Saltar navegador principal

¿Por qué tengo que perdonar a los demás?

Con el fin de recibir el perdón de nuestros pecados, debemos perdonar a los demás. Perdonar a los demás nos permite superar los sentimientos de ira, de amargura o de venganza. El perdón puede sanar heridas espirituales y brindarnos la paz y el amor que sólo Dios puede dar.

Prepararse espiritualmente

¿Qué pasajes de las Escrituras ayudarán a los jóvenes a reconocer las bendiciones que obtendrán en sus vidas al perdonar a los demás?

Mateo 5:44; D. y C. 64:9–11 (Se nos manda perdonar a todas las personas)

Mateo 6:14–15; 18:21–35 o el video “Perdonar hasta 70 veces 7” (Para recibir el perdón, debemos perdonar a los demás)

Lucas 23:34 (Jesucristo perdonó a quienes lo crucificaron)

Gordon B. Hinckley, “El perdón”, Liahona, noviembre de 2005, págs. 81–84.

Dieter F. Uchtdorf, “Los misericordiosos obtienen misericordia”, Liahona, mayo de 2012, pág. 70–76.

Videos: “Recuperado”“El perdón aligeró mi carga

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del quórum (o un ayudante del obispo en el quórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del quórum, les enseña sus deberes del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que han tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del quórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión del quórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para repasar la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • ¿Qué recuerdan los jóvenes acerca de la lección anterior? ¿Qué se les pidió que hicieran? ¿En qué situaciones han puesto en práctica lo que aprendieron?
  • Pida a los jóvenes que piensen en alguna ocasión en la que hayan tenido que perdonar a alguien. Invítelos a que compartan sus experiencias, si se sienten cómodos al respecto. ¿Qué sucedió como resultado? ¿Habría sido diferente la experiencia si no hubiesen perdonado?

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes puede ayudar a los miembros del quórum a comprender la importancia de perdonar a los demás. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su quórum:

  • Divida el quórum en grupos y pida a cada grupo que lea uno de los discursos mencionados en esta reseña u otro discurso que usted haya seleccionado. Pida a los jóvenes que marquen las partes del discurso que más les impactaron. Invítelos a compartir lo que marcaron y a explicar por qué eso es significativo para ellos.
  • Lean juntos la parábola del siervo malvado en Mateo 18:23–35 (o muestre el video “Perdonar hasta 70 veces 7”) y ayude a los jóvenes a calcular y comparar las deudas del siervo y las de su consiervo (véase la nota a al pie de página del versículo 28). ¿Qué aprendieron los jóvenes de esta parábola acerca del perdón? Invite a los jóvenes a encontrar y compartir otros pasajes de las Escrituras que enseñen acerca de la importancia de perdonar a los demás (por ejemplo, las Escrituras que se sugieren en esta reseña).
  • Pida a los jóvenes que comparen los ejemplos de perdonar a los demás que se encuentran en las Escrituras. Usted puede repasar los ejemplos de José en Egipto (véase Génesis 45:1–7), Nefi y sus hermanos (véase 1 Nefi 7:21), Jesucristo en la cruz (véase Lucas 23:34) o de otras personas. ¿Por qué es tan importante prestar servicio a los demás? Muestre el video “El perdón aligeró mi carga” y pida a los jóvenes que compartan lo que sintieron. ¿Qué otros ejemplos de perdón pueden compartir?
  • Pida a los jóvenes que busquen un pasaje de las Escrituras en el que el Salvador haya enseñado en cuanto a perdonar a los demás y que compartan lo que encuentren con la clase (véase Mateo 5:44; 6:14–15; 18:22–23). Pida que compartan experiencias respecto a la paz que recibimos cuando perdonamos a los demás. ¿Por qué es importante que nos perdonemos a nosotros mismos? Como parte de este análisis, los jóvenes podrían ver el video “Recuperado” y compartir lo que aprendan del video acerca de perdonarse a sí mismos.
  • Escriba las siguientes preguntas en tiras de papel y entregue una a cada miembro del quórum: ¿Por qué tenemos que perdonar a todas las personas? ¿Por qué el Señor es el único que puede decidir si una persona debe ser perdonada o no? ¿Por qué es un pecado tan grave el no perdonar? Invite a cada joven a meditar esa pregunta a medida que lee Doctrina y Convenios 64:9–11. Luego invite a los jóvenes a compartir sus pensamientos e ideas.

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden la importancia de perdonar a los demás? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Invítelos a actuar

El miembro de la presidencia del quórum que dirige concluye la reunión. Él podría: 

  • Alentar a los miembros del quórum a pensar en alguien a quien deban perdonar y a comprometerse a perdonar a esa persona.
  • Invitar a los miembros del quórum a compartir con sus familias lo que han aprendido hoy.