Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Tienes la autoridad

Paul VanDenBerghe Church Magazines

En un mundo de normas morales en decadencia puedes seguir estándares más elevados y ser una autoridad moral.

Imagina que te diviertes nadando en el mar. Todo parece estar bien y eres un nadador lo suficientemente bueno como para mantenerte a flote. Además, puedes ver que la orilla está cerca. Pero, ¿qué sucede si el nivel del mar está descendiendo? Sin que importe el esfuerzo que hagas por nadar no tienes más remedio que bajar con el nivel del agua, incluso si estás sentado en una balsa salvavidas. Pero si estás sobre terreno firme, te mantendrás con la cabeza erguida no importa cuánto descienda el agua.

En el mundo que nos rodea todas las normas morales se están degradando. El nivel de aceptación del bien y el mal de la sociedad se está hundiendo. Podrás estar de pie en el terreno firme que proporciona el evangelio de Jesucristo a medida que incrementes tu autoridad moral, tu capacidad para dominarte a ti mismo e influir positivamente en los demás.

“Protejan y cultiven la fuerza moral que llevan en su interior. Asegúrense, en particular, de que su lenguaje sea limpio, no soez; que su modo de vestir refleje la modestia, no la vanidad; que su conducta manifieste la pureza, no la promiscuidad.” —Élder D. Todd Christofferson

En la Conferencia General de octubre de 2013, el élder D. Todd Christofferson, del Quórum de los Doce Apóstoles, se refirió a una mujer a la que conoció en México. Su fe en Dios y la forma en que vivía la habían facultado con una habilidad natural para influir en otras personas. Dijo: “Esta hermosa mujer irradiaba una autoridad moral, nacida de su bondad, que influía para bien en todas las personas que la rodeaban” (“La fuerza moral de la mujer”, Liahona, noviembre de 2013, pág. 29).

Al hablar en particular a las Mujeres Jóvenes y a los Hombres Jóvenes, el élder Christofferson suplicó que “protejan y cultiven la fuerza moral” que llevan en su interior y dijo que tienen el deber de “defender la verdad y la rectitud” (Liahona, noviembre de 2013, págs. 31–32).

Cómo llegar a ser una autoridad moral

Tienes el poder de ser una influencia para bien. Tu autoridad moral vendrá de lo que hagas y digas. El élder Christofferson enseñó: “Asegúrense, en particular, de que su lenguaje sea limpio, no soez; que su modo de vestir refleje la modestia, no la vanidad; que su conducta manifieste la pureza, no la promiscuidad. No pueden elevar a los demás a la virtud por un lado si por el otro viven de forma inmoral” (Liahona, noviembre de 2013, pág. 31).

¿Qué puedes hacer para desarrollar y proteger tu propia autoridad moral y la de los demás?

Hombres Jóvenes

Por ti mismo

  • Participa en Mi Deber a Dios.
  • Empieza ahora a prepararte para servir en una misión de tiempo completo.
  • Prepárate para llegar a ser un esposo y un padre que pueda presidir, proteger y mantener a una familia.
  • Respétate a ti mismo vistiendo y actuando siempre de manera apropiada.
  • Recuerda que los demás son hijos e hijas de Dios.
  • Mantén tu mente limpia evitando la pornografía.
  • Fortalece tu espiritualidad por medio de la oración y del estudio de las Escrituras.
  • Haz la promesa de mantenerte sexualmente puro.
  • Considérate un hijo de Dios.

Los demás

  • No te avergüences porque quienes te rodean sepan que esperas llegar a ser esposo y padre.
  • Usa siempre un lenguaje que sea limpio y edificante.
  • Sé un ejemplo por cómo tratas a los demás.
  • No cuentes chistes o relatos soeces.
  • Apoya la modestia saliendo con jovencitas que vistan y se comporten con modestia.
  • Sugiere una película decente al elegir lo que vas a ver con tus amigos.
  • Elogia a las jovencitas que visten ropa modesta.

Mujeres Jóvenes

Por ti misma

  • Participa en el programa del Progreso Personal
  • Prepárate para ser una esposa y madre que pueda cuidar y enseñar a sus hijos.
  • Respétate a ti misma vistiendo y actuando siempre de manera apropiada.
  • Recuerda que los demás son hijos e hijas de Dios.
  • Mantén tu mente limpia evitando la pornografía.
  • Fortalece tu espiritualidad por medio de la oración y el estudio de las Escrituras.
  • Haz la promesa de mantenerte sexualmente pura.
  • Considérate una hija de Dios.

Los demás

  • No te avergüences porque quienes te rodean sepan que esperas llegar a ser esposa y madre.
  • En la escuela presta más atención a los jóvenes que se visten y actúan con modestia y muestran respeto por las jovencitas.
  • Escucha música inspiradora cuando estés con amigos.
  • Viste ropa que sea modesta en lugar de aquella que sólo hace que uses tu cuerpo para llamar la atención.
  • Elogia a los demás cuando se vistan con ropa modesta.

Éstas son ideas de algunos jóvenes de Madison, Wisconsin, acerca de las normas

“El objetivo de la vestimenta inmodesta es llamar la atención y transmite el mensaje de que sólo te preocupas de tu apariencia externa.”

“Quienes te rodean influyen en la opinión que los demás puedan tener de ti.”

“Cuando mi amigo lleva puesto algo que me gusta, se lo hago saber.”

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes