Saltar navegador principal

La diversión y los medios de comunicación

Si hay algo virtuoso, o bello, o de buena reputación, o digno de alabanza, a esto aspiramos.

Artículos de Fe 1:13

Vives en una época de tecnologías maravillosas que te dan fácil acceso a una amplia variedad de medios de comunicación, incluso internet, dispositivos celulares (móviles), videojuegos, televisión, películas, música, libros y revistas. La información y el entretenimiento que proporcionan esos medios de comunicación pueden aumentar tu habilidad para aprender, comunicarte y llegar a ser una fuerza para bien en el mundo. Sin embargo, cierto entretenimiento e información pueden alejarte de una vida recta. Elige sabiamente al usar los medios de comunicación, ya que lo que lees, escuchas o miras influye en ti. Selecciona únicamente los medios de comunicación que te eleven.

Satanás se vale de dichos medios de comunicación para engañarte al hacer que lo que es incorrecto y malo parezca normal, gracioso o emocionante. Él trata de engañarte al hacerte creer que el quebrantar los mandamientos de Dios es aceptable y que no tiene consecuencias negativas para ti ni para los demás. No asistas, ni mires, ni participes en nada que de alguna manera sea vulgar, inmoral, violento o pornográfico. No participes en nada que presente la inmoralidad o la violencia como algo aceptable. Ten el valor de salir del cine, de cambiar la música o de apagar la computadora, la televisión o el celular (móvil) si lo que miras o escuchas aleja al Espíritu.

La pornografía en todas sus formas es especialmente peligrosa y adictiva. Lo que podría comenzar como una exposición inesperada o una búsqueda para satisfacer la curiosidad, se puede convertir en un hábito destructivo. El uso de pornografía es un grave pecado y puede llevar a otra transgresión sexual. Evita la pornografía a toda costa; ésta es un veneno que debilita tu autodominio, que destroza tus sentimientos de autoestima y que cambia tu modo de ver a los demás; hace que pierdas la guía del Espíritu y puede dañar tu aptitud para tener una relación normal con las demás personas, especialmente con tu futuro cónyuge. Limita tu capacidad para sentir el verdadero amor. Si llegas a enfrentarte con la pornografía, aléjate de ella de inmediato.

Mostrar más

Si estás involucrado en pornografía, déjala ahora mismo. Busca la ayuda que necesites; tus padres y el obispo pueden ayudarte a tomar los pasos necesarios para arrepentirte y librarte de este hábito destructivo.

Ten cuidado de que tu participación en los medios de comunicación no entorpezca tu sensibilidad hacia el Espíritu o interfiera con tus relaciones personales con los demás. El pasar largos periodos usando internet o un dispositivo celular (móvil), jugando videojuegos, viendo televisión u otra clase de medios puede alejarte de interacciones provechosas con otras personas. Cuídate de que usar los medios de comunicación sociales no sustituya el tiempo que pases con tu familia y amigos.

Protege tu seguridad y la de los demás al tener gran cuidado con la información y fotografías personales que compartas por medio de la tecnología. No comuniques nada a través de internet ni mediante mensajes de texto que sería inapropiado compartir en persona. Obedece las leyes que determinan la forma de compartir música, películas y otros artículos con derechos de autor.

Si no estás seguro(a) de que algo sea apropiado para verlo o escucharlo, habla con tus padres y otros líderes adultos. El Espíritu Santo te brindará fortaleza para tomar decisiones correctas.

¿De qué forma mi elección de los medios de comunicación influye en mis pensamientos y acciones?