Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal

¿Qué es la gracia?

La gracia es la ayuda divina y la fortaleza que recibimos por medio de la expiación de Jesucristo. Por medio de la gracia somos salvos del pecado y de la muerte. Además, la gracia es un poder que nos fortalece día a día y nos ayuda a perseverar hasta el fin. Se requiere esfuerzo de nuestra parte para recibir la plenitud de la gracia del Señor.

Prepararse espiritualmente

¿Qué pasajes de las Escrituras y otras fuentes le han ayudado a entender lo que es la gracia? ¿Qué siente que debe compartir con los jóvenes para que comprendan el concepto de la gracia?

Efesios 2:8–9; 2 Nefi 25:23 (Es por la gracia que nos salvamos)

Filipenses 4:13; Jacob 4:6–7 (La gracia de Jesucristo nos da fortaleza)

Moroni 10:32–33 (La gracia puede hacernos perfectos en Cristo)

Guía para el estudio de las Escrituras, “Gracia

David A. Bednar, “Soportar sus cargas con facilidad”, Liahona, mayo de 2014

David A. Bednar, “En la fuerza del Señor,Liahona, noviembre de 2004, págs. 76–78.

Gracia”, Leales a la Fe, 2004, págs. 95–97.

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del quórum (o un ayudante del obispo en el quórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del quórum, les enseña sus debres del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que hayan tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del quórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión del quórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las siguientes ideas, o utilice las suyas, para repasar la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • Lleve un objeto o una lámina y pregunte a los jóvenes cómo se relaciona con lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. ¿Qué hicieron durante la semana pasada a raíz de lo que aprendieron?
  • Pregunte a los jóvenes qué saben acerca de la gracia. ¿Qué piensan que significa la gracia? ¿De qué forma perciben la gracia en sus vidas? ¿Y en su servicio en el sacerdocio? ¿Creen que son salvos por la gracia? ¿Qué preguntas tienen en cuanto a la gracia? Como parte de este análisis, tal vez desee compartir la definición de la gracia que hay al comienzo de esta reseña.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes ayudará a los miembros del quórum a comprender la doctrina de la gracia. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • Con unos días de antelación, pida a un miembro del quórum que aprenda lo que significa tomar sobre nosotros el yugo del Salvador, como dice en Mateo 11:28–30 y en el discurso del élder Bednar “Soportar sus cargas con facilidad”. Pídale que llegue a la reunión de quórum preparado para dirigir un análisis en cuanto a lo que ha aprendido y en cuanto a cómo el yugo puede representar nuestra relación con Jesucristo. Aliéntelo a compartir citas del discurso del élder Bednar que piense que ayudará a los miembros del quórum a comprender la gracia del Salvador.
  • Escriba breves resúmenes de las Escrituras de esta reseña y coloque uno en cada pared del salón de clases. Asigne a cada joven la lectura de uno de los pasajes de las Escrituras y que luego busquen y se pongan de pie junto al resumen que corresponda al pasaje que leyó. Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido de esos pasajes de las Escrituras acerca de la gracia. ¿Qué evidencias de la gracia observan en sus vidas? ¿Qué ejemplos pueden obtener de las Escrituras?
  • Invite a cada miembro del quórum a que haga una lista de las cosas que aprenda al leer acerca de gracia en Leales a la Fe. Pida a los jóvenes que compartan algo de sus listas y que expliquen por qué eso es significativo para ellos. Invítelos a buscar láminas (en el Libro de obras de arte del Evangelio o una revista de la Iglesia) que muestren a personas que recibieron gracia o ayuda de Dios, y pídales que se junten de a dos o en grupos pequeños y que compartan lo que encuentren. ¿Qué experiencias personales similares pueden compartir ellos?
  • Lleve a la reunión del quórum una rama (pámpano) de un árbol e invite a los jóvenes a que averigüen cómo el Salvador se valió de las ramas (los pámpanos) para enseñar acerca de la gracia en Juan 15:1–10. ¿Qué puntos de vista obtienen acerca de la gracia en esos versículos? Invite a un miembro del quórum a que use la rama que usted llevó a clase para resumir al resto del quórum lo que aprendió acerca de la gracia.
  • Escriba las siguientes preguntas en la pizarra: ¿Qué es la gracia? ¿Cómo ayudó la gracia al élder Bednar? ¿Cómo nos puede ayudar la gracia? Invite a los jóvenes a leer el discurso del élder David A. Bednar “En la fuerza del Señor”, y busquen respuestas a esas preguntas y que compartan lo que encuentren.

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan encontrado. ¿Comprenden la doctrina de la gracia? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Invítelos a actuar

El joven que dirige concluye la reunión. Él podría:

  • Compartir su testimonio del poder de la gracia.
  • Dirigir un intercambio de ideas sobre cómo la gracia del Salvador puede ayudar a los miembros del quórum a cumplir con sus deberes del sacerdocio con más eficacia.