Saltar navegador principal

El servicio

Encuentra respuestas a preguntas sobre las normas de la Iglesia. Elige un tema de arriba para ver más.

  • ¿Cómo me acerca el servicio más a Cristo?

    “Los verdaderos discípulos de Jesucristo desean servir a los que les rodean. El Salvador dijo: ‘En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros’ (Juan 13:35). … Al esforzarte por servir a los demás, considera al Salvador como tu ejemplo; Aunque Él vino a la tierra como el Hijo de Dios, sirvió con humildad a todos los que le rodeaban; Él declaró: ‘Yo estoy entre vosotros como el que sirve’ (Lucas 22:27)” (véase Leales a la fe, pág. 182).

    Cerrar
  • ¿Cómo puedo saber qué hacer para servir a otros?

    “El Salvador te invita a dar de ti mismo mediante el servicio a los demás y las oportunidades que tengas para hacerlo no tienen límites. Busca diariamente maneras de alegrar los corazones, de decir palabras de bondad, de realizar por otras personas labores que ellas no puedan realizar por sí mismas, de compartir el Evangelio. Se receptivo a las impresiones del Espíritu, las cuales te instan a servir a los demás, y te darás cuenta de que la clave de la verdadera felicidad es esforzarse por lograr la felicidad de los demás” (Leales a la fe, pág. 183).

    Cerrar
  • ¿Por qué debo servir?

    “Cuando te bautizaste, hiciste convenio de tomar sobre ti el nombre de Jesucristo. El profeta Alma explicó dicho convenio a un grupo de nuevos conversos que deseaban ser bautizados. Comentó que su deseo de ‘entrar en el redil de Dios’ implicaba el estar dispuestos a dar servicio significativo, a ‘llevar las cargas los unos de los otros para que sean ligeras’, a ‘llorar con los que lloran’ y a ‘consolar a los que necesitan de consuelo’ (Mosíah 18:8–9)” (Leales a la Fe, pág. 182).

    Cerrar
  • ¿De qué manera el servicio me bendice a mí y a quienes sirvo?

    “Al dedicarte a prestar servicio a los demás, te acercarás más a nuestro Padre Celestial; tu corazón se llenará de amor; tus facultades aumentarán y tu vida y la vida de los que te rodean se verán bendecidas” (Para la fortaleza de la juventud, pág. 38).

    Cerrar