia diferentes lugares, cuando algo le sucede a alguien, nos enteramos todos. Nos sentimos como si fuéramos pioneros.

Me gusta decirles a las personas que si sabes que tus creencias son verdaderas y si tienes un testimonio de ellas, puedes tener pruebas pero tu fe no tiene por qué tambalearse. Cuando sabes que algo es verdadero y crees en ello, nadie puede quitártelo. No pueden proscribir lo que hay en tu corazón.

Comparte tu experiencia

¿Cuándo fue un momento en tu vida en el que defendiste lo correcto de tu corazón, aun cuando era difícil? Comparte tu experiencia a continuación.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes

Comparte tu experiencia