Saltar navegador principal

La familia

Encuentra respuestas a preguntas sobre las normas de la Iglesia. Elige un tema de arriba para ver más.

  • ¿Por qué debo tomar parte en la oración familiar?

    “Por medio de la oración familiar regular, tú y los miembros de tu familia se acercarán más a Dios, así como los unos a los otros. . . . y todos estarán mejor preparados para servir a los demás y para mantenerse firmes ante la tentación. Tu hogar será un lugar de fortaleza espiritual, un refugio de las influencias inicuas del mundo” (Leales a la Fe, pág. 133).

    Cerrar
  • ¿Por qué la Iglesia se centra tanto en las familias?

    “La familia es la unidad fundamental de la Iglesia y el hogar es el lugar más importante para aprender el Evangelio. No hay ninguna otra organización que pueda tomar el lugar de la familia. Aun cuando la Iglesia siga creciendo, su propósito siempre será apoyar y fortalecer a las familias y a las personas en forma individual en sus esfuerzos por vivir el Evangelio” (Leales a la Fe, pág. 6).

    Leer más… Cerrar
  • Discuto con mis padres todo el tiempo. Los amo, pero no logramos congeniar. ¿Qué puedo hacer?

    “Exhorto a los hijos a ser pacientes con sus padres”, dijo el élder Joseph B. Wirthlin. “Aunque parezcan anticuados en asuntos vitales como las salidas con jóvenes del sexo opuesto, la moda, la música moderna y el uso de los autos de la familia, escúchenlos igualmente. Ellos tienen la experiencia que les falta a ustedes. Muy pocos, si es que hay alguno, de los problemas y tentaciones que enfrenten son nuevos para ellos. Si creen que ellos no saben nada sobre los asuntos cruciales que he mencionado, observen bien sus anuarios de la escuela secundaria y de la universidad. Lo más importante es que ellos los quieren y harían cualquier cosa por ayudarlos a ser realmente felices” (“La paciencia, clave de la felicidad”, Liahona, julio de 1987).

    Recuerda estas palabras del presidente Gordon B. Hinckley: “Son valiosos para sus padres. Puede que no piensen así cuando a veces descuidan lo que ustedes piensan de su padre y de su madre. Todas las esperanzas y los sueños de ellos descansan en ustedes. Ellos oran por ustedes, se preocupan por ustedes, piensan en ustedes y les aman. Sean buenos con sus padres; trátenlos con amor, respeto y amabilidad. No les hará daño alguno decirles de vez en cuando que les aman” (“Pensamientos inspiradores”, Liahona, agosto de 2000, pág. 4).

    Cerrar
  • Siento como si fuera la única persona de mi barrio que no tiene una familia perfecta. ¿Qué puedo hacer?

    El élder Marion D. Hanks dijo: “Sin duda, a todos les gustaría formar parte de una familia perfecta y vivir en perfecta armonía en un hogar perfecto”, dijo el élder Marion D. Hanks. “sin embargo, nadie lo es, ni hace todo perfectamente, ya que ninguno de nosotros es perfecto aún” (“Fitting into Your Family,” New Era, junio de 1991, pág. 4).

    El élder Hanks, cuyo padre murió cuando el élder Hanks era joven, creció en un hogar monoparental. Él aprendió a vivir con los desafíos de un hogar no tradicional, y da buenos consejos a aquellos que se encuentren en una situación similar:

    “Aquellos cuyas familias no son lo que deseáramos que fuesen, pueden estar agradecidos por padres que, por medio del don de Dios, nos dieron la vida, y podemos hacer todo lo posible por disminuir el conflicto y aumentar la armonía en nuestro hogar. Algunos pequeños milagros ocurren cuando no parece que existan muchas probabilidades de que una persona joven pueda marcar una diferencia” (véase “Fitting into Your Family”, pág. 8).

    Cerrar
  • ¿Por qué debo tener una buena relación con mi familia?

    “El gozo más grande de esta vida se encuentra en la familia. Las relaciones familiares firmes requieren esfuerzo, pero ese esfuerzo proporciona gran felicidad en esta vida y por toda la eternidad” (Leales a la fe, pág. 113).

    Cerrar
  • Mi familia no marcha bien. ¿Hay entonces alguna esperanza para mi futura familia?

    “Aunque no hayas tenido una vida familiar feliz en el pasado, puedes esforzarse por tener un matrimonio eterno y feliz, y una relación amorosa con los integrantes de tu familia... prepárate cuidadosamente para el matrimonio. Recuerda que no hay nada que pueda tomar el lugar del casamiento en el templo. Prepárate para casarte con la persona apropiada, en el lugar apropiado y en el momento apropiado; vive ahora de tal manera que seas digno(a) de la clase de persona con la que esperas casarte” (Leales a la fe,págs. 113-114).

    Cerrar
  • Parece como si mis hermanos y yo siempre estuviéramos peleándonos. Se supone que debemos ser una familia eterna pero, ¿cómo puedo pasarme la eternidad con alguien con quien no me llevo bien?

    “Es probable que algunos de ustedes no siempre se lleven bien con sus hermanos y hermanas. Recuerden que, aunque se peleen y discutan, ellos son muy importantes para ustedes. Es muy posible que ellos se conviertan en sus mejores amigos algún día.

    “Debemos tratar a nuestros familiares con amor no sólo porque es un mandamiento el amarnos unos a otros, sino porque es la manera de ser felices. Si tienen dificultades con alguien, la mejor manera de solucionar el problema no es tratar de hacer que la otra persona cambie, sino tratar de amarla más” (Cecil O. Samuelson Jr., “Friend to Friend”, Friend, junio de 1996, pág. 6).

    Leer más… Cerrar
  • Mi hermano pequeño siempre está pegado a mí donde sea que vaya. Sé que deberíamos llevarnos bien, pero a menudo dice y hace cosas que me avergüenzan cuando estamos juntos. ¿Qué debo hacer?

    “La paciencia con los miembros de la familia y otras personas cercanas es vital para tener un hogar feliz”, dijo el élder Joseph B. Wirthlin. “Sin embargo, a menudo somos más corteses y amables con los extraños que con aquellos de nuestros propio círculo familiar” (“La paciencia, clave de la felicidad”, conferencia general de abril de 1987). Siempre que puedas, incluye a tu hermano en tus actividades y trata de tener tiempo para pasar sólo con él. El élder Marvin J. Ashton dijo: “Cuando nos damos cuenta de que los padres y los miembros de la familia pueden ser más que vínculos familiares y son amigos muy preciados, entonces empezaremos a captar cómo desea nuestro Padre Celestial que vivamos: no sólo como hermanos y hermanas, sino como verdaderos amigos” (“The Significance of Friendship” [El significado de la amistad], conferencia general de octubre de 1969).

    Leer más… Cerrar
  • ¿Cómo puedo mejorar la relación con mi familia?

    “Establecemos relaciones familiares profundas y amorosas al hacer cosas sencillas juntos, como cenar en familia, la noche de hogar, y simplemente al divertirnos juntos. En las relaciones familiares, amor en realidad se deletrea t-i-e-m-p-o, tiempo. El tomar tiempo para estar juntos es la clave para la armonía en el hogar. Hablamos el uno con el otro, en vez del uno sobre el otro. Aprendemos unos de otros y apreciamos nuestras diferencias así como nuestras cosas en común. Establecemos un vínculo divino los unos con los otros al acercarnos a Dios juntos mediante la oración familiar, el estudio del Evangelio y la adoración dominical” (Dieter F. Uchtdorf, “De las cosas que más importan”, conferencia general de octubre de 2010).

    Cerrar
  • En ocasiones en mi familia las bromas llegan a ser hirientes. ¿Cómo podemos vencer ese hábito?

    Una forma en la que puedes ayudar a tu familia es abstenerte de participar en esa clase de bromas. No te burles de los integrantes de tu familia y no reacciones cuando ellos se burlen de ti. En vez de eso, demuéstrales el amor que sientes por ellos. El cuadernillo Para la fortaleza de la juventud aconseja: “Haz uso de un lenguaje que edifique, que aliente y alabe a los demás; no insultes ni degrades a otras personas, ni siquiera en broma. Habla de manera bondadosa y positiva acerca de los demás a fin de cumplir el mandamiento del Señor de amarnos unos a otros” (pág. 22). Tal vez requiera tiempo y esfuerzo, pero pueden aprender a ser amables los unos con los otros.

    El élder Marvin J. Ashton dijo: “Una de las tácticas del adversario en los últimos días [es] fomentar el odio entre los hijos de los hombres. A él le complace ver que nos critiquemos unos a otros, que nos burlemos o nos aprovechemos de las faltas que vemos en nuestros conocidos y que en general nos molestemos mutuamente… La forma en que tratemos… a los miembros de la familia… es tan importante como algunos de los más notables principios del evangelio a los que nos gusta dar énfasis” (véase “La lengua puede ser una espada aguda”, Liahona, julio de 1992, págs. 21–22).

    Leer más… Cerrar
  • ¿Cómo puedo llevarme bien con mi hermana si me trata mal?

    Cuando alguien te trata mal es fácil querer responder del mismo modo, pero recuerda que repetir una mala conducta jamás ha resuelto un conflicto, ni nunca lo hará. El élder Robert D. Hales dijo: “Cuando no tomamos represalias, cuando ofrecemos la otra mejilla y dominamos los sentimientos de ira, nosotros también seguimos el ejemplo del Salvador; . manifestamos Su amor, que es el único poder que puede someter al adversario y dar una respuesta a nuestros acusadores sin, a la vez, acusarlos a ellos” (“Valor cristiano: El precio del discipulado”, conferencia general de octubre de 2008).

    Tú tienes la responsabilidad de responder a la ira con bondad y servicio, tal y como hizo el Salvador. Cuanto más cuenta se dé tu hermana de que la amas y te preocupas por ella, tanto más querrá ser tu mejor amiga.

    Leer más… Cerrar
  • Mi hermano que es menos activo se aparta de nuestra familia. ¿Cómo puedo llegar a él?

    “Todos tenemos familiares o amigos que necesitan el Evangelio pero que por el momento no tienen interés en él. Para ser eficaces, el Señor debe, por tanto, dirigir nuestros esfuerzos para que obremos de la forma y en el momento en que ellos sean más receptivos. Debemos orar por la ayuda y la guía del Señor para que podamos ser instrumentos en Sus manos” (Dallin H. Oaks, º1“Compartir el Evangelio”, conferencia general de octubre de 2001).

    Leer más… Cerrar