Saltar navegador principal

Los diezmos y las ofrendas

Encuentra respuestas a preguntas sobre las normas de la Iglesia. Elige un tema de arriba para ver más.

  • ¿Qué debo hacer si me resulta difícil pagar el diezmo?

    “Tu actitud es importante en el pago del diezmo. Págalo porque amas al Señor y tienes fe en Él; págalo de buena gana con un corazón agradecido; págalo antes de pagar cualquier otra cosa, aun cuando pienses que no tienes el dinero suficiente para satisfacer otras necesidades. El hacerlo te servirá para vencer el egoísmo y para ser más receptivo o receptiva al Espíritu” (Para la fortaleza de la juventud, pág. 34).

    “Si aún no has adquirido la costumbre de pagar el diezmo en forma regular, tal vez te sea difícil creer que puedas dar una décima parte de tus ingresos. Pero los fieles pagadores del diezmo aprenden que no se pueden dar el lujo de no pagarlo. En un sentido muy literal y maravilloso, se abren las ventanas de los cielos y se derraman bendiciones sobre ellos.

    “Recuerda que el pago de los diezmos no es un asunto de dinero, sino de fe. Confía en el Señor; Él dio el mandamiento para nuestro beneficio y Él fue quien hizo la promesa que lo acompaña. Procura fortaleza en la fe de Nefi, que dijo: ‘Seamos fieles en guardar los mandamientos del Señor, pues he aquí, él es más poderoso que toda la tierra’ (1 Nefi 4:1)” (Leales a la fe, pág. 61).

    Cerrar
  • ¿Por qué debo ayunar?

    “El ayuno combinado con la oración sincera te ayuda a prepararte y prepara a otras personas para recibir las bendiciones de Dios. En una ocasión, el Salvador expulsó a un demonio de un muchacho y usó esa experiencia para enseñar a Sus discípulos acerca del poder de la oración y del ayuno. Sus discípulos le preguntaron: ‘¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera?’. Jesús contestó: ‘Por vuestra incredulidad; porque de cierto os digo que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. Pero este género no sale sino con oración y ayuno’ (véase Mateo 17:14–21).

    “En este relato se enseña que la oración y el ayuno pueden proveer fortaleza adicional a los que dan, así como a los que reciben bendiciones del sacerdocio. El relato también puede aplicarse a los esfuerzos que personalmente hagas por vivir el Evangelio. Si tienes alguna debilidad o un pecado que te hayas esforzado por vencer, tal vez sea necesario que ayunes y ores a fin de recibir la ayuda o el perdón que desees. Al igual que el demonio que Cristo expulsó, tal vez tu problema sea del tipo que solamente pueda vencerse mediante la oración y el ayuno” (véase Leales a la fe, págs. 23–24).

    Cerrar
  • ¿En qué consiste el ayuno debido?

    “La debida observancia del día de ayuno consiste en no comer ni beber durante dos comidas consecutivas y el dar una generosa ofrenda de ayuno para ayudar con el cuidado de los necesitados. Inicia y termina tu ayuno con oración, suplicando ayuda especial por alguna necesidad específica” (Para la Fortaleza de la Juventud, pág. 35).

    Cerrar
  • ¿Por qué debo pagar diezmos?

    “La ley del diezmo requiere sacrificio, pero la obediencia a esa ley te traerá bendiciones mucho más grandes que cualquier cosa que hayas sacrificado. El profeta Malaquías enseñó:

    “‘Traed todos los diezmos al alfolí, y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde’ (Malaquías 3:10).

    “Esas bendiciones las reciben todos los que pagan exactamente un diez por ciento de sus ingresos, por pequeña que sea la cantidad. Al obedecer esa ley, el Señor te bendecirá tanto en lo espiritual como en lo temporal” (Leales a la fe, pág. 61).

    Cerrar
  • ¿Qué debo hacer si me cuesta ayunar?

    “En el Sermón del Monte, Jesús enseñó en cuanto al verdadero ayuno. Habló en contra de los hipócritas que, cuando ayunan, ‘demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan’.En lugar de dar la apariencia exterior de rectitud, debe ayunar 'a tu Padre que está en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto te recompensará en público’ (Mateo 6:16–18).

    “El profeta Isaías también enseñó acerca del verdadero espíritu del ayuno: ‘¿No es más bien el ayuno que yo escogí: desatar las ligaduras de la maldad, soltar las cargas de opresión, y dejar libres a los quebrantados y romper todo yugo? ¿No consiste en que compartas tu pan con el hambriento y a los pobres errantes alojes en tu casa; en que cuando veas al desnudo, lo cubras y no te escondas del que es tu propia carne?’ (Isaías 58:6–7).

    “Isaías también testificó de las bendiciones que se reciben si obedecemos la ley del ayuno: ‘Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salud se manifestará pronto; e irá tu rectitud delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia. Entonces invocarás, y te responderá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí... si extiendes tu alma al hambriento y sacias al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía; y Jehová te guiará siempre...’ (Isaías 58:8–11)” (Leales a la Fe, págs. 25-26).

    Cerrar
  • ¿Cuánto debería pagar de ofrenda de ayuno?

    “La observancia correcta del domingo de ayuno consiste en no ingerir alimentos ni bebidas correspondientes a dos comidas consecutivas, en asistir a la reunión de ayuno y testimonios y en dar una ofrenda de ayuno para el cuidado de los necesitados.

    “El valor de la ofrenda de ayuno debe ser por lo menos el de las dos comidas que no hayas ingerido. Cuando sea posible, se generoso y da mucho más que esa cantidad” (Leales a la Fe págs. 24–25).

    Cerrar
  • ¿Qué se hace con el diezmo que pago?

    “Los diezmos se entregan a un miembro del obispado o de la presidencia de rama. Los líderes locales envían los fondos de los diezmos directamente a las Oficinas Generales de la Iglesia, donde un consejo determina las formas específicas en que se usarán esos fondos sagrados. Ese consejo está compuesto por la Primera Presidencia, el Quórum de los Doce Apóstoles y el Obispado Presidente. Actuando de conformidad con la revelación, toman decisiones basadas en la dirección recibida del Señor. (Véase D. y C. 120:1.)

    “Los fondos del diezmo siempre se usan para los fines del Señor: para edificar y dar mantenimiento a templos y centros de reuniones, para sostener la obra misional y para llevar a cabo la obra de la Iglesia en todo el mundo” (Leales a la Fe, págs. 60-61).

    Cerrar
  • ¿Con qué propósito debo ayunar?

    “Tú puedes ayunar con muchos fines. El ayuno es una manera de adorar a Dios y de expresarle gratitud (véase Lucas 2:37; Alma 45:1); puedes ayunar y pedirle a nuestro Padre Celestial que bendiga a los enfermos y a los afligidos (véaseMateo 17:14–21); el ayuno puede ayudarte a ti y a tus seres queridos a recibir revelación personal y a convertirse a la verdad (véaseAlma 5:46; 6:6); por medio del ayuno, recibirás fortaleza para resistir la tentación (véase Isaías 58:6); podrías ayunar a medida que te esfuerzas por ser humilde ante Dios y por ejercer fe en Jesucristo (véase Omni 1:26; Helamán 3:35); podrías ayunar para recibir guía para dar a conocer el Evangelio y magnificar tus llamamientos en la Iglesia (véase Hechos 13:2–3; Alma 17:3, 9; 3 Nefi 27:1–2). El ayuno puede acompañar al pesar y al llanto sinceros (véase Alma 28:4–6; 30:1–2)” (Leales a la Fe, pág. 24).

    Cerrar
  • ¿Qué es el diezmo?

    “Para pagar un diezmo íntegro, debes dar una décima parte de tus ingresos al Señor a través de Su Iglesia” (Leales a la Fe, pág. 60).

    Cerrar
  • ¿Qué significa ayunar?

    Ayunar significa abstenerse voluntariamente de ingerir alimentos y bebidas durante cierto tiempo.(Leales a la Fe, pág. 23).

    Cerrar