Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal

¿Qué significa arrepentirse?

Jesucristo padeció el castigo por nuestros pecados a fin de que podamos arrepentirnos. El arrepentimiento es un cambio de corazón y mente que nos acerca a Dios. Implica apartarse del pecado y volverse a Dios en busca del perdón. Está motivado por el amor de Dios y el deseo sincero de obedecer Sus mandamientos.

Prepararse espiritualmente

Estudie con espíritu de oración los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras. ¿Qué le inspira a usted a arrepentirse?

Isaías 1:18 (Mediante el arrepentimiento podemos ser limpios de nuestros pecados)

Romanos 3:23; 1 Juan 1:8 (Todos hemos pecado)

Alma 19:33 (El arrepentimiento conduce a un cambio de corazón)

Alma 36:6–24 (Alma se arrepiente y recibe perdón por la gracia del Salvador)

Alma 39:8 (No podemos ocultar nuestros pecados de Dios)

D. y C. 58:42–43 (Para arrepentirnos, debemos confesar y abandonar nuestros pecados)

El arrepentimiento”, Para la Fortaleza de la Juventud, págs. 28–29.

Allen D. Haynie, “Recordemos en quién hemos confiado”, Liahona, noviembre de 2015, págs. 121–123.

D. Todd Christofferson, “El divino don del arrepentimiento”, Liahona, noviembre de 2011, págs. 38–40.

Video: “No es algo momentáneo”, “Dentro de los límites”

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del cuórum (o un ayudante del obispo en el cuórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del cuórum, les enseña sus debres del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que hayan tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del cuórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión del cuórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las siguientes ideas, o utilice las suyas, para repasar la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • Pida a los jóvenes que dibujen algo que les recuerde lo que aprendieron la semana anterior y que analicen juntos lo que dibujaron.
  • Pida a un joven que mantenga los brazos extendidos y que sostenga un objeto pesado mientras los miembros del cuórum intercambian opiniones en cuanto a la forma en que el pecado puede ser como una carga pesada. Durante el intercambio de ideas, ponga más objetos pesados en las manos del joven. Quite los objetos y pida a los jóvenes que expresen lo que hayan aprendido en cuanto al pecado y al arrepentimiento con esta lección práctica.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes puede ayudar a los miembros del cuórum a comprender lo que significa arrepentirse. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su cuórum:

  • Invite a un joven del cuórum a venir a clase preparado para compartir el relato del principio del discurso del élder Allen D. Haynie “Recordemos en quién hemos confiado”, o muestre el video en el que él cuenta ese relato en los primeros minutos de su discurso. ¿Qué nos enseña este relato sobre el arrepentimiento? Escriba frases sobre el arrepentimiento del discurso del élder Haynie en tiras de papel. Invite a los jóvenes a seleccionar una frase y a compartir lo que aprenden, primero con un compañero y después con la clase. Concédales tiempo para que reflexionen acerca de los cambios que se sientan inspirados a hacer debido a lo que han aprendido.
  • Invite a un miembro del cuórum a enseñar una parte de esta lección. El joven podría hacerlo como parte de su plan de Mi deber a Dios para aprender y enseñar sobre el albedrío (véase la sección “Comprende la doctrina”, págs. 18, 42 o 66).
  • Pida a uno de los jóvenes que oculte un objeto mientras los demás miembros del cuórum lo estén observando. Pida a otro miembro del cuórum que trate de buscar el objeto. ¿Qué enseña este ejemplo en cuanto a tratar de ocultar los pecados de Dios? (véase Alma 39:8). ¿Qué relatos de las Escrituras pueden compartir los jóvenes para enseñarnos que no podemos ocultar nuestros pecados de Dios? (véase, por ejemplo, Jonás 1–2; 2 Samuel 11–12; Hechos 5:1–11). Invite a los jóvenes a analizar las siguientes preguntas en grupos pequeños: ¿Cuáles son algunas de las formas en que las personas tratan de ocultar sus pecados? ¿Qué le dirían a alguien para ayudarlo a comprender que no podemos ocultar nuestros pecados?
  • Pida a un joven que sostenga una lámina de Alma y de los hijos de Mosíah (véase Libro de obras de arte del Evangelio), y que haga un resumen del relato de su arrepentimiento (véase Alma 36:6–24). Pida a los jóvenes que lean individualmente Alma 36:13, 17–20, 23–24 y que identifiquen los principios del arrepentimiento en esos versículos, y que después compartan en grupos pequeños lo que han aprendido. Invite a los jóvenes a pensar y a escribir algo que puedan hacer para aplicar los principios del arrepentimiento en sus vidas.
  • Invite a cada joven a estudiar parte de “El arrepentimiento” en Para la Fortaleza de la Juventud o a seleccionar fragmentos de uno de los discursos que se sugieren en esta reseña. Pídales que marquen y compartan cualquier cosa que sea sobresaliente para ellos. Invítelos a escribir de manera anónima las preguntas que tengan acerca del arrepentimiento. Invite al obispo para que responda esas preguntas y explique la forma en que el arrepentimiento está ligado al poder del sacerdocio.
  • Muestre el video “Mantente dentro de los límites”. Invite a la mitad de los miembros del cuórum a buscar lo que hayan aprendido de ese video acerca de lo que significa arrepentirse y a la otra mitad a buscar la función que tiene el obispo en ayudarnos a arrepentirnos. Pídales que compartan lo que hayan encontrado. ¿Qué les dirían a aquellos amigos que posiblemente tienen miedo de hablar con el obispo sobre los errores que han cometido?

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden lo que significa arrepentirse? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Invítelos a actuar

El miembro de la presidencia del cuórum que dirige concluye la reunión. Él podría: 

  • Expresar sus sentimientos o pedir a los miembros del cuórum que expresen lo que sienten en cuanto al Salvador y lo que significa arrepentirse.
  • Invitar a los jóvenes a que examinen su vida y determinen lo que tienen que cambiar.