Saltar navegador principal

El seguir adelante con fe

Por medio de cosas pequeñas y sencillas se realizan grandes cosas.

Alma 37:6

Las normas que se presentan en este folleto son una guía para ayudarte a tomar decisiones correctas. Repásalas con frecuencia y pregúntate: “¿Estoy viviendo del modo que el Señor desea que lo haga?” y, “¿De qué forma he sido bendecido(a) al vivir esas normas?”.

Para ayudarte a llegar a ser todo lo que el Señor desea que llegues a ser, ponte de rodillas todos los días, por la mañana y por la noche y ora a tu Padre Celestial. Exprésale tu gratitud y los deseos de tu corazón. Él es la fuente de toda sabiduría; Él oirá y contestará tus oraciones.

Estudia las Escrituras todos los días y aplica lo que hayas leído en tu vida. Las Escrituras son una poderosa fuente de revelación y guía personales, y una fortaleza constante para tu testimonio.

Mostrar más

Esfuérzate a diario por ser obediente; sigue las normas de este librito y anima a los demás a que también las vivan. Recuerda los convenios que has hecho y que tienes la oportunidad de renovarlos todas las semanas al tomar la Santa Cena. Esfuérzate por guardar esos convenios. Si cometes un error, no te des por vencido(a); tu Padre Celestial te ama y desea que busques Su ayuda y continúes esforzándote.

Cuando sea posible, asiste al templo y siente el gozo y la paz que se reciben por servir en la Casa del Señor. Prepárate para recibir los convenios del templo que harás en el futuro.

Hombres jóvenes del Sacerdocio Aarónico, comprométanse a servir en una misión de tiempo completo; ése es un deber del sacerdocio. Manténgase puros y dignos, y trabajen diligentemente para prepararse para representar al Señor como misioneros.

Sigue las enseñanzas de los profetas, de las demás autoridades de la Iglesia y de tus líderes locales en toda circunstancia. Ellos te guiarán por senderos de felicidad.

Sé humilde y ten la disposición de escuchar al Espíritu Santo y de responder a Sus susurros. Pon la sabiduría del Señor antes que la tuya.

Al hacer esas cosas, el Señor hará mucho más por tu vida de lo que tú solo(a) puedes hacer por ella: aumentará tus oportunidades, expandirá tu visión y te fortalecerá; te dará la ayuda que necesitas para hacer frente a tus pruebas y retos. Obtendrás un testimonio más firme y hallarás verdadero gozo al llegar a conocer a tu Padre Celestial y a Su Hijo Jesucristo, y al sentir el amor que Ellos tienen por ti.