Saltar navegador principal

El albedrío y la responsabilidad

Encuentra respuestas a preguntas sobre las normas de la Iglesia. Elige un tema de arriba para ver más.

  • ¿Por qué permite el Padre Celestial que Satanás nos tiente?

    “La creciente influencia de Satanás en el mundo se permite para proporcionar un ambiente en el cual ser probados. A pesar de causar gran confusión en la actualidad, el destino final de Satanás fue determinado por Jesucristo mediante Su expiación y la resurrección. El diablo no triunfará, incluso ahora debe actuar dentro de los límites que ha impuesto el Señor” (Richard G. Scott, “El poder transformador de la fe y del carácter”, Liahona, noviembre de 2010, pág. 46).

    Cerrar
  • En ocasiones oímos a la gente decir: “No es mi culpa” o “No tuve más remedio”. ¿Cómo se relaciona eso con el principio del albedrío?

    “Tú eres responsable de las elecciones que hagas; no debes culpar a tus circunstancias, a tu familia ni a tus amistades si eliges desobedecer los mandamientos de Dios. Eres un hijo o una hija de Dios que posee gran fortaleza; tienes la habilidad para elegir la rectitud y la felicidad, no importa cuáles sean tus circunstancias” (Para la fortaleza de la juventud, pág. 4).

    Cerrar
  • ¿Qué tuvo que ver el albedrío con la guerra en los cielos?

    “Tenías el poder para elegir aun antes de nacer. En el Concilio de los Cielos preterrenal, nuestro Padre Celestial presentó Su plan, el cual incluía el principio del albedrío. Lucifer se rebeló y ‘pretendió destruir el albedrío del hombre’ (Moisés 4:3). Como consecuencia de ello, a Lucifer y a todos los que le siguieron se les negó el privilegio de recibir un cuerpo mortal. Tu presencia aquí en la tierra confirma que ejerciste tu albedrío para seguir el plan de nuestro Padre Celestial” (Leales a la Fe, pág. 16).

    Cerrar
  • ¿Cuáles son las consecuencias de cómo utilizo mi albedrío?

    El uso que hagas de este don [del albedrío] determinará tu felicidad o infelicidad en esta vida y en la vida venidera. Eres libre de escoger y de actuar, pero no eres libre de escoger las consecuencias de tus hechos; dichas consecuencias quizás no sean inmediatas, pero siempre ocurrirán. Si se escoge el bien y la rectitud, el resultado será la felicidad, la paz y la vida eterna, mientras que si se escoge el pecado y la maldad, con el tiempo se recibirán dolor e infelicidad” (Leales a la Fe, 16).

    Cerrar
  • ¿Qué es el albedrío?

    El albedrío es “la capacidad para escoger y actuar por ti mismo(a)” (Leales a la Fe, pág. 15). El élder Robert D. Hales dijo: “Nosotros enseñamos que el albedrí­o es la facultad y el privilegio que Dios nos da para escoger y ‘actuar por [nosotros] mismos y no para que se actúe sobre [nosotros]’ (2 Nefi 2:26). El albedrí­o es actuar con responsabilidad y dar cuenta de nuestras acciones” (“El albedrí­o: Esencial para el plan de la vida ”, conferencia general de octubre de 2010).

    Cerrar
  • Además de escoger entre lo correcto y lo incorrecto, ¿de qué otra forma el albedrío se aplica a mi vida?

    Tienes... la responsabilidad de desarrollar las aptitudes y los talentos que nuestro Padre Celestial te ha dado; eres responsable ante Él en cuanto a lo que hagas con tus aptitudes y la forma en que utilices tu tiempo. No desperdicies tu tiempo; ten la disposición de trabajar duramente; elige hacer muchas cosas buenas de tu propia voluntad” (Para la fortaleza de la juventud, págs. 5).

    Cerrar
  • ¿Cómo puedo convencer a mis amigos de que nuestras normas en realidad nos liberan y no son una carga?

    “Los mandamientos no son una carga ni una restricción, el Señor nos ha dado cada uno de ellos para nuestro desarrollo, progreso y crecimiento. El profeta José Smith enseñó lo siguiente: ‘Dios ha proyectado nuestra felicidad. … Él jamás… instituirá ordenanza o dará mandamiento alguno a Su pueblo que en su naturaleza no tenga por objeto adelantar esa felicidad que Él ha proyectado’ ((Enseñanzas del Profeta José’ Smith, pág. 313).” (véase Robert D. Hales, “‘Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos’”, Liahona, julio de 1996, págs. 38–39).

    Cerrar
  • ¿Por qué el albedrío es importante?

    “El albedrío es esencial en el Plan de Salvación, puesto que sin él no podrías aprender, ni progresar, ni seguir al Salvador. Con él, eres libre ‘para escoger la libertad y la vida eterna, por medio del gran Mediador de todos los hombres, o escoger la cautividad y la muerte, según la cautividad y el poder del diablo’” (2 Nefi 2:27) (Leales a la Fe, pág. 15).

    Cerrar